Hacía Otro Paradigma Educativo

No a la violencia sexual. No a la violencia física. No a la violencia psicológica. No más violencia contra la mujer

Hacía Otro Paradigma Educativo

Las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos es que las cosas están siendo amadas y las personas siendo usadas.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Nunca más llamaré puta a otra mujer. Nadie podrá convencerme en la calentura de no usar condon. Jamás me emarazaré por tener a un hombre a mi lado.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

"La igualdad no significa que todos tengamos la misma riqueza, sino que nadie sea tan rico como para poder comprar a otro ni que nadie sea tan pobre como para verse forzado a venderse"

miércoles, 25 de diciembre de 2013

Trilogía sobre el colapso del sistema político, económico y social actual

Autor: Nurit Mileris
Fuente: Mensuario identidad
Fecha de publicación: 16-12-13
Compartido por: Fer Schocron



Desde Andalucía
“La escuela es lo que es: un instrumento para acabar con la imaginación"
El realizador austriaco Eric Wagenhofer culmina con Alphabet, estrenada en el Festival Internacional de Documentales de Ámsterdam (IDFA), su trilogía sobre el colapso del sistema político, económico y social actual
Alphabet aborda el problema de la aniquilación de la creatividad durante la etapa escolar como germen de la crisis económica.
Alejandro Ávila
'Alphabet'
"El sistema está envejecido y en pleno colapso". El realizador de documentales austriaco Erwin Wagenhofer ha dedicado más de una década a documentar con imágenes cómo el sistema político, económico y social ha entrado en fase de decadencia. Tanto cuando habla como cuando filma, no se anda por las ramas: "Esto es una implosión".
Primero filmó los excesos de la industria alimentaria ( We feed the World, 2005), después fue a por el sistema económico ( Let´s make Money, 2008) y ahora le ha tocado su turno al sistema educativo, Alphabet, película documental que ha celebrado su premier en el prestigioso Festival Internacional de Documentales de Ámsterdam (IDFA).

Para el realizador, el problema es que "hemos partido de una base equivocada: más, más y más dinero. ¿Para qué lo necesitamos si eso no hace feliz a nadie? Hace falta una nueva perspectiva de la vida".
Para demostrar que las bases de esa nueva perspectiva se están fraguando, Wagenhofer ha viajado por todo el continente europeo, ha llegado hasta China y ha recurrido a expertos en educación de la talla de Gerald Hüther, Arno Stern o Sir Ken Robinson. Especialmente llamativas son las palabras de este último: "Destruimos de manera sistemática el poder de la imaginación, tanto en nuestros hijos como en nosotros mismos".
Robinson asegura que el pensamiento divergente es una capacidad esencial de la creatividad. Un estudio llevado a cabo con 1500 personas demostró que el 98% de los niños entre 3 y 5 años tenían un nivel de pensamiento divergente propio de un genio. Cinco años, más tarde, solo un 32% de esos niños de entre 8 y 10 años podían considerarse genios. Al llegar a los 13-15 años, solo había un 10% de ‘genios’ y al realizarle esa misma prueba a un grupo de más de 25 años, el porcentaje de genios se había reducido a un 2%.
¿Cómo se había disuelto esa capacidad innata de los niños para aprender, crear y dar soluciones creativas? El sistema educativo había pasado por encima de todos ellos. "La escuela es lo que es: un instrumento para acabar con la creatividad y hacer ciudadanos conformes con el sistema", asevera Wagenhofer.
El quid de la cuestión está en que "la competitividad y la presión de la economía han pasado a la escuela. El informe PISA no tiene nada que ver con que les vaya bien a los niños o sean felices. Tiene que ver con la economía. No importan los niños, sino el poder y la ideología. Es algo completamente anacrónico", según el realizador centroeuropeo.
Para Robinson, el experto educativo británico, el problema es que el sistema de educación "se diseñó y estructuró para otra época: la industrialización", unos tiempos en los que se necesitaba una enorme mano de obra y un pequeño grupo de administradores. "En los genes de la educación pública sólo existen dos tipos de personas: los universitarios y los no universitarios; los listos y los no tan listos".
Para llevar a cabo el cambio, Wagenhofer opina que "hay que empezar por los niños, dejar que su creatividad fluya" y "pasar de una sociedad competitiva a una colaboradora". El director de cine pone de ejemplo a Pablo Pineda, profesor y actor malagueño con síndrome de Down, que se licenció en magisterio en 1995: "Pineda se ha visto apoyado a lo largo de su vida por padres, profesores y amigos. Si él ha llegado tan lejos, los demás también podemos".
El realizador, que analizó la burbuja inmobiliaria en España en su anterior documental, asegura que nuestro país es "el mejor ejemplo de que el sistema actual no funciona. Una buena parte de los jóvenes desempleados tienen grandes expedientes académicos, pero como el sistema educativo ha matado su creatividad, no saben qué hacer en estos momentos".
Según su opinión, se trata, en cualquier caso, de una buena oportunidad: "La burbuja ha explotado, el sistema ha colapsado y la gente joven tiene la oportunidad de reaccionar contra ello".
Para Wagenhofer no es tanto el momento de la revolución, como de la transformación: "La caída del Muro de Berlín se hizo sin muertes, fue una transformación y ahora le toca su turno al capitalismo, porque no está funcionando. Mira España, mira Grecia, mira Italia… El poder no entiende que el sistema está acabado", concluye.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Lisa opinando sobre la policia

Fuente: Los Simpsons 



Para seguir debatiendo...

viernes, 20 de diciembre de 2013

Los estudiantes son personas, no máquinas

Autor: Alfredo Gaete
Fuente: El mostrador
Fecha de publicación: 16-12-13

Cuando hayamos entendido que los estudiantes son personas, no máquinas, habremos entendido que son seres únicos a quienes no tiene sentido tratar de manera uniforme; y, más aún, que tienen el derecho a no ser tratados así (por el solo hecho de ser personas). La homogeneización de los procesos educativos es cuestionable, pues, no sólo a nivel de su efectividad: es también cuestionable a nivel ético. Porque induce al sistema educativo a tratar a sus beneficiarios como si fueran menos que personas.

