Hacía Otro Paradigma Educativo

No a la violencia sexual. No a la violencia física. No a la violencia psicológica. No más violencia contra la mujer

Hacía Otro Paradigma Educativo

Las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos es que las cosas están siendo amadas y las personas siendo usadas.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Nunca más llamaré puta a otra mujer. Nadie podrá convencerme en la calentura de no usar condon. Jamás me emarazaré por tener a un hombre a mi lado.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

"La igualdad no significa que todos tengamos la misma riqueza, sino que nadie sea tan rico como para poder comprar a otro ni que nadie sea tan pobre como para verse forzado a venderse"

martes, 31 de marzo de 2015

La primaria ensaya un futuro sin asignaturas ni exámenes

Por: Maite Gutierréz
Fuente: La Vanguardia
Fecha de publicación: 17-03-2015

  • ¿Se puede aprender sin esta fórmula? Cada vez más escuelas demuestran que sí y revolucionan la forma de dar clase. 
  • Estos centros buscan una educación que responda a las demandas sociales. 
  • Trabajan los contenidos de forma global, relacionando todas las materias.
La primaria ensaya un futuro sin asignaturas ni exámenes
Infant Jesús. Los alumnos preparan una línea del tiempo junto a su profesora Kim Manresa
Ni asignaturas, ni exámenes, ni notas. La santa trinidad de la educación tradicional salta por los aires en un número creciente de escuelas. Aún son minoría, pero estos centros ponen sobre el tapete la necesidad de dar la vuelta a un sistema que muchos consideran obsoleto. 

Lo de eliminar horarios y exámenes, al menos parcialmente, es la parte más llamativa de estas iniciativas. En realidad, se trata de una pieza más dentro de un cambio profundo, sistémico, que intenta responder a una pregunta fundamental: ¿Cómo ha de ser la escuela del siglo XXI?

Del tema se habló ampliamente en Barcelona a principio de mes, durante la celebración del ITworldEdu, un certamen sobre innovación educativa ligada a la tecnología. Allí, Richard Gerver, profesor británico que asesora a varios gobiernos en materia de educación, hizo un llamamiento a derribar los muros de la escuela del siglo XIX, la que, según él, todavía predomina en cualquier país del mundo. Colegios en los que sigue sonando el timbre para que los niños cambien de materia o salgan al patio, "como en una fábrica". Es la educación de la sociedad industrial. "Pero ahora estamos en la sociedad del conocimiento, ¿o no era así?", planteaba Gerver.

Estas inquietudes están muy cerca, no sólo en boca de gurús internacionales y congresos. No hay más que pasarse por las jornadas de puertas abiertas de escuelas e institutos estos días. Se vio, por ejemplo, en las sesiones informativas de la escuela pública El Martinet de Ripollet (Vallès Occidental), el mes pasado. Muchos padres quedaron sorprendidos al descubrir que allí no existen horarios ni "la clase de matemáticas, la de lengua o la de inglés", sino que los contenidos se aprenden de forma transversal en torno a un centro de interés o proyecto -la Luna, la historia del tiempo, el número pi...-; que los alumnos no realizan exámenes al uso, sino que están sometidos a una evaluación continua, y que, por lo tanto, los padres tampoco reciben calificaciones numéricas de sus hijos, sino un informe sobre lo que el alumno ha aprendido y lo que no.

El caso más notorio de esta "nueva educación" estos días es el de las escuelas Jesuitas de Catalunya, un proyecto que ha captado la atención del sector educativo del país. Bajo el nombre de "Horizonte 2020", los ocho centros que integran la red se han embarcado en un cambio radical. Aparte de eliminar horarios y asignaturas, han modificado el espacio de la escuela, han unido grupos de alumnos y profesores, han creado una nueva etapa intermedia que unifica los cursos de 5º y 6º de primaria con los de 1º y 2º de ESO... Este curso tres centros realizan una prueba piloto y en cinco años, los 13.000 alumnos de estas escuelas trabajarán con la nueva metodología.

Una transformación parecida ha emprendido la Escola Pia. Los veinte colegios que integran el grupo, con 20.000 alumnos, han preparado durante cuatro años una metamorfosis educativa que iniciarán el curso que viene en tres escuelas. Poco a poco la extenderán a todos sus centros.

En la red pública, cada vez más escuelas de primaria trabajan de una forma similar, aunque en la secundaria resulta más difícil encontrar iniciativas de este tipo. Una excepción: la red de institutos innovadores que coordina el Institut de Ciències de l'Educació de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

El Institut-Escola Les Vinyes (Castellbisbal) forma parte de esta red. En infantil y primaria todo el currículo se reparte entre "rincones, ambientes y proyectos". Los ambientes serían lo más parecido a una asignatura tradicional, explica Boris Mir, su jefe de estudios. Está el rincón de matemáticas, de lengua... donde los alumnos adquieren conocimientos básicos. Luego, los ambientes imitan situaciones de la vida real, y en los proyectos los estudiantes elaboran trabajos en grupo.

En la secundaria, cada profesor imparte dos asignaturas y se crean equipos docentes encargados de cada uno de los cursos. La enseñanza se organiza en ciclos de entre tres y cuatro semanas: las dos primeras los alumnos tienen clases "más tradicionales", y luego realizan un trabajo globalizado, donde las diferentes disciplinas se funden para dar respuesta a una pregunta o desafío. ¿Se puede medir la belleza? ¿Quiénes somos? ¿Estamos realmente en el año 2015? ¿Qué desigualdades perduran? Son cuestiones que los alumnos han trabajado, y aquí se integran las lenguas, las matemáticas, la tecnología o la historia. Redactan documentos, buscan información, se organizan para crear una exposición, una revista o una producción audiovisual que responda a estas preguntas. "Esta metodología también nos permite trabajar habilidades sociales, la organización, la colaboración, la creatividad, la empatía... capacidades que la sociedad actual reclama y que la escuela tradicional no potencia lo suficiente", afirma Mir.

En la escuela jesuita Infant Jesús, de Barcelona, la clase de 5.º de primaria se ha organizado en grupos para elaborar una línea del tiempo, de la prehistoria a nuestros días. Las tres profesoras que están con los 50 alumnos explican el nacimiento de la antigua Grecia y Roma y aportan recursos de internet, los alumnos buscan información en catalán, castellano e inglés; realizan una línea del tiempo a escala, sitúan en un mapa interactivo ciudades y hechos históricos... "Así es divertido trabajar. El año pasado, con las asignaturas normales, todo era más aburrido", asegura un grupo de alumnas.

"Uno de los objetivos de nuestro cambio es luchar contra el absentismo emocional, niños que vienen a la escuela por obligación, pero que no disfrutan del hecho de aprender", relata el director del Infant Jesús, Joan Blasco. "En la vida no tenemos problemas de matemáticas, lengua o geografía, sino problemas en general, así que es lógico que la escuela funcione de forma interdisciplinar, y potenciando habilidades y actitudes más allá de los conocimientos académicos", añade el director general de la Escola Pia, Joan Vila.

La Lomce va en el sentido contrario, con un currículo muy detallado de cada asignatura y poniendo el énfasis en las notas numéricas desde primaria. De todos modos, los profesores consultados consideran que las escuelas tienen margen de maniobra para seguir con sus proyectos pese a los currículos oficiales.

Eso sí, en los centros públicos reclaman más apoyo para llevar a cabo estas experiencias innovadoras, que en la red concertada suele ser más fácil de instaurar. "La innovación en las escuelas está tolerada, pero no apoyada", coinciden Boris Mir y Rosa Sardà, directora de Les Vinyes. Una de las principales dificultades que encuentran es la inestabilidad de la plantilla. "Sobre todo en la ESO; poder escoger el profesorado resulta fundamental para mantener estos proyectos", continúan.

El cambio en la escuela, defienden todos, se vuelve imperativo.



Las claves de este cambioAmbientes, proyectos y producciones. La clase magistral no se abandona del todo. Cuando es necesario, el profesor se sienta con los alumnos y les explica las multiplicaciones, ecuaciones o el complemento directo. Pero una parte importante del tiempo de clase se dedica a trabajar de forma transversal. Por ejemplo, si se toma como centro de interés la Luna, se pueden integrar contenidos de ciencia, historia, lengua y literatura y tecnología. Los contenidos del currículo se integran igual, se aprenden, pero de otra manera.

Otras capacidades. Además de conocimientos curriculares, estas escuelas defienden la necesidad de potenciar las habilidades sociales, el trabajo en equipo, la autonomía personal, la capacidad crítica y la creatividad. Preparar al alumno para una sociedad cambiante, dotarlo de recursos intelectuales y personales para enfrentarse con éxito al futuro.

Mucho rigor. Impartir clases magistrales es más sencillo para el profesor. "En cambio, introducir el currículo mediante proyectos o ambientes es más complicado, requiere de un esfuerzo mayor por parte del docente y de mucho rigor científico", advierte Carme Ruiz, directora del Institut de Ciències de l’Educació de la UAB.

Exámenes. Cuando hace falta, se utiliza este método de evaluación, pero no se basa todo en ellos. Los profesores de estas escuelas también aplican una evaluación cualitativa, del progreso del alumno, de sus habilidades sociales y comunicativas, de su esfuerzo. Las cualificaciones se preparan en consecuencia con este método de evaluación.

