Hacía Otro Paradigma Educativo

No a la violencia sexual. No a la violencia física. No a la violencia psicológica. No más violencia contra la mujer

Hacía Otro Paradigma Educativo

Las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos es que las cosas están siendo amadas y las personas siendo usadas.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Nunca más llamaré puta a otra mujer. Nadie podrá convencerme en la calentura de no usar condon. Jamás me emarazaré por tener a un hombre a mi lado.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

"La igualdad no significa que todos tengamos la misma riqueza, sino que nadie sea tan rico como para poder comprar a otro ni que nadie sea tan pobre como para verse forzado a venderse"

miércoles, 31 de diciembre de 2014

La escuela verde de mis sueños (John Hardy TEDx 2010)



Después de vender su empresa de joyería en 2007, John Hardy y su esposa, Cynthia, dotados de un nuevo proyecto emocionante: la Escuela Verde en Bali. En la Escuela Verde, los niños aprenden en las aulas al aire libre rodeado de hectáreas de jardines; aprenden a construir con bambú; y mientras tanto están siendo preparados para los exámenes tradicionales escuelas británicas. La escuela es internacional, el 20 por ciento de los estudiantes son gente de Bali. La pieza central del campus es el Corazón espiral de la Escuela, que puede ser llamado el edificio más grande de bambú de Asia.

martes, 30 de diciembre de 2014

Entrevista a Victoria Subirana

Fecha de publicación: 25-11-2014
Fuente: Europea media



Victoria Subirana, cooperante y pedagoga, tiene a las espaldas más de 20 años educando a los niños más pobres de Nepal en base a una nueva metodología: la pedagogía transformadora. Los alumnos de la Universidad Europea de Madrid tuvieron el enorme placer de aprender de sus experiencias y técnicas de enseñanza el pasado 19 de Noviembre. Además, Europea Media pudo entrevistar a “Vicki Sherpa” para que nos contara las lecciones más importantes que ha aprendido en su largo trayecto por una educación mejor en Nepal.



PREGUNTA – ¿Cómo funciona la pedagogía transformadora? ¿Bajo qué metodologías pedagógicas se basa y cómo se ajusta al contexto sociocultural y económico de Nepal?

RESPUESTA – La pedagogía transformadora funciona del siguiente modo:
En las asignaturas típicas como pueden ser lengua, matemáticas, ciencias, etc. se le añade, además aportaciones de otras metodologías, otra asignatura más: Madurez Mental. Esa madurez mental ayuda a los niños desde la primera infancia a adquirir todo lo que son las habilidades que tienen que ver con el conocimiento y el estudio de la mente humana: como pueden ser las virtudes, formar hábitos, lo que es la formación del carácter, las relaciones sociales, conocimiento de uno mismo en todas las facetas de la persona, etc. A partir de ahí se estipulan una serie de horarios para que el niño pueda aprender asignaturas regladas y también espacios y horarios donde pueda aprender actividades relacionadas con esta asignatura. En Nepal se hace en las escuelas públicas a través de un convenio que se ha firmado entre el gobierno español y el gobierno Nepal.

La pedagogía transformadora está basada en muchos estudiosos: Ovide Decroly, por ejemplo, que ha sido uno de los principales maestros para mí, uno de los grandes maestros. María Montessori, las escuelas Reggio Emilia, pero también de todos los pensadores y todos los psicólogos estudiosos que han tenido que ver con el desarrollo de las virtudes, que han hablado de virtudes, o del funcionamiento de la mente humana, empezando por Aristóteles, Platón, siguiendo con Abraham Ben Adir, que es un sufí que está relacionado con los mahometanos, con la religión del islam, el Bhagavad-guitá, que nos habla del hinduismo, el Ramayana, los Upanishad. Pasando por el budismo, el Dalái Lama, Sogyal Rimpoché y muchos otros maestros. En el cristianismo tenemos a Teresa de Ávila que nos habla exactamente de las mismas cosas que dice el Dalái Lama, por ejemplo, Jesucristo, la Biblia y muchas otras religiosas. Los clásicos, que ya los he nombrado, y también otros pedagogos y psicólogos como Freud, Piaget, etc. De eso se trata, esa amalgama de estudiosos.

P. – ¿Cómo han recibido los niños y niñas nepalíes esta novedosa metodología pedagógica?

R. – Ha sido una revolución totalmente apasionante para ellos porque hay que pensar que los niños nepalíes cuando van a la escuela van aterrorizaros para que nos les peguen con el palo, porque les pegan, los castigos físicos están a la orden del día, los insultos, las vejaciones…

En una clase nepalí puede haber de 90 a 120 niños, es una educación donde a los niños no se les permite adquirir y desarrollar el sentido analítico, hacer críticas, sino que se les potencia nada más que la repetición y la imitación de lo que sus mayores quieren de ellos. Entonces que nosotros entremos en la clase, desbaratemos todas las sillas y las mesas, hagamos un hueco, un espacio en el medio, y empecemos a proponerles juegos con los que ellos se divierten y además aprenden a ver cómo funcionan ellos en relación a su sistema emocional, analizar críticamente diferentes textos, por ejemplo, con materiales y cartas que puedan desempeñar roles de trabajo y también, sobre todo, las actividades que les permiten mejorarse a sí mismos cada día y que pueden con eso también cortar con las barreras que les han impuesto desde una sociedad que cree que por ser hindús tienen que pertenecer a una casta determinada y que no pueden salir de ella y que no tienen el derecho ni merecen los beneficios que tienen los brahmanes. Entonces con estas actividades, en las que les hacemos pensar sobre sí mismos y su condición social dentro de ese sistema hindú, son capaces de ir proyectando sus sueños y de irse formando a sí mismos como arquitectos de su propia vida para tener acceso como mínimo al libre albedrío que deberían tener todos los niños del mundo para poderse liberar de las cadenas que les imponen sus gobiernos, sus religiones o su sociedad.