Una de las características más obvias, más innegables de la persona humana es su unicidad. No hay dos personas que hayan pasado exactamente por las mismas experiencias o, en parte por eso, que tengan exactamente las mismas inclinaciones o las mismas capacidades. En educación esto se manifiesta particularmente en el hecho de que los estudiantes responden de manera muy diversa a los distintos estilos y metodologías de enseñanza. Hay los que ven mejor de lo que escuchan, y los que escuchan mejor de lo que ven; hay los que aprenden sentados y tranquilos, y los que necesitan moverse para pensar; hay los que captan rápidamente los principios de algo a partir de un par de ejemplos y, a la inversa, los que van con facilidad de lo general a lo particular. De ahí que las personas, a diferencia de los autos, los computadores y otras máquinas, no puedan hacerse en serie.

Esta perogrullada se ignora casi por completo en nuestro sistema educativo actual, cuya valoración por la diversidad del alumnado es prácticamente nula. Existe, en particular, una absurda pero muy difundida tendencia a homogeneizar todo, absolutamente todo: las prácticas pedagógicas, la duración y el formato de las clases, el currículo, la evaluación, la infraestructura de los establecimientos educacionales, la organización del espacio e incluso cosas aparentemente tan triviales como la forma de vestir de los estudiantes. En este mundo escolar plano e insípido, en el que se intenta normalizar cada rincón del individuo y su entorno, no tiene cabida la unicidad de la persona –y, en esa medida, queda obstaculizado el proceso de aprendizaje–. Si el estudiante no puede estarse quieto, no aprende, porque el profesor no sabe cómo enseñarle a un niño que se mueve tanto (“no es normal”); si habla o baila mejor de lo que ve o escucha también está en desventaja, porque la clase se centra en lo que el profesor dice y escribe en la pizarra y apenas considera lo que el alumno quiere decir (distinto de lo que se espera que diga) o los movimientos que hace (si es que se le permite hacerlos). Si su trasfondo cultural es distinto al del profesor –o al de los empleadores del profesor– también está embromado, porque a nadie le interesa en realidad. Si no está motivado para aprender, bueno, hasta ahí no más llegó: “El problema es de la casa”. (Pocos parecen dar crédito al esfuerzo que hiciera el gran filósofo de la educación, John Dewey, para convencer a los educadores de que parte de su tarea era despertar el deseo por aprender). Ni qué decir de si el estudiante es sordo o ciego, o si tiene síndrome de Down, porque para situaciones como estas muchos de nuestros profesores se declaran (ellos mismos) sencillamente incompetentes.

Cuando discuto estos asuntos con educadores y otra gente interesada en educación, suelo escuchar de vuelta que uno no le puede pedir tanto al profesor, que para eso están los “especialistas”. Esta respuesta no deja de sorprenderme (e inquietarme), no porque no crea en los especialistas, sino porque hasta donde puedo ver el profesor debería ser el especialista. En efecto, parte de lo que se espera de alguien que domina el arte de enseñar es que pueda enseñarle no sólo a un cierto tipo de estudiante sino a cualquier o casi cualquier estudiante. Esto es lo que el común de los mortales no sabe hacer –aquello para lo cual la sociedad requiere de profesores (y escuelas de pedagogía)–. De modo que por supuesto que necesitamos especialistas: especialistas de la enseñanza. O sea, buenos profesores.

Espero se entienda que no pretendo negar que hay, sin duda, otros especialistas que son de gran ayuda en situaciones puntuales. El tema es que la demanda por “otros especialistas” decrecería dramáticamente si se conjugaran dos situaciones: una, que nuestros profesores estuvieran realmente preparados para –y dispuestos a– atender la diversidad; la otra, que esa atención consistiese no en tratar de corregir la diversidad –uniformarla–, sino en aceptarla, promoverla y hacer que aprendamos de ella.

Una manifestación de uniformidad y homogeneización que, a mi parecer, es de las más dañinas en educación, tiene que ver con la rigidez con que se determina el tiempo que cada alumno necesita para lograr ciertos aprendizajes. Así, por ejemplo, se actúa como si todos o casi todos los alumnos aprendieran a leer, a escribir, a sumar y a restar durante un periodo de instrucción similar –como si Juanito y María necesitaran más o menos el mismo tiempo para aprender cada una de estas cosas–. También se asume que debiesen hacerlo en la misma secuencia –como si no fuese posible o deseable o sensato que, por ejemplo, mientras Juanito aprende a leer en primero básico y a restar en cuarto, María aprende a restar en primero y a leer en cuarto–. En la educación universitaria se verifican fenómenos análogos. Con poquísimas excepciones, las carreras universitarias duran prácticamente lo mismo. No importa si usted quiere ser ingeniero, psicólogo, actor, diseñador o educador: en cualquier caso, para obtener su título se le exigirá un proceso de estudios de 4 a 5 años. A nadie parece ocurrírsele que para llegar a dominar el arte de la enseñanza uno puede necesitar más años de estudio que para dominar otras artes o disciplinas; o que algunos estudiantes podrán aprender en tres años de estudio lo que otros en cinco y lo que otros en siete. Nos parece “natural” que todos los estudiantes aprendan de la misma forma, en la misma secuencia y en el mismo número de años, independientemente de la carrera que estudian o las particularidades de cada uno de ellos.