Innovar con un objetivo. Toda innovación ha de tener un objetivo claro y una finalidad, aclara Carme Ortoll, directora general de Educació Primària de Ensenyament. El departamento apoya los proyectos singulares de los centros, sigue Ortoll, siempre que se mejore la formación de los alumnos y que adquieran las competencias básicas. "Hemos de innovar a partir de evidencias, no de ocurrencias", dice Ortoll. Ensenyament apuesta por las competencias.

lunes, 30 de marzo de 2015

Tareas escolares: ¿necesarias o antipedagógicas?

Por: Alberto López Herrero
Fuente: El Ciudadano
Fecha de publicación: 08-03-2015




La educación se ha convertido en las últimas décadas en un arma política arrojadiza, pero lo más grave es que la falta de consenso la sitúa en una constante experimentación. Estamos en la era de las nuevas tecnologías, de las inteligencias múltiples, en el estudio de las emociones y en la educación colaborativa y, a pesar de ello, la educación continúa, con pequeñas excepciones, asentada en el aprendizaje memorístico.

Colegios y padres no parecen ir siempre en la misma dirección en cuanto a la educación de los menores: los primeros anteponen los certificados de calidad del centro a la formación del profesorado y basan los éxitos educativos en los resultados de las notas de acceso a la Universidad. Los padres, por su parte, no han entendido que la esencia de la educación se realiza en el hogar. En un amplio porcentaje se han convertido en sufridores junto a sus hijos en los cursos de Primaria, entre 6 y 11 años, de la gran cantidad de horas que pasan en el colegio, más las actividades extraescolares -muchas veces obligadas por la difícil conciliación entre el trabajo y el hogar-, y por las tareas escolares que a diario llevan a casa.

La polémica regresa cada curso de manera cíclica a los ambientes escolares: ¿son necesarias las tareas escolares?, ¿cuántas son adecuadas? Las posturas están tan encontradas que por cada padre que considera innecesarios los deberes en casa hay otro que opina que son insuficientes. Y esto es así porque cada alumno es un mundo, cada hogar también y la educación debería saber aprovechar más en las aulas las cualidades y las capacidades de cada alumno a través de la motivación, la investigación y las prácticas, y en casa reforzar esas habilidades con la socialización, los juegos, la lectura…

Una conocida regla educacional establece que el tiempo dedicado a las tareas escolares en casa debería aumentar con la edad a partir de los 10 minutos en el primer curso de Primaria, 20 en el segundo, 30 en el tercero, y así sucesivamente… pero ni es lo habitual, ni la coordinación entre profesores lo hace posible, y al final lo que consiguen es un rechazo de los menores a los deberes, tensiones innecesarias en casa para obligar a los pequeños a realizarlos y un agotamiento de los niños y de los padres sin que a estos últimos les quede tiempo para jugar.

También hay una norma no escrita entre la comunidad docente sobre la utilidad de las tareas para inculcar el valor del esfuerzo personal y de la responsabilidad en la formación, pero los detractores de ellas las rechazan porque, aseguran, deberían formar parte del proceso de aprendizaje en el aula y pueden originar desigualdades sociales según el tiempo que los padres puedan estar con los hijos o las condiciones del hogar.

La realidad es que los padres realizan las tareas con los menores en los primeros cursos, bien para que no se distraigan bien porque no saben hacerlas solos, y esa dependencia resulta después contraproducente al quitar autonomía y responsabilidad a los niños. Además, crea una competición entre los padres por tener que saber temarios ya olvidados o preocuparse por las calificaciones más que los propios hijos al realizar ellos los trabajos para que tengan más tiempo libre.

El profesor Harris Cooper, de la Universidad de Duke (Estados Unidos) ha estudiado durante años la eficacia de hacer deberes para conseguir mejores notas y ha llegado a la conclusión de que estos sólo son positivos si son adecuadas para la edad de los alumnos. Es decir, no habla de eliminarlas, sino de limitarlos, porque hasta una edad adolescente no se demuestra su eficacia.

En el medio, por tanto, está la virtud. Si los padres somos los primeros convencidos de que el futuro está en la globalización, en saber trabajar en equipo, en la creatividad y en los idiomas, propiciemos una educación que prepare a los profesores, motive a los alumnos y que los enseñe a pensar, de tal manera que las tareas escolares sean lógicas, adecuadas y útiles, no una rutina contraproducente y una especie de castigo antipedagógico diario. Es una cuestión de calidad y de practicidad, no de cantidad.

viernes, 27 de marzo de 2015

Jordi Adell: “Las TIC no hacen bueno o malo a un docente”

Fuente: Tiching
Fecha de publicación: 20-02-2015
Jordi Adell | Tiching
Así era...
Jordi Adell
Docente, conferenciante, especialista en TIC.
Reconoce que de pequeño aprendió a leer gracias a los tebeos Pumby. Cree que estamos amargando la vida de los niños echando del sistema a los que no siguen las clases con normalidad y reivindica el valor pedagógico del error. Actualmente es docente, especializado en nuevas tecnologías aplicadas a la educación, y dirige el Centre d’Educació i Noves Tecnologies de la Universitat Jaume I de Castellón.



















Antes que nada, ¿qué entendemos por tecnología educativa?
La tecnología educativa es una rama de las ciencias de la educación, de la pedagogía, que trata el uso de los dispositivos tecnológicos, en su sentido más amplio.

¿Cómo podemos mejorar la calidad de la enseñanza mediante el uso de las nuevas tecnologías?

Poniéndolas al servicio de la buena pedagogía. He aprendido que las nuevas tecnologías no hacen bueno o malo a un profesor, ya que éstas, por sí mismas, prácticamente no sirven para nada en las escuelas.



¿Cuál es la mejor forma de integrar las nuevas tecnologías en el aula?
La mejor forma de integrarlas es que los profesores se auto formen y que entiendan cómo funcionan y qué pueden cambiar con ellas. Lo esencial es que estén convencidos del enriquecimiento que les pueden aportar. Si un profesor considera que lo que está haciendo ya es perfecto y que el currículum que tenemos es suficiente para preparar a los niños y a las niñas para esta sociedad, lo normal es que no esté motivado para introducir nuevos elementos para el aprendizaje.

Se conformará…
Aún así, cada vez hay más profesores convencidos de que el sistema educativo actual no responde con suficiente rapidez a las demandas del entorno social y están empezando a incorporar la tecnología en sus aulas.

¿Qué implica esta incorporación?

Otra manera de conocer, de relacionarse con los temas, de plantear el aprendizaje en el aula, más abierta y más colaborativa. Se deben derribar los muros de la escuela, no concibiendo los centros docentes como islas sino como nodos. Este es un cambio muy importante de mentalidad que, aunque un creciente número de maestros ya ha hecho, hay muchos otros que todavía no, como tampoco lo ha hecho la administración.

¿Por qué cree que la administración no ha hecho este cambio de mentalidad?

Tenemos una administración educativa que añora el pasado, ya que con las nuevas leyes intentan volver a las materias básicas, al currículum lleno de contenidos y siguen pensando que una persona educada es una persona que posee mucho conocimiento.

¿Qué debemos entender por una persona educada?
En la sociedad de la información, una persona educada es aquella capaz de seguir aprendiendo cuando necesita adquirir conocimientos y que lo sigue haciendo no sólo a lo largo de su vida sino también a lo ancho. Es decir, la educación ya no sólo tiene lugar en las instituciones educativas sino que cada vez hay más sitios desde los cuales es posible acceder al conocimiento y a procesos de formación.

¿Qué debería hacer la administración en este sentido?

Repensar la escuela globalmente, replantear el currículum de arriba abajo y reflexionar sobre los fines de la educación. Yo creo que esta administración está construyendo un país con un sistema educativo de camareros y paletas.

¿Cómo le gustaría que fuese el currículum educativo?

Debería ser más corto, sin tantos contenidos. Me gustaría que cuando los niños y niñas acabaran la educación obligatoria no odiaran leer por culpa de haberles embutido la literatura y forzado a leer libros que no les motivan.

Interesante…

También creo que deberíamos replantear nuestros métodos. Con un 30% de fracaso escolar en España, habría que reflexionar sobre si la metodología que utilizamos es la correcta, si la pedagogía del esfuerzo no habría que dejarla de lado y pensar en maneras alternativas de hacer las cosas. Y, por último, deberíamos mejorar considerablemente la formación inicial del profesorado.

¿En qué sentido se debería mejorar su formación?

Debemos tener en cuenta que un profesor no debe ser alguien que sabe únicamente de una asignatura, sino que debe conocer la materia, amarla y ser capaz de transmitir ese disfrute. El buen maestro es el que sabe enseñar y ayuda a aprender a los alumnos.

¿Pueden las tecnologías ayudarles a enseñar?

Yo creo que sí, ya que les permiten abrir sus horizontes. Sin éstas los docentes están muy limitados a su centro educativo, a su aula y a su libro de texto. Además, con ellas, encuentran profesores que tienen sus mismos problemas. Una comunidad de práctica, en la que pueden compartir experiencias, preguntar dudas, aprender buenas prácticas…

Y a los alumnos ¿qué ventajas les aportan?

Con el adecuado conjunto de competencias, estas tecnologías les permiten aprender lo que quieran. Pueden conseguir sus propios objetivos, pueden ver visiones contrapuestas a las que les da el sistema educativo, ampliar lo que les dicen sus maestros, alfabetizarse en la lectura y en la escritura de múltiples formatos…

Por tanto, otorga una gran trascendencia a herramientas como Tiching.

Este tipo de plataformas cumplen una función fantástica que es la de favorecer el desarrollo profesional de los docentes. En un mundo en el que podemos acceder a tanta información, la clasificación que ofrece este tipo de herramientas ayuda a no perder el tiempo para encontrar los contenidos más adecuados. También permiten a los docentes trabajar en equipo y no estar aislados.