P. – ¿Qué valores traen los niños y niñas nepalíes de casa, inculcados por sus padres? ¿Son un lastre para la educación?

R. – Los niños, yo siempre hablo del mismo tema, que vienen a las escuelas y que yo conozco vienen con 3 venenos importantes que tienen en su mente. Los 3 venenos son: ‘no puedo, no debo y no merezco’. Por lo que ya he relatado anteriormente, por el sistema jerarquizado de castas de Nepal, hay muchas cosas que los niños no pueden hacer, ni pueden ser, ni se merecen. Por ejemplo, todo lo que sea liderazgo: la capacidad de dirigir, ya sea a nivel religioso, militar o de instituciones la tienen los brahmanes, entonces todos los demás están aprendiendo a obedecer, y hay oficios que ni siquiera van a poder tener acceso los parias, los que sean de castas inferiores, de manera que cuando yo les propongo juegos de roles, de imitación de personajes o les pregunto que qué quieren ser de mayores me van a decir que ellos no pueden ni siquiera proyectar que quieren ser médicos, o abogados, o arquitectos porque les han castrado desde niños la capacidad de crear, de soñar y de hacerse un porvenir, la cual creo que es una aberración total y es aniquilar el ser humano desde pequeño. Es muy fácil manipular una sociedad que está orientada de este modo.

P. – ¿Cómo se combate la discriminación de sexos en la educación?

R. – No se combate. La discriminación de sexos es algo comúnmente aceptado y combatirlo significa ponerte la soga al cuello y ahorcarte a ti misma. Las mujeres están muy discriminadas, de manera que el sometimiento llega a un punto tal que en las escuelas muchas veces cuando es la hora de la comida hay mujeres que si su suegra no ha comido ya antes, ya que es la suegra la que les tiene que dar permiso para comer, se quedan en ayunas, porque creen que están faltando a una jerarquía que deben mantener dentro y fuera de la casa. Ese es uno de los ejemplos.

La verdad es que si yo no hubiera sido mujer, si hubiera sido hombre, tal vez no hubiera tenido tantas dificultades para llevar a cabo este proyecto educativo, porque las mujeres muchas veces tienen menos derechos que los perros. Hace no tantos años, debe hacer 90 años, que se abolió la ley que decía que cuando el marido se quemaba en la hoguera la mujer se tenía que incinerar con él.

La verdad es que no todas las mujeres de Nepal pasan por este sistema: yo dividirá las de raza mongol, como pueden ser tibetanas, sherpas, mananguis, tamangs, que no es un matriarcado pero operan como matriarcado: es la mujer la que tienen el poder y dominan al hombre y la verdad es que son mujeres muy potentes que salen a trabajar y tienen una vida social muy independiente. Pero luego las de raza aria o hindú más o menos se ciñen al patrón que he explicado antes: bastantes sometidas o muy sometidas.

P. – ¿Dais conferencias o charlas a los padres de los niños para hacerles ver la necesidad de la educación de sus hijos e hijas? Y, ¿Cómo se implican los padres de Nepal en la educación de sus hijos?

R. – Lo que hacemos nosotros es que implicamos a las madres, más que a los padres, que son las que siempre están privadas de la economía porque normalmente el marido las domina y las somete, y entonces les estamos haciendo unos cursos, les hemos hecho una capacitación, con materia relacionada con nuestra pedagogía transformado. Han estado haciendo unos talleres sobre las ventanas de la luz que es confeccionar sobre cristal proyectando sus propios deseos.

Ya no solamente les hemos dado herramientas para que puedan crear manualidades, porque eso lo pueden hacer en cualquier otra destreza, sino que las ventanas significa que primero les enseñamos a proyectarse, a tener deseos, a mejorarse a sí mismas, mejorar algo referente a la familia y mejorar la sociedad. Les damos la visión de ver hacia fuera y de creerse capaces de mejorar su entorno si se lo proponen, y es también un ejercicio relacionado con su mente creativa. Las mujeres son la madre, pero la madre no solamente en parir hijos, sino en parir todos los deseos, todo lo que ellas quieran. Entonces eso es muy fuerte. Unas mujeres incluso han realizado los deseos de otras. Eso ha sido un experimento precioso porque por primera vez las mujeres han empezado a decir “pues si no hay agua potable mi deseo más grande, el más importante sería que se pudiera organizar la sociedad de manera que pusieran unas fuentes y que allí pudiéramos ir a buscar el agua potable”. Otra ha dicho: “las mujeres musulmanas cuando acabamos la educación primaria somos incapaces de continuar porque no hay un colegio para mujeres. Entonces como la educación no está permitida en el Islam, a mí me gustaría que hubiera una escuela para mujeres”. Han empezado a proyectar eso y verbalizarlo es ya muy importante porque hasta ahora no las habían dejado ni proyectar.