Es curioso que el uniforme, según dicen algunos, haya sido pensado, al menos en parte, para hacer frente a los conflictos que podrían surgir de la diferencia social, que por cierto puede hacerse patente en la ropa. Digo que es curioso, porque el uniforme no es un modo de afrontar, sino de evitar, los problemas y desafíos que plantea la diferencia. Gracias al uniforme, hay una lección de civilidad, buena convivencia y respeto mutuo que nos ahorramos en las escuelas. Aceptémoslo: no podemos educar para la diversidad si la hacemos desaparecer.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

A 12 años, retratos de un país

Fuente: Canal encuentro


No dejes que los prejuicios hablen por vos

martes, 17 de diciembre de 2013

La Aventura del Saber. Proyecto Saltamontes

Fuente: Rtve



Acompañamos a un grupo de niños y niñas en una jornada de la escuela al aire libre Proyecto Saltamontes, en Collado Mediano, en la Sierra de Madrid. Este proyecto pedagógico, ejemplo de un modelo educativo instaurado en varios países de Europa hace décadas, se basa en el respeto al niño, en el juego espontáneo y el contacto permanente con la naturaleza. Sus responsables, mujeres y madres emprendedoras, nos cuentan cómo es un día de aprendizaje de sus alumnos, niños y niñas de 3 a 6 años, y de sus proyectos de futuro.

sábado, 14 de diciembre de 2013

Cimientos

Compartido por: Fernando Shocrón
Fuente: Cimientos

 
El trabajo de Cimientos está focalizado en acompañar alumnos que asisten a escuelas en contextos socioeconómicos vulnerables y apoyarlos, tanto en lo económico como en lo académico, en esta etapa de construcción de identidad y de futuro. 
El Programa Futuros Egresados propone acompañar a chicos de entre 12 y 18 años de edad que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad que ponen en riesgo su escolaridad. Los alumnos becados presentan las siguientes características: 

  • Provienen de hogares con necesidades básicas insatisfechas en donde se presentan condiciones tales como precariedad de la vivienda; hacinamiento; inestabilidad laboral; ingresos menores a la canasta básica. 
  • Se encuentran cursando sus estudios secundarios en escuelas de gestión pública. 
  • Demuestran interés, deseo y compromiso frente a sus estudios.
  • Acreditan buen rendimiento académico. 
  • Cuentan con un adulto responsable por la beca económica. 
  • Sus familias demuestran un importante compromiso con la educación.

viernes, 13 de diciembre de 2013

15 años de la Universidad Trashumante

Fuente: Universidad Trashumante


Un grupo de educadores populares y un colectivo. Un grupo de educadores populares, un colectivo y un perro. Y una actriz. Y un bailarín. Un Colectivo y otro colectivo y otro colectivo. Así nacimos hace 15 años. Ese colectivo (que después fue muchos) sólo tenía un combustible y sólo una dirección. La gravedad y el abajo. La gravedad del sufrimiento de los de abajo nos arrastró indefinidamente hacia abajo. Y para abajo fuimos y para abajo seguimos. Y cuando nos dimos cuenta abajo era desde La Quiaca hasta Ushuaia; desde la costa hasta la cordillera.
La mayoría de las organizaciones que nacimos al fragor de las luchas contra el menemismo y el neocapitalismo, lo hicimos proponiendo una forma distinta de trabajar sobre la realidad. Teníamos y tenemos aquella vieja-nueva obsesión de querer cambiar el mundo, de transformarlo, de que pueda ser nuevamente pintado, dibujado, pensado y poetizado por quienes nunca pudieron intervenir en las grandes decisiones de los poderosos. Y que siempre, más tarde o más temprano, seguimos sufriendo sus políticas. Multitudes realmente de hombres, mujeres, jóvenes, niños, niñas caminábamos el país anunciando esta nueva noticia. Somos nosotros, queriendo recorrer y mostrar el otro país. El de los que no deciden.
Todas las organizaciones nos enredábamos con pasión y alegría en esta tarea. Y contábamos con una comunión de ideas que nos caracterizaban y diferenciaban. Creíamos totalmente en que las construcciones debían ser horizontales, sin jefes ni jefas que nos dieran órdenes, que en la medida en que vivíamos y decidíamos en ronda, aprendíamos a ser y nacer distintos. Que necesariamente debíamos mantener nuestra autonomía de los poderosos, de los que mandan sin obedecer a los de abajo, ser autónomos de partidos políticos, del estado, de la iglesia, de los sindicatos al servicio de los empresarios, de fundaciones. No aparecer en los medios de comunicación, como una señal de que íbamos hacia abajo.
Y teníamos a nuestro favor, algo más que una herramienta, la Educación popular, a la que habíamos elegido también como una forma de vida.
Somos plenamente conscientes de que estamos hoy, a 15 años, en un contexto histórico y en una coyuntura totalmente diferentes. Las épocas y los tiempos cambian. Y siempre es importante saber leer estos cambios y fijar posturas. Que los tiempos cambien, nos obliga a crecer como personas y como organizaciones. Este crecimiento, no implica necesariamente cambiar de ideas, o de maneras de pensar. Uno puede mantener sus principios éticos en los cuales se formó y seguir creciendo y al mismo tiempo estar “aggiornado” al signo de los tiempos.
Por eso es que ya desde hace un tiempo, se nos ha vuelto necesario anunciar lo que vivenciamos, lo que estamos soñando y lo que estamos trashumando… se vuelve necesario porque entendemos que estamos en lugares y momentos difíciles de transitar, se vuelve necesario porque es también darle visibilidad a nuestras prácticas, se vuelve necesario porque dar voz a lo que nosotrxs vemos, es dar sentido al mundo que habitamos y ubicarnos en un lugar, en un momento y en una opción…
Somos lo que estamos soñando. Soñamos con cambiar el mundo desde prácticas concretas y materiales, soñamos con alterar realidades impulsando educación popular y organización popular, soñamos fortalecernos con trabajo de base intentando levantar las banderas en contra de un sistema económico, social y político que no queremos y que nos está destruyendo. Tarea difícil y osadía apasionada. Mucho más en contextos políticos e históricos cada vez más complejos.La reconstrucción de la institucionalidad política que se ha ido configurando a lo largo de estos últimos 10 años, nos ha marcado la tendencia de que los tiempos político- electorales han servido y servirán para sustentar, legitimar y sostener el capitalismo posneoliberal. No existen -ni han existido- muestras de la dirigencia política gubernamental argentina de intentar transformar estructuralmente lo económico, lo político, lo social de la realidad en la que estamos inmersos. Le pese a quien le pese, en Argentina continuamos perpetuando ciertas lógicas económicas y políticas que vienen a sostener el contexto capitalista contemporáneo. Le pese a quien le pese, los eufemismos y el doble discurso generalizado persisten y pretenden confundir y legitimar lo que en la práctica real sucede.