Como han estado siempre…

Los docentes, a diferencia de otros colectivos profesionales, no acostumbran a contar y compartir el trabajo que realizan. El profesor desarrolla una tarea muy relevante, pero a menudo no le otorga la importancia que se merece y no se atreve a divulgarlo más allá del aula. Cambiar esta mentalidad costará mucho, pero precisamente por este motivo, es importante que los profesores empiecen a adquirir estas prácticas desde la universidad.

miércoles, 25 de marzo de 2015

AYNI

Por: Diego Lerner

  • Entrevista a Pablo Fidalme co-creador de Ayni, junto a otras 10 familias, institución de educación alternativa ubicada en Villa Ortúzar, Capital Federal. Su hija participa de este proyecto. Por Diego Lerner

¿Contanos un poco qué es Ayni?
Empezó siendo un sueño de varias personas. A partir de un descubrimiento personal de cada una de las familias que hoy lo componemos: entender que es necesario alternativas al sistema educativo existente.
Nos juntamos lo pusimos en común y a partir de ahí empezamos a desarrollar hasta llegar a lo que es hoy.
¿Cuándo empezaron a hablar sobre este sueño?Hace un año (2014). Todas las personas que nos juntamon, profesionales de distintos ámbitos, ya veníamos en la búsqueda, que coincidimos, cuando nos encontramos. Hoy somos diez familias. El ámbito que nos juntó fue capital federal, hacer algo en la ciudad (Que es lo difícil). Decimos que tener una escuela alternativa en el medio del monte es fácil, por así decirlo. Nuestro desafío es llevar nuestra propuesta en una ciudad.
¿Cómo surge la idea de tener algo alternativo? ¿Por qué?
En mi búsqueda personal estaba convencido de que hacía falta un cambio. Que el mundo mismo pide un cambio en lo que es la educación.
Descubrí que lo que uno trae de chico, la creatividad, las ganas de investigar, de jugar, lo autodidacta, el sistema educativo actual lo mata.
Entras en un sistema en el que te preparan para en un futuro ser alguien en la vida. ¡¿Qué?! ¿A los dos años no sos nadie en la vida?
A partir de ahí uno empieza a buscar de qué manera se puede dar esta diferencia.
En la búsqueda se abrieron un montón de puertas; existen un montón de comunidades y de personas buscando estas alternativas a nivel mundial y a nivel local, a nivel jardín, primario y universitario. En mayor o menor grado ligados al sistema legal educativo. Lo que empezamos a aprender como adultos es que hay que deshaprenderse de todo lo que traemos, sacarse todo lo que uno trae de adentro para poder empezar a ver que existe un mundo distinto y una manera distinta, que se puede volver a esa raíz, esa “cosa” de investigar de querer aprender y pensar que todo lo que te rodea te enseña algo. Crecer con esa idea es la forma más libre de desarrollarte. Crecer desde lo emocional, lo cognitivo, etc. No solo “aprender por notas”.Existen otras formas, de aprender distinto. De ahí surge este proyecto.
¿Tu hija cuántos años tiene y cuándo arranca?
2 años y arranca ahora.
¿Cuáles son tus miedos? ¿Y tus motivaciones?
Ahí dijiste dos palabras muy importantes. Con mi señora tenemos muchos miedos. Es algo desconocido, algo que no tuvimos. Lo más fácil sería anotarla en un colegio y que  se ocupen de educarla, llevarla e ir a buscarla a la hora que tenga que hacerlo. Y, después, en mi casa tener la educación de familia que tiene que tener, que es la base.
Nosotros empezamos a instaurar esta forma de dejarla desarrollarse naturalmente. Con los límites impuestos pero de una forma más amorosa. Creíamos importante que esto continúe en su educación fuera de nuestra casa por eso buscamos una institución que se asemeje a nuestros intereses. De ahí surge este espacio. Los miedos son lo que nos mueve a hacerlo. El miedo es nuestra motivación. Lo usamos para impulsar el proyecto, no para frenarlo.
Pero es educación viva, porque hoy es esto y con el tiempo puede ser otra cosa. Está todo gestado y armado por las familias y los chicos, con lo cual no hay nada preestablecido. Sí hay un camino por donde ir. Pero no está todo establecido, no está cerrado.

En el colegio hay un cronograma. Yo sé que el lunes que viene empiezo las clases y tengo todo lo que voy a hacer hasta fin de año: Qué le voy a tomar, qué no le voy a tomar, cuándo, de qué forma y cómo los voy a evaluar. Acá no. Acá los intereses los ponen los chicos junto a las propias familias.
El miedo y la motivación so que pisas sobre terreno desconocido, descubrir algo nuevo.
¿Cómo funciona en la práctica?
Hoy por hoy, cuatro veces por semana, tres horas, por la tarde. En un espacio alquilado.
Vamos a poner una cuota que cubra los gastos básicos. También las propias familias vamos a generar eventos, emprendimientos que puedan hacerlo sustentable.
Sabemos que genera el doble o el triple de implicancia familiar en la educación de los chicos. Hay que estar, hay que gestar el propio espacio, hay que acompañar. Tratamos de que haya alguien familiar que acompañe al adulto y/o guía que va a estar en el espacio y una vez por semana o cada dos realizar reuniones de padres donde podamos aportar ideas, inquietudes que traigan nuestros hijos a casa y allí buscar la mejor respuesta. Alguna salida para los chicos. Capacitaciones propias para saber como manejar un tema “x” en nuestras casas, etc. El espacio funciona así, autogestionado por la familia.
Es inclusivo. No importa los recursos económicos que tenga la familia. Si no los tiene vamos a vercómoo entre todos podemos solucionar el problema.
¿Qué valor agregado tiene este espacio?
No te lo puedo poner en comparación, pero sí te puedo decir qué va a lograr acá:
va a continuar con su naturaleza de chico, va a aprender jugando sobre lo que le interese.
¿Es jardín solo?
Hoy por hoy arrancamos con chicos de 2 a 5 años.  Estamos tratando de armar un grupo de 6 a 9 años. Estamos limitados por el espacio. Queremos hacer algo de jerarquía por lo que a medida que aumente la cantidad también tendremos que aumentar los recursos. Otro acompañante implica otro sueldo, otro sueldo implica elevar el valor de la cuota por lo que tendremos que generar más ingresos, etc.

Retomando al tema del valor…
Desde que nace hasta los 2 ó 3 años la preocupación principal de la familia es que aprenda a hablar y a caminar. Vos a los 3 años lo estás llevando a un lugar a que esté sentado y calladito la boca: tiene que pedir permiso hasta  para ir al baño.
Lo que tratamos en este espacio es que se desarrollen libremente con la libertad bien entendida. Que se guíen por sus expectativas, por su experiencia e intereses y que, a partir de ahí, consigan los aprendizajes que ellos quieran. Llegarán a la lecto-escritura a través de querer leer un cuento; empezarán viendo imágenes, aprenderán los colores y que si los mezclamos tenemos otros, etc. Solos, si les interesa y en el momento que les interese y para lo que a ellos les interese como herramienta.
Vivimos en un mundo donde la información la tienen en la palma de la mano. Enseñémosle a usar de forma adecuada la tecnología para que  puedan nutrirse de esto. Siempre desde la mirada de un adulto, pero guiados por sus intereses.

¿Cuáles fueron las repercusiones que tuviste cuando compartiste la noticia de que tu hija iba a estar recibiendo este tipo de educación?
Antes que nada quiero aclarar que hoy por hoy se encuentra desescolarizada. Pero con el proyecto de armar una asociación civil que nos permita generar o ir a buscar una ley que me diga que estoy educando a mi hija. No quiero que tenga títulos o notas.
¿Repercusión? Primero, ignorancia. Nos sentimos increpados: “Estás loco”, “Vas a ir preso”, “La ley no lo permite”, “Tu hija no se va a poder insertar en la sociedad”.
Siempre explicamos que ya está insertada en la sociedad. Nació en la sociedad. Vive. Ya es alguien. No es que deja de estar en la sociedad por ir a un modelo educativo distinto.
Lo que queremos lograr es que el domingo cuando nadie tiene ganas de ir al colegio, mi hija esté ansiosa porque sea lunes. Quiero que todo el mundo lo logre. Me encantaría que todo el mundo pueda estar contento porque al otro día va a trabajar de lo que le apasiona, para eso hay que desarrollarse de una manera que vos generes hacer lo que vos quieras.
Hoy el mundo te va nutriendo de las necesidades que tenés. Uno, en el futuro, se presentará en el trabajo con saberes y no con títulos. Ése es el ideal.

Muchas veces que ciertas personas se me pongan en contra o me recriminen el futuro que estoy eligiendo para mi hija confirma más mi  decisión: Si esta persona me dice que estoy equivocado es porque, entonces, estoy en lo correcto.
¿Qué trabas legales tienen?
Ninguna. La “traba legal” está en que no está reconocido como sistema educativo y  vamos a buscar que sea identificado como tal.
Que no me digan “estás dentro del sistema educativo” pero sí quiero que digan “Este señor Pablo está educando a su hija”.

¿Qué están haciendo para llegar a eso?