Para nosotros no es nada más que llamarlas y darles charlas, sino que de esa charla empiezan a cambiar la estructura mental, que son las estructuras que luego cambian a ellas mismas, a la familia y a la sociedad.

P. – ¿Cuál ha sido la mayor dificultad que se ha encontrado en el desarrollo de su obra? Por otro lado, la educación implica que aquellos que antes no podían enfrentarse a los poderosos ahora tienen la capacidad de hacerlo, ¿ha tenido trabas con la Administración del Nepal por este hecho?

R. – El problema más grave al que me he sometido ha sido cuando mis propios estudiantes, que tenían entre 20, 25 o 27 años empezaban a trabajar conmigo. Estudiaban en la universidad pero también trabajaban a tiempo parcial en nuestras escuelas. Durante 20 años yo estuve inculcándoles esa pedagogía de que no podían cerrar los ojos a las injusticias y que podían hablar y denunciar la corrupción y otro tipo de injusticas que estaban ocurriéndoles a ellos desde pequeños. Entonces hicieron caso de esta pedagogía y un día me trajeron las pruebas de que nuestro propio patronato en Nepal, la contraparte, que se llamaba Vedfon, los miembros del patronato los cuales los extranjeros no podemos formar parte, estaban quedándose con comisiones, con dinero, que tenía que haber ido a los asuntos de la escuela para que los niños continuaran educándose.

Entonces empezamos a tirar del hilo porque, claro, lo que no se puede hacer es estar escribiendo la carta de los reyes durante 20 años y pensar que tu quieres abrir los ojos de estos niños y que quieres hacer que sean críticos, que sean analíticos, que detecten las injusticas y el día que te traen el regalo, que te traen de verdad una prueba, y que se atreven además a plantarles cara a los brahmanes, porque de los que han llegado a la educación superior, la mayoría eran brahmanes, a otros no les dejaban ni estudiar. Los patronatos estaban formados casi todos por brahmanes. Luego decirles ahora no quiero el regalito…, me vi con aquella información y empezamos a tirar del hilo y nos dimos cuenta de que mucha gente en la escuela, sobre todo maestros, estaba implicada.

Yo tenía una comunidad de 3000 pobres pero tenía a toda la sociedad en contra. Empezamos a ir a las administraciones y además me di cuenta de que no solamente tenía al patronato en contra, sino que en las administraciones también había brahmanes, estaban todos allí y todos ellos estaban compinchados en algo que para ellos es normal. Fue una experiencia muy dura por una parte porque pasaron muchísimas cosas, aunque no voy a entrar tanto en detalles ahora porque no acabaría nunca, pero hice una huelga de hambre, fue la primera vez que una persona extranjera hacia una huelga de hambre en Nepal, la gane pero acabó la cosa muy mal, de manera que incluso nos bloquearon un dinero que teníamos para construir otra escuela, nos dieron una paliza a mí y a los niños: padres, maestros, la policía… cuando intentábamos desbloquear ese dinero y estuve 12 días en el hospital, y mientras tanto sacaron ese dinero de manera ilegal y se lo han gastado. Los criminales están en la calle con total impunidad y los niños con mucha frustración por otra parte porque han visto que ir contra un sistema les convierte en, digamos, también parias, otra raza separada de los corruptos.

No obstante, estamos trabajando todavía con una perspectiva de que un día la justicia se volverá de nuestro lado. A grandes rasgos esta es la situación pero ahora si yo tengo que hacer una lectura de esto una cosa muy positiva es que es la primera vez que unos niños parias, intocables, de la calle, se han atrevido a plantarle cara a la institución y decir “señores este dinero es nuestro y con ese dinero hemos estudiado nosotros y van a poder estudiar nuestros hermanos”, y todavía tienen esa lucha y un día lo conseguiremos, no es una cosa fácil pero lo conseguiremos.

P. – Mañana 20 de noviembre se celebra el Día del Niño, a nivel global, ¿en qué aspectos crees que se deberían esforzar los Gobiernos en este ámbito?

R. – Yo creo que al niño hay que enseñarle lo más importante, no solamente matemáticas, ciencias, lengua y enseñarles a leer y escribir, sino una educación de tanta calidad que les permitiera, a todos los niños del mundo, competir para que pudieran proyectarse en su futuro, pero también una asignatura muy importante que no se aprende es el funcionamiento de su mente, porque si las mentes están castradas, si las mentes no están liberadas, nosotros lo que proyectamos con nuestra mente es precisamente todo lo que hemos aprendido: si hemos aprendido a estar dominados , vamos a proyectar dominación, si hemos aprendido a estar liberados, vamos a proyectar libertad, si hemos aprendido tendencias solidarias, vamos a proyectar solidaridad. De lo contario, si hemos aprendido tendencias egoístas, militaristas, o bien hemos aprendido a ser partes de un mundo capitalista que solo piensa continuar generando esta desproporción tan grande entre ricos y pobres, eso es una proyección de la mente.

Los niños tienen que aprender desde pequeños, igual que aprenden cómo funciona el corazón o los pulmones, hay un órgano que no se enseña y ¿por qué eso?, ¿por qué eso queda solo en las manos de los eruditos, de los grandes lamas que están encerrados meditando, de los grandes metafísicos, de los científicos que se lo guardan para ellos? Nos están engañando, y pienso que eso ya en el siglo XXI llega el momento en que esa herramienta tiene que estar al alcance de todos los niños del mundo.