Seguir leyendo

Educación activa en Huesca "La Escueleta"


La escueleta" es un proyecto que nació de la inquietud de varias familias, un proyecto de enseñanza activa, que en líneas generales se define como el enfoque pedagógico que parte de tratar con respeto a la persona, teniendo en cuenta su proceso vital, sus necesidades y capacidades personales y de considerar la educación como un acompañamiento en el proceso de desarrollo de la persona.

El proyecto está vivo creciendo cada año, y este audiovisual (video web), presentación del mismo, se ha realizado con motivo de una campaña crowdfounding para recaudar financiación y poder continuar creciendo.

jueves, 12 de diciembre de 2013

De sus queridas presencias (Thriller)

Compartido por: Aldana Juarez Czeplowodzki
Che Guevara en Bolivia
Documental realizado con el apoyo del INCAA. 

Realización: Claudia Rabanaque - Gabriela Jaime - Claudio Remedi - Norberto Forgione - Post Produccion de Sonido: Horacio Almada Animacion: Rodrigo del Pino Musicos: Juan Ruggieri - Thomas Posilovic - Martin Posilovic - Sebastian Dopazo

miércoles, 11 de diciembre de 2013

“Por una pedagogía de la pregunta” en Puerto Rico

Autor: Lissette Rolón Collazo
Fuente: 80 grados
Fecha de publicación: 29-11-13


A Ana Arlensiú por enseñarme tanto…

Universidad Sin Paredes
…la educación revolucionaria, para desempeñar su cometido, no puede sufrir adecuaciones puramente metodológicas o tan solo renovar materiales didácticos, de enseñanza –usando, por ejemplo más proyectores que pizarrones–. La transición exige que la educación se revolucione, se reinvente, en lugar de simplemente reformarse.
-Paulo Freire

Desde que tengo uso de razón he estado vinculada a alguna institución educativa tradicional. Hice toda mi escolaridad en escuelas públicas del pueblo de Bayamón. Luego mi carrera universitaria también fue en universidades públicas (UPR y The University of Iowa) –y una privada (New York University)– que tenían una larga historia en su haber. Eventualmente, y luego de un periplo de dos años en Syracuse University, vine a enseñar a la UPR. En otras palabras, no he tenido experiencias educativas en formatos y propuestas alternas.

Sin embargo, la vida se ha encargado de enseñarme otros modos. Al conocer a Ana Arlensiú –la hija de mi querida Anayra– entré en contacto con lo que puede conseguir una educación diferente. Primero en la casa, con una madre resistente a todo el tinglado institucional y, luego, en varias escuelas Montesorri, Ana se ha convertido en una joven excepcional. No solo se trata de una inteligencia superior, de esas que se miden en las pruebas psicométricas estandarizadas. Es más bien un asunto integral. Ana lee y escribe vorazmente. Hace proyectos de investigación que yo hice en mi educación graduada y crea febrilmente. Tuve el privilegio de editar y publicar un libro que escribió a los ocho años y cada vez que comparto con ella no salgo de mi asombro, no dejo de aprender.

Un tiempo después, cuando fui profesora visitante en Duke University, conocí al Colectivo Situaciones y a la Universidad Trasumante de Argentina y tuve otra revelación. La universidad estaba en todas partes o, por lo menos, la mayoría de los procesos de formación ciudadana que asociamos con esa institución. La universidad estaba en las calles, en los caminos, en los barrios, en lo desconocido. La universidad no tenía que tener paredes, ni salones, ni filas, ni tantas cosas que hemos heredado de la fábrica y de la cárcel, como bien ha explorado Foucault.

En sintonía con tales experiencias y en el contexto de la huelga de 2010 de la UPR, fui parte y conocí otros dos esfuerzos de universidad, que si bien nacieron en esta (bajo ocupación estudiantil), la desbordaron y la superaron. Me refiero a las iniciativas Cátedras en la calle del RUM yUniversidad sin paredes de Río Piedras. Quienes fuimos parte de esos esfuerzos, no hemos sido las mismas desde entonces. Esas experiencias fueron inspiradoras y nos iluminaron lo obvio: el estudio, la crítica y la creación ocurren allí donde haya voluntad de conocer, de crecer y de cambiar. El dónde y el cuándo pasan a un segundo plano. Las estructuras y los currículos poco importan cuando la persona que aprende es quien desea y diseña su propia ruta hacia el conocimiento (hacia la pregunta).

Lo que tienen en común todos esos proyectos es que son experimentos “fuera del tiesto”, fuera de los mismos esquemas y paradigmas adquiridos. Su vínculo con la escuela y la universidad heredada es innegable, pero también su distancia. Las iniciativas de educación alternativa están ganando visibilidad y auge. En Puerto Rico se reúnen y comparten prácticas periódicamente. En este archipiélago empiezan a hacer la diferencia. Para muestra, basten solo unos botones: Espacio a, Nueva Escuela, Nuestra Escuela, y hay más… ¿Cuánto podemos aprender de esas iniciativas que se han salido del tiesto educativo convencional? Mucho.