Como es nuevo y está naciendo ahora estamos generando un estatuto para ser una asociación civil y, a través de ella, buscar los recursos para la legalidad y juntarnos con otras escuelas vivas o de educación alternativa. Reconózcanos que estamos educando.
Hay muchas escuelas alternativas en Uruguay, Brasil, Argentina. Se está generando una comunidad mundial.
La educación está cambiando. El sistema se cae y no sabe cómo hacer para retener a las familias.
¿Por qué un chico va a elegir un sistema educativo en donde, luego de criarse libre, en caso de haberlo hecho, le digan en qué momento, a qué edad tiene que aprender algo que capaz no le interesa? ¿Y si no lo aprendo?
¿Me van a preparar para lo que yo haga más adelante? ¿Y si más adelante yo no quiero hacer eso? ¿Preparar para qué?
No está mal el que elige eso para sus hijos. Pero dejemos que los que elegimos otra cosa tengamos nuestro espacio.

¿Cómo crees que la nueva tecnología ayuda a transformar la educación?

Es una Percepción personal. En estos espaciosde de educación alternativa tenes mucha gente que prefiere lo natural, la vida en la naturaleza por sobre la tecnología. Para mí, la tecnología, es cien por ciento útil e interesante. Pero hay que enseñar a usarla.
No entiendo cómo en un secundario se le saca el teléfono a los estudiantes. Si hoy por hoy se maneja todo por ahí. Hay que sumar el celular a las materias.
Tenemos que sumarle al libro, la tablet. Es parte del futuro. Hay que combinar todo. La tecnología es una herramienta. Y el ejemplo somos nosotros.
El mundo de mañana está ahí. ¿Cómo se lo vamos a negar?


Más información sobre Ayni, aquí

"Ninguna mujer nace para puta"

Fuente: TEDx Tigre


Sonia Sanchez fue explotada sexualmente durante 6 años. Hoy une su experiencia de vida a la reflexión teórica y política sobre temáticas de género, trata de personas y prostitución.

martes, 24 de marzo de 2015

María Acaso: “Tenemos que devolver el placer a las aulas”

Fuente: Tiching
Fecha de publicación: 22-01-2015
Maria Acaso |Tiching
Así era...
María Acaso
Coordinadora de la Escuela de Educación Disruptiva de Fundación Telefónica y autora de REDUvolution
Si a María le hubieran cedido un mural de su clase habría dibujado una playa paradisíaca para hacer más agradables las horas de clase. No fue el caso, pero como se le daba bien dibujar la mandaron a estudiar Bellas Artes… ¡Algo es algo!








¿Cuál crees que es el mayor problema del sistema educativo actual?
Que el placer ha quedado fuera del sistema: la pasión por aprender es algo innato en el ser humano y que, paradójicamente, la escuela va matando. Cuando somos pequeños experimentamos sensaciones placenteras cuando descubrimos cosas nuevas, cuando aprendemos, etc. Es algo innato, pero las instituciones que se han creado para fomentar esto están matando la pasión por aprender y el disfrute. Hasta que no devolvamos al sistema educativo el placer, seguirá generando fracaso escolar.


¿Dónde está el placer en estos momentos?

Pues en los videojuegos, por ejemplo, en estar en el patio con tus amigos, en las series de televisión, etcétera. Debemos mirar qué elementos hay en estos momentos donde niños y jóvenes experimentan placer y devolverlo al aula. Ésa es la clave.

¿Por qué crees que se perpetúa un sistema que no está funcionando?

El sistema educativo actual es industrial, y daba respuesta a las necesidades de una sociedad tipo. Antes lo que se necesitaba eran peones, personas que no estuvieran enseñadas si no entrenadas: que aprendan tareas específicas, memoricen y repitan, algo que pueden aplicar a modelos productivos como el industrial. Lo que está claro es que nosotros ya no tenemos ese modelo fabril, es más, estamos en un momento que no sabemos ni siquiera cuál es el modelo que vamos a tener, a qué se van a dedicar nuestros niños y niñas.

¿Tiene relación con los cambio sociales que estamos experimentando?

Por supuesto. No es sólo la educación la que está cambiando, se convulsa el mundo del periodismo, la forma de movernos por la ciudad con aplicaciones para compartir vehículo o cómo nos planteamos las vacaciones compartiendo viviendas con personas que desconocemos. Por nuestra parte, nos toca repensar cuál va a ser la alternativa a la escuela tradicional.

¿Hacia dónde debe ir el modelo educativo si no sabemos hacia donde va la profesionalización?

Debemos ir hacia lo que sí sabemos, y en este momento son tres puntos clave. El primero de ellos es que deberán ser niños y niñas creativos y propositivos, es decir, que tengan capacidad para resolver problemas y situaciones desde planteamientos nuevos. Por otro lado, también deberán saber trabajar en grupo y de forma cooperativa, así que hay que fomentar el trabajo colaborativo. Y por último, serán profesionales motivados, que les guste el trabajo que hacen.

¿Qué consejos darías a los docentes que tienen la inquietud de ofrecer a sus estudiantes esta educación alternativa?

Para empezar, que busquen las fórmulas para que las aulas dejen de ser centros de aburrimiento. Yo estoy trabajando ahora con un concepto al que llamo “pedagogía sexy” y que tiene que ver con lo que hemos comentado del placer. A día de hoy tenemos a los estudiantes narcotizados 8 horas al día. La escuela debería ser todo lo contrario, un lugar para la excitación y la efervescencia. Todo lo que ocurre cuando juegan, cuando están con sus amigos, etc. debería suceder en el aula. Tenemos que abandonar la farsa que es la escuela hoy día, en la que los profesores hacen ver que enseñan y los alumnos hacen ver que aprenden. Está más que demostrado que el aprendizaje no se produce así.

¿Y por donde se empieza?

Yo creo que es muy importante evidenciar que el problema es la brecha metodológica. El problema no son los contenidos, para ello tenemos a Google y las TIC. Lo importante aquí es la metodología, que va a hacer el alumno cuando llegue a clase, desde que entra hasta que sale, entienda la clase como el todo, desde el mobiliario hasta los índices de participación.

Pero no existe una metodología mágica, ¿verdad?No, por supuesto. Lo que tenemos que tener claro es que cuando lleguemos a un método interesante, esa metodología no va a ser un modelo que podamos aplicar a todo lo que hacemos. Sólo nos basaremos en ella para romperla constantemente.

¿El profesorado está formado para afrontar una ruptura como ésta?

Sé que suena un poco bestia, pero si por mí fuera, echaríamos abajo todas las facultades de Magisterio y las levantaríamos de nuevo. La formación inicial del profesorado es uno de los grandes dramas de la sociedad española, pero debemos analizar también el perfil de personas que se decanta por Magisterio. Es una carrera que mucha gente escoge porque no sabe lo que quiere, y esto le parece fácil. Debemos hacer como Finlandia, que buscan los mejores expedientes para que sean profesores, pero además que sean personas que estén involucradas en el cambio. No es asumible escuchar a profesores que te dicen que han preparado una unidad didáctica que les durará los próximos diez años. La formación del profesorado es muy importante, y además debe reciclarse periódicamente e ir ampliando sus conocimientos constantemente.

¿Crees que hay una oferta amplia para fomentar la formación continua del profesorado?

Dentro de las universidades no. Las formaciones y los aprendizajes más interesantes para los profesores se están llevando a cabo fuera de los centros universitarios; por ejemplo, en museos, en fundaciones, en colectivos auto gestionados. Por ejemplo, en Fundación Telefónica promovemos sesiones formativas que abordan temas que difícilmente se trabajan en la universidad, pero que son situaciones con las que el profesorado se encuentra. Este año proponemos una que se llama “Salir del armario” y que pretende abordar la diversidad afectivo-sexual en el aula. El tema del sexo es muy importante trabajarlo y ofrecer a los alumnos una visión alternativa alejada del porno al que tienen acceso. Muchas de las conductas violentas que detectamos a temprana edad tienen que ver con el modelo sexual al que acceden.
Los profesores deben saber afrontar estas situaciones y dar alternativas atractivas.

¿Y la universidad no está dando respuesta a esta necesidad?

No, en absoluto. La universidad es una institución anquilosada y conservadora con formas de trabajo súper burocráticas y complicadas. Yo participé en un máster universitario para profesores de Secundaria y en el cuerpo docente que impartía el máster no había ni un solo profesor de Secundaria, nadie que experimentara el día a día de los que iban a ser nuestros alumnos. Esto no tiene ningún sentido.

¿Se crean espacios para reflexionar sobre esta situación?

Hay muchos colectivos que se unen para debatir y proponer cosas muy interesantes, por suerte sí. También se crean espacios para el debate como el TEDexBarcelona de Educación, donde participo como ponente para reflexionar conjuntamente sobre la falta de motivación y placer en las aulas.

¿Por dónde crees que debemos empezar a repensar la educación?

En mi último libro detallo mis 5 “mantras” para todos aquellos docentes que quieren romper con las prácticas habituales. El primero de ellos es desterrar de nuestra mente que el alumno aprende aquello que le enseña el profesor. Debemos asumir que esto se produce de forma diferente, y podemos apoyarnos en muchos estudios para justificarlo. Si asumimos esto, el control dejará de ser el centro del proceso. El segundo mantra también es decisivo: en el aula hay que revertir las dinámicas de poder. Muchos profesores entran en el aula y parecen unos tiranos. Para ello me parecen muy interesantes las comunidades de aprendizaje donde los flujos de conocimiento son más abiertos.

¿Qué más ejes clave propones?
Debemos recuperar el cuerpo en las aulas. No solo pensamos y aprendemos con la cabeza, el cuerpo tiene un papel decisivo en las experiencias de aprendizaje. Aprendemos más cuando estamos en movimiento que cuando estamos quietos. Pero además de esto, tener a los niños y niñas atados a una silla ocho horas al día es una locura, tanto desde el punto de vista de su salud como desde el aprendizaje: les estamos cercenando.