P. – ¿A qué se refiere cuando habla de los ‘patronatos’?

R. – El patronato son los miembros que representan una institución, una ONG, son los miembros de una ONG que necesariamente te exigen para poder trabajar en cooperación y desarrollo, formada por unos estatutos, los estatutos tienen miembros que son los que rigen la ONG, el Presidente, el Secretario, el Tesorero… Y tienes que abrir una cuenta a nombre de este patronato, el dinero que se recibe de España es también de otra ONG, desde otro patronato, entonces no se puede trabajar en cooperación internacional a no ser que trabajes de gobierno a gobierno o de patronato a patronato. Nosotros teníamos la contraparte allí que eran nuestra ‘ONG hermana’ y mandábamos el dinero a nombre de estos señores que regían el patronato.

P. – ¿Los profesores que utilizáis en las escuelas son nativos de Nepal o han sido formados en Occidente?


R. – Los profesores son todos nativos de Nepal, por tanto nos cuesta muchísimo porque sus mentes ya están formadas con patrones repetitivos, de manera que les digo: “tenéis que hacer grupos porque no se puede trabajar con 90 niños, vamos a hacer grupos de 25” y me aplican grupos de 25 siempre, no pueden pensar que pueden hacer grupos de 5 o de 15, porque reciben órdenes y las aplacan impecablemente porque están acostumbrados a proyectar órdenes, pero no a analizar la situación, a tener sentido común y a aplicar la lógica. Estos patrones con los que nosotros trabajamos es muy difícil que los maestros los cambien, aunque lo estamos trabajando y cambiando. Por eso es importante trabajar la infancia y que a los niños se les de esas herramientas, porque los adultos, aunque lo aprenden, lo aprenden de manera sistemática y no saben aplicarlos a diferentes contextos que no sean los mismos, los repetitivos.

P. – Como persona, ¿qué le ha inculcado esta iniciativa? ¿Cómo se siente al ver que niños que antes no iban a recibir ningún tipo de educación gracias a usted van a poder recibirla?


R. – Eso es mi mayor orgullo, sino ya no estaría aquí. Más que nada lo que yo he aprendido y lo que aprendo cada día de esos niños. Esa iniciativa me la inculcó tal vez mi abuela María –la republicana- que la echaron de su propio país, de su propia región –Andalucía- cuando las tropas de Franco invadieron y se cargaron a la República, con lo cual yo no estoy diciendo que yo sea republicana, yo estoy diciendo que ella, tal vez mi abuela María con su lucha constante, me impregnó de ese sentido de la justicia y de la igualdad y yo he repetido esos modelos en lugares que hace 25 años hacía muchísima falta y estoy contentísima porque veo que, de verdad, haciendo esto, es la típica frase de que en lugar de darles el pez hay que darles la caña, he repartido muchas cañas y creo que hay muchos niños pescando y peces gordos, por todo el mundo. Tengo niños en Europa, en América, en Nepal que están diseminando esta manera de funcionar y se está empezando una pequeña revolución pacífica y positiva, y creo que es posible, creo que lo vamos a conseguir.

ENTREVISTADOR
(
Ramón Alarcón Sánchez) – Bueno Victoria muchas gracias por esta entrevista y mucha suerte en tu proyecto.

VICTORIA – Gracias a vosotros que os quiero mucho, esta Universidad a mí me encanta, es de mis favoritas, os lo digo de verdad.

lunes, 29 de diciembre de 2014

Las comunidades de aprendizaje llegan a Latinoamérica

Fuente: SM
Fecha de publicación: 18-11-2014





Con este proyecto educativo, creado en Barcelona en la década de los setenta, se busca que la comunidad esté fuertemente involucrada en que todos los estudiantes obtengan buenos resultados académicos.


En la década de los setenta, se crearon las Comunidades de Aprendizaje en España y otros países europeos, un proyecto de transformación social y educativa impulsado por el Centro Especial de Investigación en Teorías y Prácticas Superadoras de Desigualdades (CREA), de la Universidad de Barcelona, con el soporte del Programa Marco de Investigación Europeo. Ahora, esta propuesta llegará a Latinoamérica a países como Argentina, Colombia, Brasil y México.

En estas escuelas se tienen altas expectativas para todos y cada uno de los alumnos; y es la comunidad quien se organiza para que todos los estudiantes lleguen a los mismos resultados. ¿Cómo? Aplicando una serie de prácticas educativas que han demostrado, con evidencias científicas, ser universales y transferibles, ya que han dado resultado en muy diversos contextos.

¿Qué hace el proyecto?
Cuando un centro educativo decide transformarse en Comunidad de Aprendizaje pasa por una serie de fases:

1. Formación. Toda la comunidad recibe información: profesores, familias, alumnos, personal, y vecinos, conocen las bases científicas del proyecto durante un proceso que dura alrededor de 30 horas.

2. Decisión de transformación. Mediante el consenso se toma la decisión de la transformación.

3. Sueño. Los distintos miembros de la Comunidad de Aprendizaje determinan juntos la escuela que quieren. En esta fase se genera mucha ilusión y entusiasmo, los motores fundamentales de la acción posterior.

4. Categorización y comisiones. Una vez que se establecen las metas, se organizan esos sueños por categorías y se crean comisiones mixtas de trabajo que serán las encargadas de crear las condiciones para transformar esos sueños en realidad.