Escribo esta entrada y han ocurrido dos eventos dignos de mención: el Secretario de Educación ha llevado a consulta entre la comunidad escolar el Plan Decenal del que hablé hace unos meses y fue electo presidente de la UPR el Dr. Uroyoán Walker Ramos, candidato que había estado bastante al margen y que, a todas luces, no sonaba en el debate público con posibilidades. Los nombres más sonados, por unas y por otras, no fueron designados. Considero prematuro pasar juicio sobre estos hechos. Pero me parece que obedecen a lógicas distintas. Ojalá y así sea. Ojalá y el Departamento de Educación democratice la toma de decisiones cruciales para un sistema educativo postrado. Ojalá y el nombramiento del Dr. Walker Ramos nos catalice otra universidad. Ojalá y unas y otras se hagan eco de las palabras de Freire y entiendan que el futuro de la educación convencional se encuentra en su revolución. Ojalá y todas nos apuntemos, desde nuestra esfera de acción, a ser parte de ese cambio urgente.

domingo, 8 de diciembre de 2013

Diversidad de familias (Educación sexual integral)

sábado, 7 de diciembre de 2013

Ninguna Camiseta Vale Mas Que Una Vida


A raíz de serios incidentes en un partido, que dejaron como saldo dos muertos, la Federación Uruguaya de Básquetbol realizó la campaña "Ninguna camiseta vale más que una vida", a fin de concientizar a los hinchas sobre lo negativo de la violencia. Los hechos ocurrieron el 8 de mayo del 2009, cuando dos jóvenes fallecieron durante enfrentamientos tras culminar el partido entre 25 de Agosto y Nacional por el Torneo Metropolitano de Básquetbol, lo que derivó en la suspensión del torneo por un mes.

El 5 de junio la Federación Uruguaya de Básquetbol decidió reanudar todos los torneos, pero antes tomó una medida inusual, pero ejemplar: en las tres canchas donde se realizaron los partidos los equipos jugaron con las camisetas de sus ocasionales rivales.
"No hay camiseta que valga más que una vida. Eso lamentablemente lo hemos aprendido con sangre", dijo en aquella oportunidad Ney Castillo, presidente de la FUBB.

viernes, 6 de diciembre de 2013

Internet está modificando la forma de leer y procesar la información de niños y adolescentes

Fuente: kidsandteensonline
Fecha de publicación: 22-10-13

Durante miles de años, los seres humanos adquirimos la información necesaria para relacionarnos con el entorno físico y con los demás, a través de la experiencia directa. La mayor parte de la información llegaba, lentamente, después de observar fenómenos y situaciones con nuestros propios ojos. El cerebro era alimentado también por relatos e informaciones procedentes de las experiencias vividas por otras personas, que trasladaban de forma verbal lo que habían visto con sus ojos, o escuchado con sus oídos. La transmisión de la información se realizaba de forma oral, con todas las ventajas e inconvenientes que esto supone, y de una forma evidentemente muy limitada y condicionada, fácil de alterar y sometida a la degeneración del mensaje propia del boca a boca.

Hace aproximadamente 5.000 años, con la creación de la escritura y la lectura, se produce una auténtica revolución en nuestro cerebro. Para adaptarse a la lectura, el cerebro tuvo que reorganizarse, permitiendo el desarrollo de largas y cada vez más complejas argumentaciones, acompañadas de multitud de datos que no era necesario memorizar en su totalidad, y dando lugar a pensamientos mucho más reflexivos. La lectura puso en marcha todo un proceso de desarrollo creativo. La imaginación y las investigaciones de unos, permitieron que otros continuaran creando hasta convertir en realidad muchas de las cosas que hoy nos rodean.

Pero, incluso este fabuloso cambio tuvo sus detractores y enemigos. Así es, nada menos que Sócrates, personaje sobre el que habría mucho que decir, consideraba que la escritura traería más problemas que beneficios. Afirmaba que la dependencia de la letra escrita alteraría para peor la mente de las personas. Defendía que la escritura amenazaba con convertirnos en pensadores menos profundos intelectualmente, menos sabios y menos felices. Nada menos… Por suerte y con el paso del tiempo se fueron imponiendo los argumentos defendidos por Platón, que veía en la escritura una oportunidad, aunque durante los primeros siglos estuviera reservada sólo a una minoría privilegiada.

El segundo cambio importante se produciría con la adopción de la lectura silenciosa. Así es, durante siglos la lectura fue algo practicado por unos pocos y siempre en voz alta, con el objetivo de transmitir. Entorno al año 380, San Agustín se sorprende al ver a San Ambrosio leer sin abrir la boca ni emitir sonido alguno… La lectura en silencio, para el propio lector, trajo consigo todo un mundo de reflexiones, variedad y diversidad en las interpretaciones y autoconciencia. Permitía pararse, debatir consigo mismo sobre lo leído, releer, etc.

El tercer cambio se produjo entre los siglos XII y XIII, con la aparición y generalización en el uso de las palabras y los signos de puntuación. En efecto, durante siglos y siglos los manuscritos estuvieron formados por tediosos encadenamientos de letras, sin espacios que permitieran separar las palabras o detenerse ante puntos o comas. El lector debía realizar ímprobos esfuerzos por interpretar finalmente el contenido y sentido de las letras encadenadas que acababa de leer.