Tenemos que repensar los espacios, el mobiliario, las aulas al completo. Las propuestas más innovadoras al respecto también se están proponiendo desde colectivos externos a la educación. Es necesario redistribuir y repensar físicamente las clases para abrirnos a nuevas oportunidades.
Otro aspecto clave es el de romper con la experiencia del aburrimiento y esto está relacionado con este proceso bulímico de atiborrarse de datos, vomitarlos en el examen y al día siguiente no acordarse de nada. Hay que volver al placer, a buscar la experiencia que a veces puede derivar en errores, o en frustración, pero siempre sacude. Esto activa el pensamiento crítico.

¿Y por último?

La evaluación. Vivimos inmersos en un sistema educativo que está basado en la evaluación, debemos abandonarlo y pasar a uno basado en el aprendizaje. Hay que repensar la función de los exámenes.
Estas son sólo algunas propuestas básicas que creo que son interesantes para empezar a repensarse como profesor.

sábado, 21 de marzo de 2015

Sor Innovación, la monja que está revolucionando la educación española

Por: Hector Barnés
Fuente: El Confidencial
Fecha de publicación: 31-01-2015

  • La madre Montserrat del Pozo, directora del colegio Montserrrat de Vallvidrera, ha implantado con éxito las teorías de Howard Gardner en el ámbito educativo
    Montserrat del Pozo estudió Filosofía y Letras, tiene un máster en Psicología y Gestión Familiar y estudió en la Universidad de Harvard.

El 11 de mayo de 2011, el psicólogo Howard Gardner, creador de la teoría de las inteligencias múltiples, recogió en Oviedo el Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales. Le acompañaba la madre Montserrat del Pozo, directora del colegio Montserrrat de Vallvidrera, centro que el profesor de la Universidad de Harvard había visitado esa misma mañana. ¿Qué hacía un hombre así en un sitio como ese? Conocer de primera mano los frutos que su trabajo había dado: el centro implantó a mediados de los noventa un método educativo basado en sus teorías.

“En el año 1986, empezamos a estudiar el caso del alumnado que llegaba a COU y se veía obligado a dejar las actividades extraescolares, como los adolescentes que competían en natación o tocaban un instrumento muy bien, para aprobar”, explica Montserrat a El Confidencial. “Eso no era bueno, una persona competente debe ser capaz de hacerlo todo”. Poco a poco, sus investigaciones les hicieron centrarse en la organización neurológica del cerebro durante la primera infancia y, más tarde, en las teorías del autor de La nueva ciencia de la mente (Paidós). El proyecto estaba en marcha.

En el colegio se trabaja el aprendizaje cooperativo, la inteligencia interpersonal y la intrapersonal, la psicología del optimismo de Martin Seligman y lo racional-emotivo
“Nos dimos cuenta de que esto nos llevaba a que el alumno fuese protagonista de su propio aprendizaje y a una serie de metodologías proactivas”, explica Del Pozo, nueva emprendedora de la red Ashoka desde este mismo año. “Lo importante es que el alumno y el centro se lo crean en todas las actividades que llevan a cabo para que el alumno no se limite a escuchar y transmitir lo que dice el profesor, sino que sea él quien responda y plantee otras preguntas al profesor”. Una visión innovadora de la educación que ha conseguido que el Colegio Montserrat sea uno de los centros privados mejor valorados de Cataluña.

Se trata de un enfoque ecléctico, como explica la religiosa: “Se basa en ideas de neurólogos, de pedagogos, de economistas, de psicólogos, de sociólogos…”, resume. “Se trabaja el aprendizaje cooperativo, la inteligencia interpersonal y la intrapersonal, la psicología del optimismo de Martin Seligman y lo racional-emotivo”. Ello también se traduce en la forma en que las clases se imparten, y que no tienen nada que ver con la lección magistral, sino que se utilizan juegos, fichas o relatos para impartir los conocimientos.

La fórmula del éxito

¿En qué se refleja esta metodología innovadora? El alumno que estudia en el colegio Montserrat arranca su jornada con unos breves momentos de reflexión en los que toma conciencia de que el día ha empezado. Justo después, desarrolla el plan de la jornada y sus objetivos, tanto para el mismo día como para la semana o el mes en el que se encuentra. Estas notas son contrastadas con su profesor-coach y sus dos compañeros del grupo base. Las clases se desarrollan a lo largo de varias horas y en ellas se llevan a cabo proyectos interdisciplinares. Por ejemplo, durante la pasada semana, los estudiantes desarrollaron un proyecto sobre el Renacimiento que expondrán a sus padres y para el que han escrito poesías, han pintado cuadros y han analizado textos.


Una vez han invertido parte de su mañana en este proyecto, los alumnos se concentran en los de otras materias, como Física y Matemáticas o, por la tarde, de Lengua. “El alumno es autónomo, no es ‘¡pip!’ y cambio de clase, sino que tienen que gestionar ellos mismos su tiempo para hacer todo lo que deben hacer y sacar el máximo rendimiento, y luego confrontarlo con el profesor y su grupo para que esto se convierta en realidad”. Una realidad que no sería posible sin los profesores. ¿Cómo debe ser un docente que trabaje en el colegio Montserrat? La religiosa destaca “sus ganas de aprender y de ser un investigador en el aula”. Da igual su edad o formación, puesto que como recuerda, todo se puede aprender; lo importante son sus ganas y dedicar tiempo a su profesión.

A algunos padres les ha costado comprender este tipo de educación en la que el alumno disfruta con lo que hace, porque algunos siguen pensando que la letra con sangre entra
Por supuesto, un sistema tan innovador puede despertar suspicacias entre los padres y alumnos. ¿Cuáles son las más frecuentes? “A veces les ha costado comprender este tipo de educación en la que el alumno disfruta con lo que hace, porque hay padres que siguen pensando que la letra con sangre entra y que la educación debe ser costosa”, explica la educadora nacida en Venezuela. Tampoco todos los alumnos, ni siquiera los más estudiosos, están siempre dispuestos a cambiar su visión de las cosas. “Hay un tipo de alumno que quiere las cosas hechas, y es competente, porque quiere estudiar, hacer el examen y ya está. En nuestro sistema no se sacan buenas notas con un examen, sino en el día a día y presentando las cosas cuando tocan”.

No obstante, los buenos resultados han terminado por dar la razón a la conocida como Sor Innovación, como fue bautizada por Manuel Campo Vidal. “Muchos papás han terminado viendo que la mejor manera es trabajar en grupo, saber discutir proyectos, ver más allá, generar interrogantes y nuevos planteamientos…”, explica Montserrat. No obstante, y a pesar de que algunos colegios han seguido sus métodos, aún estamos muy lejos de vivir una revolución semejante a la que su centro ha promovido. ¿Por qué? “Nuestro paradigma es el proceso, pero antes de implantar la renovación ya se piensa en los resultados. Hay gente que piensa que la educación debería ser de una determinada manera, pero ya dijo Bauman que todo es líquido. Si se cuida el proceso, todo saldrá bien”.

Un nuevo estudiante para un contexto cambiante¿Qué distingue al egresado del colegio Montserrat de otros de su misma generación? Para Del Pozo, tres factores: la confianza en sí mismo (“si va a una entrevista y no le sale bien, pensará en cómo hacer otra; si al profesor en la Universidad no le gusta, hablará con él”); disponen de muchos recursos, producto de su educación en las inteligencias; y gozan de un espíritu deemprendimiento social (“lo que han aprendido es para darlo a la sociedad”). El centro se ha adaptado así a los cambios que desde los años 80 se han producido en la sociedad, y que tan sólo se han asomado tímidamente a los colegios: “La educación muchas veces no responde a ese contexto, las acciones son lentas; nosotros tenemos la audacia de generar una formación para el profesorado que da lugar a un cambio sistémico en el colegio y en toda la cultura del centro, no en una sola aula o un único profesor”.

Sin embargo, algunas de sus herramientas, como el desarrollo de las competencias o el trabajo por proyectos sí han sido recogidas por el Plan Bolonia o la reciente Ley Orgánica para la Mejora de la Educación (LOMCE), aunque Del Pozo cree que no se ha llegado lo suficientemente lejos. “Lo bueno habría sido que el cambio fuese total”, explica. “Hay quien incorpora proyectos, pero sin otros cambios, eso genera una tensión entre el centro y el alumnado.Las cosas a medias hacen daño”.

Ojalá el profesorado se crea que es el protagonista del cambio y genere un tipo de formación que se pueda llevar a las aulas
No obstante, Montserrat es una optimista, en parte por su visión religiosa del mundo, en parte porque cree que estamos en un momento en el que la unanimidad respecto a la necesidad de un cambio educativo favorecerá que este se produzca. “Ojalá el profesorado se crea que es el protagonista del cambio y genere un tipo de formación que se pueda llevar a las aulas”, concluye. “Estamos en un momento sensible, lo que pasa es que hay una serie de políticas o circunstancias que hacen difícil que el profesorado haga en las aulas lo que considera que es mejor. Me gustaría que hubiese una mayor autonomía de centros en la presentación de proyectos y que se destinasen recursos para que estos se lleven a cabo”.

miércoles, 18 de marzo de 2015

Elisabeth Nyamayaro: “La igualdad de género es clave para el progreso social”

Fuente: Tiching
Fecha de publicación: 05-03-2015Elizabeth Nyamayaro | Tiching
Así era...
Elisabeth Nyamayaro
Activista, asesora en desigualdad de género y miembro de la ONU Mujeres
De pequeña le fascinaba el inglés y siempre le ha apasionado correr y jugar a hockey. Considera el deporte una buena manera de promover la igualdad de género y le habría gustado que en su etapa de escolarización le hubieran hablado más abiertamente sobre la desigualdad entre hombres y mujeres. Actualmente es asesora senior en la ONU Mujeres.