5. Actuaciones Educativas de Éxito. Ese es el nombre que se da a las herramienta que se usan para cumplir las metas. La clave de éstas es la participación de todas las voces y el aumento de la interacción en la comunidad. Algunas de ellas son: los grupos interactivos, las tertulias literarias dialógicas, la biblioteca tutorizada, la formación de familiares, la participación educativa de la comunidad, la resolución dialógica de los conflictos y la formación pedagógica dialógica.

viernes, 26 de diciembre de 2014

La escuela y las nuevas alfabetizaciones

Por: Hilda Fingerman
Fecha de publicación: 19-12-2014

Fuente: La guia 2000



El lenguaje digital y audiovisual nos invade, se mete en nuestras vidas de la mano de la revolución tecnológica que ya es una realidad entre nosotros; desconocerlo es una actitud de ignorancia e indiferencia que muchos docentes y el sistema escolar en su conjunto realizan asiduamente.

No se trata de borrar la lectoescritura de textos impresos, por el contrario, cabe desarrollar y profundizar la lectura desde un libro que resulta mucho más cómoda que la que se hace desde un ordenador; y los signos que colocamos en el papel son un buen ejercicio de práctica del lenguaje, de motricidad fina, de expresión estética y de modo comunicacional que no puede ni deben evitarse. Sin embargo, restar valor a los nuevos medios de comunicación y de información no contribuye en nada al desarrollo de un ciudadano pleno, que nació en esta época dominada por imágenes, sonidos, Internet, chat, foros, juegos electrónicos y redes sociales. Aprovechar a fondo estas posibilidades como fuente de saber, es también tarea de la escuela, que muchas veces se resiste, porque los propios docentes pertenecemos en su gran mayoría a una generación anterior, que aún no domina este nuevo lenguaje, y por lo tanto es muy difícil enseñar a quienes están más alfabetizados que nosotros.

Muchos docentes les dicen a los alumnos que no traigan información de Internet, en lugar de abrirles la posibilidad de investigar, de cotejar, de criticar, de aprender a diferenciar la información que sirve de la que tiene contenido erróneo. Crear una página del aula, una revista digital, un foro, son buenas maneras de que los alumnos se sientan más contenidos en una escuela adecuada a su tiempo.

Reconocer este límite de nuestras propias posibilidades de uso de las nuevas alfabetizaciones es muy buen modo de empezar a cambiar, a alfabetizarnos digitalmente, a no menospreciar las nuevas oportunidades educativas sino permitirnos incorporarlas paulatinamente para hablar en un idioma parecido al de los chicos, en sentido informático. Enseñar a interpretar los mensajes que reciben desde las imágenes para que las comprendan, evalúen y critiquen, y abrirlos al mundo desde la enseñanza de idiomas, es un desafío de la nueva escuela que la realidad impone. Desde el Estado deben realizarse capacitaciones obligatorias y gratuitas para que los docentes puedan usar la tecnología en el aula. De nada vale regalarles computadoras y dotar a la escuela de ellas, si el guía del aula, el maestro, se resiste o no lo capacitan para aprender las nuevas posibilidades que le ofrecen las nuevas alfabetizaciones. Un maestro debe estar abierto al cambio, a aprender cada día, a asumir sus debilidades y a luchar por ser cada día mejor.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

¿Cómo educar a los niños para que puedan cambiar el mundo?

Por: Pablo Muzás Erguin
Fuente: Youngmarketing
Fecha de publicación: 10-09-2014

¿Cómo educar a los niños para que puedan cambiar el mundo?

¿Qué sentido tiene aprender algo de memoria cuando ya está disponible en un libro o en Internet? ¿No tendría más sentido dedicar el tiempo en las escuelas a que el alumno reflexione y aporte sus visiones propias sobre el tema u objeto de estudio? ¿Estamos haciendo algo para formar a los niños como personas, para que sepan relacionarse o desarrollar su creatividad? ¿Estamos fomentando el talento innato de cada individuo? ¿Son motivadores para el aprendizaje los actuales sistemas de evaluación?

Estas son sólo algunas de las preguntas que surgen cuando nos planteamos si la educación está caminando en la dirección correcta. Y es que el gran dilema del sistema educativo actual radica principalmente en una cuestión de objetivos.
Cuando me dirigía hace unos meses a presentar en un centro educativo el Método OREOH, El Método de OREOH es un proyecto educativo de España que entrena a los niños en inteligencia emocional, creatividad y emprendimiento. su director me decía que aunque le parecía un recurso muy interesante no disponía del tiempo para aplicarlo, ya que su centro se enfocaba íntegramente a que sus alumnos obtuvieran unas notas promedio altas, que facilitaran el posterior acceso a la Universidad. Un posicionamiento que primaba la obtención de una determinada puntuación frente a la oportunidad del aprendizaje en sí mismo, que me hizo pensar sobre cuáles debían ser las metas de la enseñanza obligatoria.
En mi libro Inspirando esos locos bajitos cito en el prólogo a la Madre Montserrat del Pozo. Esta innovadora religiosa de las Madres Misioneras de Nazaret establece este ambicioso como genial objetivo para la educación:
«hay que inculcar en los niños la seguridad de que ellos pueden cambiar el mundo» 
Si compartimos este objetivo para la educación de nuestros hijos entenderemos fácilmente que lo enseñado en las escuelas no debe centrarse únicamente en la transmisión de conocimientos en las áreas tradicionales, conocidas en el mundo anglosajón como STEM (Science, Technology, Engineering & Mathematics), sino que debería también aportar competencias emocionales, relacionales y aptitudes creativas y emprendedoras, que serán fundamentales para que el niño pueda adaptarse con éxito a un entorno complejo, diverso y cambiante.
Un objetivo más ambicioso, que incluiría el compromiso para lograr que el niño o niña pueda explotar su potencial en aquellas capacidades que conforman su talento propio, se trataría, no sólo de educar sino también de inspirar; todo un reto para los docentes, que desemboca en una meta mucho más ambiciosa. Un nuevo contexto en el que adquieran especial relevancia teorías como las de las inteligencias múltiples, el aprendizaje por proyectos, la enseñanza personalizada, el trabajo cooperativo, la incorporación de la tecnología o los nuevos formatos de aula.
Si damos por bueno este nuevo escenario de contemplar la educación como una herramienta para el cambio, tendremos mucho más claro hacia dónde tiene que caminar la educación. Si queremos cambiar nuestra sociedad, tenemos que hacerlo a través de los más pequeños. Una vía lenta pero eficaz, que requiere nuestro compromiso a largo plazo, quizá la única posible.
Como tan certeramente lo describía Nelson Mandela, «la educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo» y nuestra responsabilidad en este cambio debemos ejercerla cada día desde las escuelas y en nuestras propias casas.