El cuarto cambio supuso una verdadera revolución, así como la popularización de la escritura, la lectura e incluso la cultura y el pensamiento en todas sus formas. A mediados del siglo XV, el orfebre alemán Johannes Gutemberg inventa la imprenta. Los escasos y artesanales libros dan paso a la edición y distribución de miles de ejemplares por toda Europa. Obras antes apenas leídas comenzaron a estar al alcance de los ciudadanos del momento. Los precios y los tiempos de edición se redujeron enormemente, y la demanda de libros se disparó. Según los cálculos realizados por Michael Clapham en “Printing”, en los cincuenta años posteriores a la invención de la imprenta, se editaron tantos libros como los reproducidos por los escribas europeos a lo largo de los mil años precedentes. A finales del siglo XV más de 250 ciudades europeas tenían ya imprenta, y circulaban más de 12 millones de libros. Pero este maravilloso invento también tuvo sus detractores… Muchos comenzaron a preguntarse si era bueno que todo el mundo pudiera tener acceso a la información… Y no digamos ya si se trataba de información, contenidos u opiniones que podían no ser compartidos por el poder imperante en el momento. Según señala Joad Raymond en “The Invention of the Newspaper: English Newbooks”, el primer censor oficial de libros que hubo en Inglaterra planteó que la tipografía estaba trayendo más daño que beneficio a la cristiandad. Pero, como todos sabemos, la imprenta no sólo no cesó de imprimir libros, sino que gracias a ella la Biblia es el libro más difundido del mundo..

Y, finalmente, el quinto cambio también debe ser considerado una revolución: la escritura y lectura digitales a través de internet. La web 2.0 ha convertido además a las personas en productoras de información, y no sólo en meras consumidoras. Blogs, redes sociales, webs temáticas, foros, etc, etc, están permitiendo que cualquier ser humano con una conexión a internet pueda comunicar algo al resto del mundo con posibilidad de ser accesible para unos 2.500 millones de usuarios. Según los datos publicados por Science en el año 2011, la humanidad actual genera cada 2 días la misma información generada por nuestra especie durante casi 5.000 años. Es decir, 5 Exabytes de información cada 48 horas.

El acceso a la información hoy en día es digital: menos del 0’1% de la información generada en la actualidad está en papel. El 99,9% de la información se encuentra disponible sólo en formato digital. Cada minuto que pasa se realizan 2 millones de consultas en Google. Es decir, el buscador es el principal y omnipresente medio de búsqueda de información para niños, adolescentes y adultos.
Y he aquí que, tal y como señalan investigadores y neurocientíficos de todo el mundo, la forma en que adquirimos la información influye en nuestra forma de percibirla y de transmitirla. El tipo de actividad mental que desarrollamos configura nuestro cerebro y la distribución de las neuronas. Tenemos la suerte de estar dotados de una herramienta extremadamente sensible, con una fabulosa característica que conocemos como NEUROPLASTICIDAD. El cerebro se modifica a sí mismo. No es estático ni rígido. Las neuronas establecen nuevos caminos, ponen en marcha nuevos circuitos neuronales y abandonan otros que quedan obsoletos. Algunas neuronas son descartadas, pero otras muchas pasan a engrosar y reforzar los nuevos caminos. La economía del reciclaje manda en el cerebro.

Pues bien, la herramienta que utilizamos para leer y para escribir nos condiciona. Sea la que sea… El propio Nietzsche afirmaba que desde que había comenzado a escribir con una máquina de escribir, no sólo su prosa sino incluso sus pensamientos se habían visto condicionados. El paso del papel a la máquina supusieron pare él un cambio importante. No podía ni imaginar lo que supondría más tarde el paso al cibertexto…

¿ES DISTINTO LEER INFORMACIÓN EN LIBROS A LEERLA EN PÁGINAS WEB?
Pues sí. Los estudios que lo ponen de manifiesto son muchos y muy variados. Uno de ellos es el realizado por el Dr. Jakob Nielsen, Director del Grupo Nielsen Norman que cofundó con el Dr. Donald A. Norman (ex vicepresidente de investigación de Apple Computer). Tras la realización de un estudio de seguimiento ocular, concluye que los usuarios de internet no realizan una lectura lineal, sino que “escanean” la pantalla. Los usuarios realizan una “lectura en F”. Leen las dos primeras líneas, y bajando por la izquierda vuelven a detenerse en el centro. Después abandonaban de nuevo la lectura lineal y bajan hacia la parte inferior izquierda. Las mismas conclusiones han sido obtenidas por otras entidades como el Laboratorio de Investigación de Usabilidad de Software de la Universidad Estatal de Wichita.
Según las investigaciones de Jakob Nielsen, las personas realmente leen menos del 20% del contenido de una página web. Así mismo, concluye que muchos usuarios dedican hasta un 69% de su atención al lado izquierdo de la pantalla, y sólo el 30% a la parte derecha.

Un estudio realizado entre jóvenes de 12 a 18 años por el University College of London, dirigido por el Profesor David Nicholas, determinó que los adolescentes necesitan mucho menos tiempo para encontrar una información en internet que los adultos. Son seis veces más rápidos que sus mayores. Pero, del mismo modo, el estudio concluye que internet disminuye la capacidad de concentración, así como la capacidad de los jóvenes para leer y escribir textos largos.

La empresa israelí de software ClikTale, recogió durante dos meses datos del comportamiento de un millón de visitantes de páginas web. Averiguó que en la mayoría de los países los usuarios de internet sólo pasan entre 19 y 27 segundos en cada web que visitan. Nunca leen una página entera.
Los estudios realizados por Ziming Liu, Catedrático de Biblioteconomía de la Universidad Estatal de San José, indican que está surgiendo un comportamiento lector basado en la pantalla, en el que la lectura se realiza en forma de exploración, de manera aleatoria, ni lineal ni fija y centrada en la búsqueda de palabras clave.