¿Cuáles son los principales objetivos que persigue la ONU en materia de igualdad de género y empoderamiento de la mujer?
Desde la ONU Mujeres trabajamos para eliminar la discriminación de las mujeres y las niñas, en favor del empoderamiento de la mujer y para lograr la igualdad entre géneros en beneficio del desarrollo.




¿Cuáles son las cifras sobre desigualdad de género que más preocupan?
Los datos más preocupantes son los referentes a la violencia de género ya que, por ejemplo, hay estudios que revelan que el 70% de mujeres sufren violencia física y/o sexual a lo largo de sus vidas a manos de su pareja. Aun así, no debemos olvidar otros problemas de la mujer como el menor acceso a la educación, su participación desigual en el mercado laboral o las diferencias salariales.


¿Cuál es el perfil de mujer que más sufre esta problemática?

No hay un perfil específico, la desigualdad de género afecta a todo tipo de mujeres independientemente de su edad, país de nacimiento, nivel educativo, profesión… Aunque no tendemos a pensar en ellas cómo víctimas de esta problemática, las mujeres de países ricos, con un alto nivel de formación y con un trabajo cualitativo, también la sufren.

¿Qué importancia tienen los aspectos culturales en la existencia de esta desigualdad?
Son elementos muy importantes. A pesar de que cómo decíamos se trata de un problema global, presente en todos los países, podemos hablar de labores específicas a desempeñar, por ejemplo en países africanos, dónde todavía a día de hoy persisten aspectos culturales que promueven el patriarcado.

¿Cómo puede la educación ayudar a revertir esta situación?
La educación es un elemento clave, no sólo la escolar sino también la de los hogares. Si nos centramos en el mayor problema que es el de la violencia hacia las mujeres y las niñas, los hombres son, como muestran los datos, los que mayoritariamente la ejercen. Y estos hombres han sido criados por otras personas, por lo que es clave educarles desde el hogar en contra de la violencia de género.

¿Y en la escuela?
El papel instrumental que juegan los profesores es muy importante ya que los niños pasan gran parte de su tiempo en las escuelas con sus maestros. Por lo que los docentes se convierten en su modelo a seguir e influencian de forma directa en el modo de pensar y de comportarse de los alumnos.

¿Qué consejos darías a los profesores para que puedan contribuir a mitigar esta desigualdad desde dentro de las aulas?
Utilizaré una experiencia que me contó una profesora sobre una actividad que desarrolló en clase para concienciar a sus alumnos sobre las dinámicas entre ambos géneros. Preguntó a las niñas qué les gustaría que los niños hicieran para erradicar la desigualdad entre ellos. Y a diferencia de lo que esperaba, las niñas contestaron que no querían que hicieran nada en concreto, simplemente querían jugar juntos.

Básico pero fundamental…
Tendemos a separar los juguetes entre los que son de niños y de niñas e incluso las tareas según las habilidades que se requieren. Por lo que el reto consiste en encontrar una forma de no crear una división dentro de las clases, ya que la mejor manera de educar a los niños y niñas en la igualdad de género es tratándoles como iguales.

¿Qué se puede hacer desde los gobiernos para mejorar esta situación?
Hay muchas acciones que se pueden impulsar desde los gobiernos y desde las instituciones educativas. Con la campaña HeForShe estamos buscando el compromiso de los hombres, ya que para revertir esta situación los necesitamos a ellos, especialmente si tenemos en cuenta que los poderes que pueden ayudar a solventarlos están dominados principalmente por hombres.

Su papel es clave…
Es importante conseguir su compromiso como catalizadores y agentes de cambio, ya que en muchos países el problema no radica en la falta de legalización para proteger a la mujer sino que la problemática deriva de la falta de implementación de las leyes ya existentes.

Brevemente, ¿en qué consiste la campaña HeForShe?
Se trata de una campaña para conseguir el compromiso de los hombres ya que son parte de la solución y socios clave para solventar una problemática social, que no sólo afecta a las mujeres. Es la constatación de que la igualdad de género sólo se puede conseguir si hombres y mujeres trabajan en una misma dirección.

¿Qué importancia tiene contar con una actriz mediática como Emma Watson como embajadora de la ONU Mujer?
La idea era contar con una persona joven, con pasión, inteligente y comprometida que diera voz a la campaña y que ayudara a hacer llegar el mensaje a la sociedad. Ella está muy implicada y creemos que encarna los valores de la ONU Mujer. Su participación activa influenciará en la manera de sentir y pensar de los jóvenes a nivel mundial, hecho muy importante, ya que esta generación es fundamental para el progreso.

En este sentido, ¿cómo valoras el trabajo de la activista Malala Yousafzai en términos de concienciación?
Su trabajo es muy importante. Si antes decíamos que necesitamos el compromiso de más hombres para acabar con la desigualdad de género, también podemos afirmar que necesitamos más Malalas para ayudar a concienciar y educar a la sociedad en términos de igualdad de género.

Finalmente, más allá de los beneficios obvios para las mujeres para acabar con la desigualdad de género, ¿cuáles son las principales ventajas de esta igualdad para la sociedad?
Primeramente se trata de un derecho humano básico, pero su logro también tiene impacto en el ámbito socioeconómico. Si le otorgamos mayor poder a la mujer y potenciamos sus fortalezas damos impulso a las economías, especialmente a las subdesarrolladas, mejoramos la productividad y contribuimos al crecimiento. La igualdad de género es un elemento clave para el progreso de las sociedades.

martes, 17 de marzo de 2015

"Educación, qué poquita"

Por: Eva Hache
Fuente: El país
Fecha de publicación: 30-03-2014
  • Ojalá en las escuelas se dedicaran a sacar de nosotros todo lo que tenemos de bueno
Fotograma de Rebelión en las aulas (1967). Foto: Cordon Press


Cuando ya ha quedado claro que no somos todos iguales, ni siquiera ante la ley, seguimos instalados en la seguridad de la sota, el caballo y el rey. Las normas y las rutinas nos dejan tranquilos. ¿Por qué hacerlo así? Porque todo el mundo lo hace igual. Toma ya. Mal de muchos, consuelo de tontos todos. Uniformidad tranquila para incluso imponer el uniforme en colegios públicos, para que no surjan las envidias, en lugar de aprovechar para explicar lo necesarias que son la variedad y la singularidad. Tú no tienes unas zapas de marca y en sumas vas regular, pero dibujas como Antonio López, cariño mío. Calor, respeto y amor.

Que los maestros no tienen tiempo, que van muy liados. Lo siento pero me consta, me consta mucho, que hay profesores profesionales que decidieron dedicarse a enseñar por vocación, no por disfrutar de las largas vacaciones, que se preocupan de conocer a sus alumnos, de valorar lo que de distinto y especial tiene cada uno, de ser capaces de parar una clase sin miedo a un inspector cuasi contable para hablar de cosas importantes. Me consta porque he convivido con dos de estos maestros la mayor parte de mi vida. Vivían en mi casa y se llamaban papá y mamá. Y me educaron. Me enseñaron sobre todo a saber pensar para poder elegir. 

Educar viene del latín educāre, que significa sacar, extraer. Ojalá en las escuelas se dedicaran a sacar de nosotros todo lo que ya tenemos de bueno, en lugar de meter a la fuerza y con prisa lo que marca un ministerio de turno que solo quiere apuntarse un gol. Meter conocimientos de moda en vez de sacar nuestra curiosidad innata por saber. Meter datos con un embudo como a una oca el coñac para hacer paté. Pues perdonen, pero yo no quiero engordarle el hígado a mi hijo porque no me lo voy a comer. Y tampoco le voy a meter en la mochila 12 kilos de libros porque me niego a creer que seamos tan garrulos como para no poder enseñar a nuestros hijos a compartir y cuidar el material escolar. Ah, que hay deberes. Pues quítenlos. Usted, padre o madre de sus hijos, también intenta no llevarse el trabajo a casa. Como debe ser. Y tampoco tiene usted que repetir la EGB.

Alumno viene del latín alĕre, alimentar. Y ya sabemos que la comida rápida es basura y engorda el culo. Como estar sentado desde los tres años hasta los 18. Dieciocho años y el culo como un erredoce ranchera.

«El sistema educativo actual es un entrenamiento para aprobar exámenes». No lo digo yo, lo dicen expertos como Richard Gerver. Expertos que todo el mundo admira pero a los que nadie hace ni puñetero caso porque serán unos utópicos recalcitrantes que viven con los pies a un metro y medio del suelo. Ojalá todos pudiéramos al menos planear a veces, aunque solo sea a un palmo del zapato. Ojalá soñar.

Queremos hijos obedientes, que no llamen la atención. Pero también queremos adultos que no sean sumisos, que destaquen por algo, que sean creativos, asertivos, rebeldes si hace falta. Queremos hijos que no molesten pero que sepan luchar por sus derechos mejor que nosotros. Pues perdona que te diga, pero esto es como ir a un bar y pedirse un bocadillo de jamón pero sin pan.