martes, 23 de diciembre de 2014

Raúl Santiago: “En la era de la distracción debemos aprender a concentrarnos”

Fuente: Tiching
Fecha de publicación: 18-12-2014
raulsantiago_gran
Así era...
Raúl Santiago
Licenciado en Ciencias de la Educación y doctor en Pedagogía.
Raúl Santiago se aburría mucho y dibujaba monigotes en sus cuadernos mientras estaba en clase. Envidia mucho a los niños de hoy en día que programan robótica con sus tabletas en el aula. Si le hubieran cambiado los cuadernos por tabletas otro gallo cantaría.

Raúl Santiago se aburría mucho y dibujaba monigotes en sus cuadernos mientras estaba en clase. Envidia mucho a los niños de hoy en día que programan robótica con sus tabletas en el aula. Si le hubieran cambiado los cuadernos por tabletas otro gallo cantaría.


Si te hubiéramos entrevistado hace 10 años y te hubiéramos preguntado cómo creías que sería la educación en 2014/2015, ¿Qué crees que nos habrías dicho?No lo se exactamente, pero quizá alguna cosa sí que hubiese anticipado, por ejemplo, que la tecnología iba a tener un impacto en las aulas importante. Hace una década yo ya trabajaba con algunos programas sencillos en algunas áreas y ya veía que daban buenos resultados sobretodo en cuanto a motivación de los alumnos. Pero las herramientas y los recursos que configuran hoy un entorno educativo totalmente distinto creo que eran inimaginables.
¿Hemos avanzado mucho en 10 años?
La tecnología ha avanzado mucho y lo que podríamos considerar como corrientes metodológicas, didácticas emergentes e innovadoras también, pero la realidad de las aula, el día a día no ha cambiado tanto. Estamos en el punto de eclosión, hay una cultura del profesorado y una inquietud que pronostica que esto va a ocurrir, pero aún quedan unos años. Debemos esperar para poder hablar con naturalidad de un cambio profundo y asentado. El día que dejemos de hablar de nuevas tecnologías, (¡que ya llevamos 25 años con ellas!) la revolución en las aulas será una realidad.
En algunos centros se prohíbe el uso de dispositivos móviles y en otros los profesores se rompen la cabeza para integrarlos en el aprendizaje. ¿Qué opinas de esta contradicción?
Esta contradicción la vivo yo mismo en la universidad. Los profesores intentamos llegar a los alumnos en entornos que para ellos son habituales y familiares, pero por otro lado se prohíbe el uso de dispositivos y otro tipo de herramientas. Es algo anacrónico que acabará desapareciendo. La clase tiene que ser algo que les motive. Si los alumnos se aburren en clase, o si perciben que lo que les estás explicando lo pueden aprender igual en casa, desconectan de las explicaciones del profesor.
¿Y como podemos captar su atención a través de la tecnología?
Tenemos que desarrollar dos competencias básicas a trabajar desde que son pequeños: la primera es saber desconectar de la tecnología y la segunda es aprender a concentrarse y mantener la atención en la era de la distracción en la que vivimos. Debemos educar a los niños en el correcto uso de la tecnología.
¿Y como se aprende a desconectar de la tecnología?
Es muy difícil, y tenemos que aplicarnos el cuento a nosotros mismos. En las formaciones que doy usamos herramientas que requieren de conectividad wifi y muchas veces ocurre que por el motivo que sea, no logramos conectarnos. La gente se pone nerviosa y yo siempre les digo que no pasa nada, que pasamos al modo analógico como se ha hecho toda la vida y continuamos. No hay que ser tecnofóbico pero tampoco tecnodependiente, hay un equilibrio fácil entre las dos opciones.
¿Existen fórmulas mágicas para introducir los dispositivos en clase?
Nada, ninguna. Y precisamente por eso, es tan importante la función del profesor. Lejos del apocalipsis tecnodocente que vaticinan algunos, el papel del profesor es mucho más importante hoy en día: con la ayuda de la tecnología el profesor puede hacer cosas que antes no podía, puede trabajar de forma profunda los contenidos y las materias. El profesor tiene que estar al día de que es lo que se está cociendo en su mundo, debe dejar de hacer cosas que hacía hasta ahora y optimizar el tiempo. Dejar de hacer algo viejo, para empezar a hacer algo nuevo. Cosas que no tienen impacto en los estudiantes, como corregir exámenes tipo test.
Danos tres ejemplos para convencer a los indecisos de experiencias con dispositivos móviles que hayan intervenido en el aula de forma muy positiva.