La psicóloga del desarrollo Patricia Greenfield, profesora en la Universidad de UCLA, repasó en 2009 más de cincuenta estudios sobre los efectos de los medios de comunicación en la inteligencia de las personas y su capacidad de aprendizaje. La conclusión fue la siguiente: el creciente uso de la Red está debilitando nuestras capacidades para el “procesamiento profundo” que permite “la adquisición consciente del conocimiento, el análisis inductivo, el pensamiento crítico, la imaginación y la reflexión”.

La verdad es que después de leer tantos artículos e investigaciones, no es difícil quedarse con la idea de que la lectura en internet está desestabilizando nuestros cerebros, hasta el punto de que puede llegar a producirse una involución. No obstante, creo que debemos ser mucho más objetivos, y situar cada cuestión en su contexto antes de sacar una conclusión.

¿LA LECTURA EN INTERNET ES COMPATIBLE CON LA LECTURA LINEAL DE LIBROS? Creo que esta es la verdadera cuestión. Personalmente, como muchos de ustedes, pongo en práctica lo que considero son dos formas de lectura muy distintas, utilizadas siempre en función de las circunstancias. Leo, o “escaneo”, cientos de páginas web todos los días. Pero lo hago para buscar e identificar informaciones concretas. Sin esta forma de lectura, tan desarrollada por los adolescentes de hoy, tardaríamos muchas horas en determinar si la información contenida en una web responde a lo que estamos buscando o no. Es cierto que con la práctica se puede descartar un contenido en pocos segundos. La lectura en “F” me parece muy lógica. Leemos los encabezados y las primeras líneas para determinar si nos interesa, y después bajamos por la izquierda porque es donde empiezan los párrafos tras un punto y aparte.¡Pero no hacemos esto sólo en internet! Lo hacemos también cuando hojeamos un libro de una estantería para saber si puede interesarnos, o cuando pasamos las páginas de una revista, o incluso cuando aun leemos algún periódico en papel.

Y lo cierto es que no he dejado de leer libros. Y no los “escaneo”, sino que realizo una lectura lineal, reflexiva y en profundidad, como hacemos todos cuando leemos un libro o un artículo que nos interesa (aunque sea tan largo como este). Creo, sinceramente, que ambas formas de lectura responden a necesidades distintas y son absolutamente compatibles y NECESARIAS.

Más información

miércoles, 4 de diciembre de 2013

Piropos en la calle ¿Piropos?

Fuente: Escuela N° 7 D.E. 9. 



Un cortometraje documental hecho por niñas y niños de 7° grado de la Escuela N° 7 D.E. 9. Ciudad Autónoma de Buenos Aires, 2013

Zapatos nuevos (Pachi Tamer)

Autor: Pachi Tamer
Fuente: TedX Rosario


Pachi Tamer estuvo disfrazado de indigente toda la mañana, cerca de la entrada a la conferencia, para luego, con mucho coraje, poder desnudar los prejuicios que marcan a nuestra sociedad.

Publicista, fotógrafo y trabajador social. Pachi es de esas personas que se mete en problemas constantemente, pero con la intención de resolverlos. 

domingo, 1 de diciembre de 2013

La escuelita zapatista: enseñanzas para el mundo

Autor: Jesús Aldabi Olvera
Fuente: Proceso

Marchan zapatistas a un día del aniversario de la matanza de Acteal. 
Foto: AP / Iván Castaneira

LA REALIDAD-LA GARRUCHA, Chis. (apro).- Esta vez fue al revés. Contrario a lo hecho durante La Otra Campaña en 2006, cuando el subcomandante Marcos recorrió el país escuchando las experiencias de distintos movimientos y personas, ahora los zapatistas decidieron invitar a “alumnos” de todo el mundo para exponer la forma en que construyen su autonomía.

Para refrendar la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, texto con el que abren su “lucha contra el neoliberalismo” a nivel internacional –y después de la movilización del 21 de diciembre de 2012, en la que marcharon más de 40 mil bases de apoyo en cinco ciudades de Chiapas–, los zapatistas recibieron a más de mil 700 personas de los cinco continentes.

“Que yo sepa es la primera vez que una comunidad indígena en el mundo decide compartir su sabiduría; o sea, ponerse en el rol de maestros ante el resto del mundo”, cuenta Alex Campos García, nacido en España y creador del proyecto Miradas Nómadas.
“Fue una vuelta de moneda al colonialismo e incluso al postcolonialismo”, detalla.

El pasado 16 de agosto, Jean Robert, sociólogo inglés invitado también a la Escuelita Zapatista, dijo en entrevista con Promedios, agencia de “medios libres” en Chiapas, que ante la crisis que sufre la sociedad industrial desde 2008, hay voces que dicen: “A ver lo que nos pueden decir los indígenas porque tienen formas de organización de las cuales la sociedad en grande podría aprender”.

Alumnos de universidades como Oxford, Cambridge, La Sorbona, Berkeley, Stanford, Chicago, Yale y Harvard, así como de países como Sri Lanka, India, Australia y Nueva Zelanda, destacaron los avances de los zapatistas desde que se levantaron en armas en 1994, como cooperativas de ganado, artesanías y café, además de que en cada pueblo han establecido escuelas, así como 12 clínicas y dos hospitales.

El transporte a las comunidades para asistir al curso de La Escuelita –del 12 al 16 de agosto– fue gratuito, igual que la comida, los materiales (cinco cuadernos para las materias de Gobierno Autónomo, Gobierno de las Mujeres, Resistencia) y dos DVD.

El primero y el último día de las actividades se realizaron en Los Caracoles, centro político zapatista que agrupa a municipios y comunidades y que este 2013 cumple 10 años de funcionamiento. Los días intermedios fueron compartidos en otras comunidades.
“La Escuelita Zapatista es de un valor y una humildad increíbles”, dice Alex, e invita a quien quiera venir “a aprender lo que la sabiduría indígena puede hacer”.