¿Y si tus amigos se tiran por un puente? ¿Tú vas detrás? Claro que no. Todos queremos que nuestros hijos sean diferentes, únicos. Padres, maestros: gracias por intentarlo.

La felicidad ya es una asignatura

Por: Luis Ventoso
Fuente: ABC
Fecha de publicación: 04-03-2015
  • Colegios británicos imparten a sus alumnos clases para sentirse bien, porque no quieren ser «fábricas de examinar»

Sir Anthony Seldon es el director del Wellington College, un prestigioso internado inglés para alumnos entre 13 y 18 años, creado en 1859. Aunque sea una linajuda institución de la época victoriana, hoyse ha convertido en uno los centros educativos más avanzados del país. En 2006, Seldon introdujo las que se conocen como «clases de felicidad», una asignatura de una hora a la semana donde simplemente se trata de enseñar al niño a vivir. Profesores especializados promueven debates sobre las emociones, se fijan objetivos vitales positivos y se enseña al alumno a sobrellevar la tensión del día a día, incluso las que genera la nueva conexión constante a las redes.
Seldon está encantado con su experiencia. Alardea de que desde que Wellington ha implantado las clases de felicidad es el colegio del Reino Unido donde más han mejorado los resultados académicos convencionales. «El Gobierno del Reino Unido y otros de todo el mundo están cometiendo un error al plantear una disyuntiva entre los resultados académicos y la buena salud mental y el bienestar de los estudiantes. Las buenas escuelas son las que logran combinar ambas cosas». Seldon cree que ante el apremio de los buenos resultados inmediatos la mayoría de los centros se han convertido en «fábricas de examinar». Las clases de felicidad de Wellington se empiezan a impartir a partir de los cinco años.
Los niños están pagando la presión de los buenos expedientes tradicionales. Según la onegé Childline, uno de cada diez británicos menores de 18 años sufre ansiedad y depresión crónicas. En el 2014 se triplicó el número de niños que han necesitado apoyo por cuadros de estrés asociados a los exámenes, y se cree que solo reciben atención un cuarto de los que realmente la necesitarían. No es un asunto anecdótico, se calcula que 220 millones de niños en el mundo padecen problemas de esa índole. La mitad desarrollarán una enfermedad mental en la vida adulta, y se triplicarán también sus posibilidades de crímenes, abusos de drogas y suicidios.
Los especialistas británicos acaban de llevar su propuesta de clases de felicidad a la Cumbre Mundial de la Innovación que se ha celebrado en Doha. Allí, el profesor Layard, experto en felicidad de la London School of Economics, reclamó cambios en la educación «para dar tanta importancia a los conocimientos para vivir como la que otorgamos a saber leer y escribir, las necesidades derivadas de las emociones son tan importantes como el desarrollo intelectual». Además del sufrimiento que se ocasiona a los chicos, advierten que se producen también daños económicos, «porque está comprobado que los niños felices tienen luego más éxito y mejores resultados en sus vidas».

Mejorar el rendimiento

El problema es que la propuesta de aflojar el hincapié en los exámenes choca con el hecho de que el rendimiento de los niños del Reino Unido está cayendo respecto a sus pares de otros países occidentales en materias como alfabetización, aritmética y física. En general, la educación británica se basa menos en la memoria y la repetición que la española. Cuida mucho aspectos útiles en la vida, como saber hablar en público de manera persuasiva. Pero hay que reconocer que, por ejemplo, los conocimientos de gramática o de historia de cualquier escolar español son muy superiores a los de uno inglés.
En la comunicación de Doha los apóstoles británicos de la felicidad indicaron también que los padres están fallando: falta conversación y lecturas compartidas con los hijos. Además, abogaron por formar a más maestros especializados en el bienestar del niño y recordaron que los teléfonos móviles, bien utilizados, pueden ser también una herramienta útil en la tarea.

lunes, 16 de marzo de 2015

Hay esperanza: la Educación Pública puede cambiar

Fuente: De mi casa al mundo
Fecha de publicación: 08-03-2015

Soy maestra en la Educación Pública, y además soy interina, por lo que cada año cambio de destino, es decir, de centro educativo.

He trabajado siempre en la isla de Mallorca, pero prácticamente he visto de todo, desde centros de educación infantil y primaria hasta centros de educación secundaria (como es el caso del curso actual). A pesar que la isla tiene apenas 60km de largo es increíble la gran diversidad de equipos y de maneras de hacerque me he ido encontrando en el camino.

Sin embargo, puedo decir que en los últimos años algo está cambiando. Laspedagogías alternativas están emergiendo.

Pueden que sean las generaciones más jóvenes de docentes que con nuevas energías y convicciones queremos hacer que la educación valga la pena, y nos preocupamos por formarnos, por iniciar cambios.

O quizás sean los pésimos resultados de nuestro alumnado, en todos los aspectos; bajo nivel educativo, fracaso escolar desorbitado, absentismo escolar creciente, aumento exponencial de alumnado con dificultades de aprendizaje,… que obligan a que los maestros nos cuestionemos nuestro trabajo.

No lo sé, pero lo cierto es que el proceso de cambio que se inició en Cataluñahace unos años en algunas escuelas públicas que se atrevieron a enfrentarse a la Administración, y cuyo enfoque de pedagogía viva y activa muchos denominan como el “modelo catalán”está contagiándose a otras comunidades autónomas españolas.

Llevo semanas haciendo un pequeño trabajo de investigación buscandoescuelas públicas de nuestro país que se basen en pedagogías alternativasHe encontrado 40 (+2 mallorquinas que me van a servir de ejemplo), aunque estoy segura que debe haber alguna más.

Porque aunque la opción educativa para nuestra hija sea una escuela libre (la escuela Waldorf de Mallorca), sé muy bien que no todas las familias pueden permitirse pagar una escuela de este tipo, ya que desgraciadamente, y a diferencia de nuestros compañeros de la UE, en España no se conceden conciertos educativos para escuelas de modalidad libre. (Espero y deseo que algún día esto cambie).

Así que si te interesa saber qué escuelas públicas están transformando la educación de nuestro país, sigue leyendo…


¿Qué es una pedagogía alternativa?

Otra forma de funcionar. Otra forma de entender al niño y sus necesidades.
La llamamos alternativa porque hasta ahora son minoritarias frente a la prevalente, y en la mayoría de casos, privadas.  

Las pedagogías alternativas se basan en diferentes referentes pedagógicos; desde la pedagogía no directiva de los Wild, Montessori (de ambos te hablé un poco aquí), Waldorf (ya te expliqué por qué me gusta la pedagogía Waldorf aquí)  hasta las escuelas democráticas inspiradas por S. Neill, o también los referentes deEmmi Pikler o Reggio Emilia (una zona del norte de Italia que es reconocida mundialmente como una de las mejores propuestas educativas para primera infancia).

Te puedo asegurar que ninguna de estas opciones o caminos se basan en la obediencia ni en la competitividad y podemos encontrar algunos aspectos comunes:
2 ejemplos reales vistos desde dentro...

Como quiero explicarte muy bien la diferencia entre una escuela que de verdad es alternativa de otra que lo maquilla con un “hacemos proyectos” o “trabajamos por rincones” pero que en realidad siguen el modelo convencional y prevalente, voy a ilustrar mejor este artículo con dos ejemplos, dos proyectos educativos de Mallorca que trabajan muy duro por respetar el verdadero ritmo de los niñosy están abriendo nuevos caminos educativos. 

Creo que de esta manera podrás ver y entender mejor la diferencia cuando empieces a recorrer jornadas de puertas abiertas buscando el centro ideal para tus hijos.

Acabaré este artículo con la relación de todas las escuelas públicas que he encontrado que están dando pasos reales hacia este cambio.

Un ejemplo alternativo de escoleta infantil (de 0 a 3 años):

Escoleta Els Molins (en Sencelles, Mallorca)



Lo primero que te encuentras al llegar a este centro de educación infantil municipal en el centro de la isla, es una frase bien grande de Emmi Pikler que dice así:




El edificio es una construcción moderna que tiene sólo cinco años donde trabaja un equipo de maestras, educadoras y pedagoga (mi amiga Ainhoa) muy preocupadas por conseguir una escuela de calidad

Nada más entrar nos descalzamos, dejando los zapatos en la entrada y nos desplazamos por todas las salas que están muy abiertas, luminosas y accesibles.




La decoración es alegre y sencilla. Predominan los materiales naturales y  las texturas cálidas. Apenas encontramos elementos decorativos que ofrezcan formas definidas a los niños de forma externa y por tanto frenen su potencial creativo. Se entiende que el niño necesita un entorno sereno, sin sobrecarga de estímulos visuales.





Las aulas están abiertas y comunicadas entre ellas. Los niños pueden moverse libremente y son activos en su propio aprendizaje.

Trabajan por ambientes tres días a la semana. Es decir, hay varios entornos preparados por todo el centro donde los niños por sí mismos y mezclados por edad, eligen dónde quieren estar. 

Hay una maestra referente para cada ambiente y cada semana presentandiferentes elementos que los niños pueden manipular y descubrir.

Los ambientes los pueden ir cambiando según las necesidades e intereses que van detectando en los niños. Algunos de ellos son: ambiente de movimiento, de arte, de construcciones, de experimentación, a oscuras,…





Los otros dos días de la semana suelen hacer salidas por el pueblo y el entorno 
natural, buscando la conexión y el juego con la naturaleza y acaban la jornada con un cuento en forma de teatrillo de mesa, al estilo Waldorf (aquí te expliqué en qué consistía).