El modelo Flipped Clasroom es uno de ellos. Si nosotros liberamos a los alumnos de ciertos procedimientos de clase, como hablarles de la fotosíntesis sin saber si tienen algún conocimiento previo, les damos herramientas para que se preparen en casa y luego en clase podemos debatir, discutir, trabajar directamente , también a través de las redes sociales y de otras herramientas, logramos que el alumno se implique en su propio aprendizaje. La aplicación del modelo la tecnología juega un papel fundamental, relevante y además transparente. El fin no es la tecnología, sino la personalización.
¿La personalización también es una virtud de este tipo de herramientas?
¡Por supuesto! La tecnología permite que en determinados momentos cada alumno pueda seguir un tipo de aprendizaje que se ajuste a su nivel y a sus capacidades, a sus preferencias, habilidades, etc. Antes esto no se podía hacer. Conseguir que todos tengan las mismas oportunidades partiendo de las capacidades de cada uno de ellos es uno de los retos que deberíamos marcarnos los profesores.
¿Un tercer argumento?
Los procesos de socialización y el trabajo colaborativo. Creo que las herramientas que fomentan la construcción de conocimiento en grupo son esenciales porque fomentan la responsabilidad colectiva, la discusión, el debate, etc.
¿Estos procesos de socialización virtual restan tiempo a los procesos de socialización físicos?
Hay una frase que dice que las redes sociales nos alejan de los que están cerca y nos acercan a los que están lejos. Creo que todo depende de cómo lo haga el profesor. Por ejemplo, el otro día mis alumnos comentaron por twitter una noticia que aparecía en los medios de comunicación, y ese debate se trasladó al aula, donde abocaron toda su energía en defender unos y otros postulados. Yo creo que en ningún caso se sustituyen, sino que en todo caso pueden complementarse. Debemos localizar cuáles son los problemas que nos atañen como profesores y buscar cuales son las herramientas que nos pueden ayudar a solucionarlos con el uso de las tecnologías.
¿Qué peligro hay de utilizar la tecnología sin preparar previamente la sesión?
El primer peligro es que consideren que el profesor y la escuela son irrelevantes. Si los alumnos perciben que el profesor no les aporta nada porque aprenden solos, mal vamos. La escuela debe ser un espacio de relevancia. Hay que darle el componente humano en el aula, fomentar la relación entre el profesor y el alumnado, con las familias, etc.
Para curarnos en salud, por si repetimos la entrevista en 2024/2025 ¿Cómo crees que serán las aulas de aquí 10 años?
Espero que sean muy diferentes a las actuales. Espero que el cambio sea sobre todo físico, que no haya 25 niños y niñas mirando de frente a un profesor: los espacios y la arquitectura debe ser muy diferente a la actua. También debe cambiar la organización curricular, esto de las asignaturas no funciona: la vida no son materias, son problemas y los problemas se analizan y se solventan. Deberá existir elementos de transversalidad e interdisciplinariedad, etc. Espero que cambie también el sistema de evaluación.

lunes, 22 de diciembre de 2014

"La creatividad se aprende igual que se aprende a leer"

Por: Lluís Amiguet
Fuente: La vanguardia
Fecha de publicación: 03-11-2010



Sir Ken Robinson, experto que preconiza un sistema educativo que enseñe a innovar
Foto: Marc Arias
Un día visitando un cole vi a una niña de seis años concentradísima dibujando. Le pregunté: "¿Qué dibujas?". Y me contestó: "La cara de Dios".
¡. ..!
"Nadie sabe cómo es", observé. "Mejor - dijo ella sin dejar de dibujar-,ahora lo sabrán".

Todo niño es un artista.

Porque todo niño cree ciegamente en su propio talento. La razón es que no tienen ningún miedo a equivocarse... Hasta que el sistema les va enseñando poco a poco que el error existe y que deben avergonzarse de él.

Los niños también se equivocan. 

Si compara el dibujo de esa niña con la Capilla Sixtina, desde luego que sí, pero si la deja dibujar a Dios a su manera, esa niña seguirá intentándolo. El único error en un colegio es penalizar el riesgo creativo.

Los exámenes hacen exactamente eso. 

No estoy en contra de los exámenes, pero sí de convertirlos en el centro del sistema educativo y a las notas en su única finalidad. La niña que dibujaba nos dio una lección: si no estás preparado para equivocarte, nunca acertarás, sólo copiarás. No serás original.

¿Se puede medir la inteligencia? 

La pregunta no es cuánta inteligencia, sino qué clase de inteligencia tienes. La educación debería ayudarnos a todos a encontrar la nuestra y no limitarse a encauzarnos hacia el mismo tipo de talento.

¿Cuál es ese tipo de talento? 

Nuestro sistema educativo fue concebido para satisfacer las necesidades de la industrialización: talento sólo para ser mano de obra disciplinada con preparación técnica jerarquizada en distintos grados y funcionarios para servir al Estado moderno.