En la comunidad de La Garrucha se desarrollaron sesiones de preguntas y respuestas. Alex Campos preguntó a uno de los profesores que exponía el tema “gobierno colectivo”.
—¿Qué pasa cuando hay un disenso?
—Lo hablamos, lo vamos tratando, vamos convenciendo a la persona y también la escuchamos hasta que salga un acuerdo. No le imponemos nada. Le llegamos con un acuerdo—, contestó el profesor.

En una de las sesiones, el “compañero Ramón”, del poblado Patria Nueva del municipio Ricardo Flores Magón, sacó un porotafolio donde explicó lo que es un gobierno colectivo. Detalló las funciones organizativas de las comunidades zapatistas, los consejos autónomos y la agrupación de los 30 municipios zapatistas en cinco caracoles regidos por las Juntas de Buen Gobierno.
También informó sobre de la rendición de cuentas semestral, la coordinación y los comités de temas como salud y educación.
En la parte superior del papel se leía la nota “pueblos zapatistas”. “Porque el pueblo es el que trabaja, decide y piensa”, explicó.

También hubo interés sobre el papel de las mujeres en el EZLN. Durante las sesiones en las que se trataron distintos asuntos se habló de la Ley Revolucionaria de las Mujeres, promulgada en 1993, así como de su participación proporcional en las Juntas de Buen Gobierno como promotoras de salud, educación e impartición de justicia.

Con los pueblos del mundo
No es la primera vez que los zapatistas abren su territorio a personas de origen extranjero. Desde el 27 de agosto de 1995, cuando hubo un proceso de negociación, pero también uno de paramilitarización del gobierno de Ernesto Zedillo, los zapatistas lanzaron el primer Encuentro Intercontinental por la Humanidad y Contra el Neoliberalismo.
Desde entonces han impulsado iniciativas no sólo para México, sino para el mundo, entre las que destacan la conformación de los caracoles en 2003, el lanzamiento de la Sexta Declaración de la Selva Lacandona en 2005 y los Encuentros de los Pueblos Zapatistas con los Pueblos del Mundo en 2006, 2007 y 2008.

Rodrigo Tornero, integrante de la radio comunitaria La Tribu y originario de la Patagonia, un territorio mapuche que describe como asediado por la especulación inmobiliaria, el monocultivo y la explotación de minería a cielo abierto, explica que la Escuelita Zapatista fue el mayor espacio de formación política conocido por los movimientos sociales de América Latina.

“Pero lo que es realmente transformador y novedoso tiene que ver con el qué y el cómo de esta escuelita”, comenta.
Cada uno de los alumnos tuvo un votán (guardián en tzeltal) que lo acompañaba y cuidada en todo momento, y a los alumnos, además de escuchar a los maestros de la zona, les tocó sembrar maíz y frijol, y recoger caracoles de los ríos.
Algunos extranjeros que con dificultad hablaban el español, aprendieron palabras en tzeltal, chol, mame, zoque, tojolabal y tzotzil.

Vilma Almendra, indígena Nasa-Misak, del suroccidente colombiano, quien formó parte de la agencia de medios alternativos Tejido de Comunicación ACIN, cuenta cómo vio a hombres y mujeres no sólo participar en los quehaceres de la casa y el cuidado de los hijos, sino también en las tareas de gobierno.
“La Escuelita Zapatista no fue el aula donde un profesor nos hizo repetir y repetir la lección, sino el territorio que nos recibió y la comunidad que nos acogió”, cuenta.

Miriam Michel, de la Unión Sindical Solidaria de Francia, confiesa que su organización fue invitada después de la visita que una delegación sindical realizó en 2012. Y señala que la serie de los trabajos colectivos que experimentaron durante la escuelita es un ejemplo que puede compartirse en Francia, “donde –dice– reina el individualismo y donde la mayoría de las personas están demasiado desilusionadas para invertir en un proceso de cambio”.

Después de trabajar el campo, hacer la comida y ver cómo se organiza el gobierno, ella y sus acompañantes buscarán instrumentar mecanismos de autonomía en su unión sindical, además de promover el modelo de organización zapatista en el mundo.

Según Michele, los ejemplos de los levantamientos populares en Europa o de la Primavera Árabe que derivaron en elecciones partidistas han terminado en golpes de Estado, como el ocurrido en Egipto el pasado 3 de julio o el avance en las votaciones de los partidos de ultraderecha en Grecia.

Alex, por su parte, relata que ha estado en diferentes movimientos sociales –de ocupación de Madrid, de precariedad en Lisboa, en el 15M–, pero asegura que le tiene más fe al zapatismo. “Es la posible solución porque muchos pueblos y movimientos piden cosas al gobierno y lo único que ganamos son palos o limosnas. Y eso en todo el mundo”, denuncia.
El español opina que plantando maíz está haciendo el cambio día a día, pues las transformaciones sociales, añade, no están sólo en las grandes manifestaciones visibles como las de la Europa indignada.

Tornero, quien recuerda cómo durante la crisis argentina de 2001 la gente gritaba “que se vayan todos”, y la movilización generó asambleas barriales y comedores populares, manifiesta que entendió lo que era la Escuelita Zapatista al volver de la milpa, donde cosechó el alimento junto a los indígenas tzeltales.
“No habíamos comprado nada y estábamos felices compartiendo”, recuerda.
“Pienso que no hay modelos replicables, pero sí horizontes compartidos. Siento que desde lo pequeño y cotidiano se transforma”, apunta.

Vilma Almendra comenta: “Aprendimos en cada tortilla y frijol que nos comimos; en cada limonada que nos calmó la sed; en cada elote que nos ahuyentó el hambre; en cada baño que disfrutamos; en cada trabajo colectivo en el que participamos; en cada día y noche que nos acompañamos; en cada lectura, intercambio, palabra y pensamiento que cruzamos con las familias zapatistas”.