No hay horarios fijos. Los padres pueden llevar a sus pequeños a la hora que quieran o puedan, la escuela siempre está abierta,  y están invitados a quedarse si lo desean. 

La cocina está accesible. Los alumnos pueden interactuar en ella y participar en la elaboración de las comidas con la cocinera.

Los rincones de juego que tienen en los ambientes-aula están también muy pensados y preparados. Materiales de juego heurístico (esto es elementos de la vida cotidiana como la panera de los tesoros que te mostré aquí) o materiales naturales para hacer construcciones, también material Waldorf, de Pikler o Montessori.



Su objetivo es conseguir una escuela en la que no sólo se prepare para la vida, sino en la que se viva.

Creo que son un ejemplo muy claro de que es posible hacer las cosas de otra manera.

Una escuela pública que lucha por cambiar:

CEIP Es Puig (en Lloseta, Mallorca)




A unos pocos kilómetros de la escuela anterior, encontramos esta escuela que desde hace tres años está haciendo grandes esfuerzos por iniciar un cambio en el paradigma educativo, luchando por conseguir una escuela activa y viva.

Tengo que decir que aquí trabajé todo el curso pasado como logopeda/PT de educación infantil. Así que pude introducirme de lleno en lo que supone querer trabajar de otra manera, los problemas que implica de cara al claustro de profesores, al equipo directivo, a la administración, a los padres,… El esfuerzo y la dedicación que conlleva preparar, justificar, hacer entender, investigar y formarse (visitando otras escuelas de Cataluña que son pioneras, haciendo seminarios y cursos) y todas las ganas e ilusión que me transmitieron mis compañeras en esteesperanzador proyecto de transformación.

Para los que digan que no es posible trabajar de otra manera en escuelas públicas por el elevado número de alumnos, de diferentes culturas y el bajo presupuesto. Es posible. Se puede.

En Es Puig hay tres líneas de educación infantil, más de 200 alumnos de 3 a 6 años, con un elevado porcentaje de inmigración, y lo han conseguido en toda la etapa.  

En esta escuela trabajan también por ambientes educativos tres días a la semana, donde los alumnos de todas las edades circulan libremente por los espacios preparados. Por lo que no hay libros, no hay alfabetos pegados por las paredes, ni se trabaja la lectoescritura desde los tres años, como en muchas otras escuelas.

Voy a intentar definir mejor que es un ambiente educativo y para ello voy a recurrir a las palabras de su autora, Rebeca Wild

“…Unos ambientes preparados para desarrollar el potencial humano, son unos espacios relajados de actividades autónomas y espontáneas donde los niños encuentran lo que necesitan para su desarrollo: actividades motrices ligadas a la actividad cognitiva, actividades que vayan de lo concreto a lo abstracto, de lo poco estructurado a lo muy estructurado.

El adulto tiene que estar presente en la actividad del niño, percibiendo pero no juzgando, mostrando interés pero no dirigiendo ni organizando, tenemos que ser como un espejo donde el niño se vea a sí mismo de forma diferente y tenemos que ser aprendices de un juego en el que no conocemos ni el final, ni el objetivo, ni lo podemos subordinar a nuestras finalidades…”.

Por tanto, el trabajo por ambientes consiste en crear espacios temáticos (muy preparados y pensados) para experimentar, investigar y aprender. Para ello se aprovechan todos los espacios y se convierte la escuela en un entorno vivo. 

En esta etapa de 3 a 6 años los ambientes ya son más evolucionados, pues las necesidades han ido cambiando, podemos encontrar el ambiente matemático, el de arquitectura, el huerto, el de psicomotricidad fina, el de juego simbólico, el de lenguaje (que era el que llevaba yo y se denomina “fábrica de palabras”), el de experimentación o el de música.




La maestra se convierte en una figura de referencia que observa, escucha, respeta, organiza y hace de mediadora en el proceso aprendizaje.

En Es Puig se están esforzando mucho para que este cambio ya conseguido en toda la etapa de infantil pueda continuar en la etapa de primaria. Año tras año van consiguiendo pequeños logros y el curso pasado los alumnos de primer ciclo ya hacían ambientes un día a la semana. Es una lucha continua, y no es fácil, pero ya sabemos que los cambios para que sean buenos, hay que hacerlos despacio.

Para que puedas ver mejor cómo trabajan allí, aquí tienes un vídeo que filmaron el curso pasado unas alumnas de Erasmus que estuvieron con nosotras unos meses en la escuela. Yo aparezco hacia el final, con una sudadera gris ;-) 


Con todo lo visto hasta ahora creo que ya puedes hacerte una idea de lo que supone trabajar de forma alternativa.

A continuación encontrarás la relación que he preparado de escuelas públicascon pedagogías alternativas según comunidad autónoma. En todas he puesto los enlaces a sus webs, si la tienen:

ANDALUCÍA:

(1) CEIP María del Mar Romera, de Málaga

Colegio basado en el modelo pedagógico de Mar Romera “Educar con tres Cs: capacidades, competencias y corazón”.

CANTABRIA:

Escuela con enfoque constructivista.


(3) CEIP Vital Alsar, de Santander
Escuela pública democrática con gestión democrática, participativa y responsable.

CATALUÑA:

(4) Can Manent, en Barcelona
Escuela que trabaja por ambientes de libre circulación. En primaria realizan agrupaciones flexibles y talleres. Enfoque constructivista y trabajo cooperativo.

(5) Escola La Llacuna del Poblenou, en Barcelona
Ambientes de libre circulación.

(6) Escola Fluvià, en Barcelona
Escuela democrática. Trabajan por proyectos, sin libros.

(7) Escola Vilamagore, en Sant Pere de Vilamajor (Barcelona)
Ambientes de libre circulación.

(8) Escola Montanyans, en Sant Marçal (Alt Penedes)

(9) Riera de Ribes, en Sant Pere de Ribes, en la comarca del Garraf.
Trabajan por proyectos educativos.

(10) Creu de Saba, en Olesa de Montserrat (Barcelona)
Instituto público con proyecto de innovación educativa que aplica los principios de la teoría de Howard Gardner sobre las inteligencias múltiples.

(11) El Martinet, en Ripollet (Barcelona)
Escuela pública pionera en Cataluña en trabajar por ambientes, proyectos y hacer grupos heterogéneos.





(12) Els Pinetons, en Ripollet (Barcelona)

(13) Escola dels Encants, en Barcelona

(14) Escola El Roure Gros, en Santa Eulàlia de Riuprimer (Barcelona)

(15) Escola Ítaca, en Manresa (Barcelona)

(16) Fructuós Gelabert, en Barcelona

(17) Congrés-Indians, en Barcelona
Un artículo muy interesante sobre esta escuela que es realmente la pionera en escuelas activas que trabajan por ambientes preparados, puedes leerlo aquí.
(18) Institut Escola Sant Jordi, en Navàs (Barcelona)

(19) Joan Coromines, en Mataró (Barcelona)
Comunidad de aprendizaje. Trabajan por proyectos, sin libros ni deberes, respetuosa con el ritmo de aprendizaje.

(20) La Maquinista, en Barcelona

(21) CEIP Nou de Quart, en Girona

(22) E.B.M. El Cau de les Goges, en Sant Julià de Ramis (Girona)
Escuela de 0 a 3 años.

(23) Escola Balandrau, en Girona

(24) Escola Castellum, en Sant Julià de Ramis (Girona)


ISLAS BALEARES:

(25) CEIP NORAI, en Alcúdia (Mallorca, Baleares)
Colegio público pionero al enseñar sin libros de texto y tener aulas específicas por área.

(26) CEIP Son Basca, en Sa Pobla (Mallorca)

(27) CEIP Sa Marina (Llucmajor, Mallorca)

(28) CEIP Molí den Xema, en Manacor (Mallorca)
Trabajan por ambientes de libre circulación y por proyectos. Hace poco una amiga maestra fue a visitarla y me ha pasado estas fotos.






(29) CEIP Miquel Durán i Saurina, en Inca (Mallorca)

Trabajan por proyectos educativos en todas las etapas. El árbol de los talentos que está en la foto de cabecera de este artículo es de esta escuela.


COMUNIDAD DE MADRID:

(30) CEIP La Navata, en Galapagar (Madrid)
Un artículo muy interesante sobre esta escuela aquí.

(31) CEIP San Bartolomé, en Fresnedillas de la Oliva (Madrid)
Esta escuela obtuvo el Premio Nacional a la convivencia y la integración 2010.

(32) CEIP Trabenco, en Leganés (Madrid)

(33) Colegio Público Palomeras Bajas, en Madrid
Escuela democrática.

(34) Escuela Infantil Zofio, en Madrid.
Comunidad de aprendizaje

(35) La Jara, en Madrid

(36) Zaleo, en Madrid
Escuela Pública de Educación Infantil (3-6 años)

PAÍS VASCO:
(37) CEIP Amara Berri, en Donostia (Gipuzkoa)
Colegio público sin libros de texto (trabajo por proyectos)

REGIÓN DE MURCIA:
(38) C.E.I.P. Nuestra Señora de la Fuensanta, en Archena (Murcia)
Escuela pública democrática

COMUNIDAD VALENCIANA:
(39) Colegio Público Princesa de Asturias, en Elche (Alicante)
Escuela pública no directiva, con aprendizaje por talleres y proyectos, siguiendo la teoría de las inteligencias múltiples de Gardner.
Puedes leer un artículo sobre esta escuela aquí.

(40) CP VIRGEN DE MONSERRATE, en Orihuela (Alicante)
Colegio público sin libros de texto