La mano de obra aún es necesaria.

¡Pero la industrialización ya no existe! Estamos en otro modo de producción con otros requerimientos, otras jerarquías. Ya no necesitamos millones de obreros y técnicos con idénticas aptitudes, pero nuestro sistema los sigue formando. Así aumenta el paro.

Pero se nos repite: ¡innovación! 

La piden los mismos que la penalizan en sus organizaciones, universidades y colegios. Hemos estigmatizado el riesgo y el error y, en cambio, incentivamos la pasividad, el conformismo y la repetición

No hay nada más pasivo que una clase. 

¿Es usted profesor, verdad? Las clases son pasivas porque los incentivos para estar calladito y tomar apuntes que repetirá son mayores que los de arriesgarse a participar y tal vez meter la pata. Así que, tras 20 años de educación en cinco niveles que consisten en formarnos para unas fábricas y oficinas que ya no existen, nadie es innovador.

¿Cuáles son las consecuencias? 

}Que la mayoría de los ciudadanos malgastan su vida haciendo cosas que no les interesan realmente, pero que creen que deben hacer para ser productivos y aceptados. Sólo una pequeña minoría es feliz con su trabajo, y suelen ser quienes desafiaron la imposición de mediocridad del sistema.

Tipos con suerte... 

Son quienes se negaron a asumir el gran error anticreativo: creer que sólo unos pocos superdotados tienen talento.

"Sé humilde: acepta que no te tocó". 

¡Falso! ¡Todos somos superdotados en algo! Se trata de descubrir en qué. Esa debería ser la principal función de la educación. Hoy, en cambio, está enfocada a clonar estudiantes. Y debería hacer lo contrario: descubrir qué es único en cada uno de ellos.

¿La creatividad no viene en los genes? 

Es puro método. Se aprende a ser creativo como se aprende a leer. Se puede aprender creatividad incluso después de que el sistema nos la haya hecho desaprender.

Por ejemplo... 

Soy de Liverpool y conozco el instituto donde recibieron clases de música mi amigo sir Paul McCartney y George Harrison... ¡Dios mío! ¡Ese profesor de música tenía en su clase al 50 por ciento de los Beatles!

Y... 

Nada. Absolutamente nada. McCartney me ha explicado que el tipo les ponía un disco de música clásica y se iba a fumar al pasillo.

A pesar del colegio, fueron genios. 

A Elvis Presley no lo admitieron en el club de canto de su cole porque "desafinaba". A mí, en cambio, un poliomielítico, me admitieron en el consejo del Royal Ballet...

Ahí, sir, acertaron de pleno. 

Allí conocí a alguien que había sido un fracaso escolar de ocho años. Incapaz de estar sentada oyendo una explicación.

¿Una niña hiperactiva? 

Aún no se había inventado eso, pero ya se habían inventado los psicólogos, así que la llevaron a uno. Y era bueno: habló con ella a solas cinco minutos; le dejó la radio puesta y fue a buscar a la madre a la sala de espera; juntos espiaron lo que hacía la niña sola en el despacho y... ¡estaba bailando!

Pensando con los pies. 

Es lo que le dijo el psicólogo a la madre y así empezó una carrera que llevó a esa niña, Gillian Lynne, al Royal Ballet; a fundar su compañía y a crear la coreografía de Cats o El fantasma de la ópera con Lloyd Webber.

Si hubiera hecho caso a sus notas, hoy sería una frustrada.

Sería cualquier cosa, pero mediocre. La educación debe enfocarse a que encontremos nuestro elemento: la zona donde convergen nuestras capacidades y deseos con la realidad. Cuando la alcanzas, la música del universo resuena en ti, una sensación a la que todos estamos llamados.

sábado, 20 de diciembre de 2014

Los vídeos más populares

Compartimos, a continuación, los cinco vídeos con mayor reproducción de nuestro canal de Youtube


1) San Marcos Sierras (Córdoba, Argentina) Escuela Libre


2) El Informe Kliksberg: Desigualdades indignantes


3) Zapatos nuevos (Pachi Tamer, TEDxRosario 2013)



Pachi Tamer estuvo disfrazado de indigente toda la mañana, cerca de la entrada a la conferencia, para luego, con mucho coraje, poder desnudar los prejuicios que marcan a nuestra sociedad.

Publicista, fotógrafo y trabajador social. Pachi es de esas personas que se mete en problemas constantemente, pero con la intención de resolverlos. 


4) La isla de las flores (Corto) 




5) Como robar el mundo (Sebastián De Caro TEDx Tandil 2014)  

jueves, 18 de diciembre de 2014

Cómo enseñar a los niños a pensar

Fuente: ABC.es

El filósofo Robert Swartz propone un cambio radical en la actual escuela «que mata las ganas por aprender y pensar».



¿Cómo sería una sociedad llena de adultos que saben racionalizar sus ideas? ¿una sociedad repleta de gente que sabe pensar? Nacemos con la capacidad innata de pensar pero después no siempre se pone en práctica el pensamiento verdadero, es decir, aquél que te hace analizar las situaciones y establecer las consecuencias de los actos que acometemos en el día a día.

Por eso, enseñar a pensar es básico desde la más tierna infancia, como defiende el filósofo Robert Swartz, que recientemente visitó Madrid y ofreció una conferencia en el Colegio Brains de Madrid. El título: «Pensamiento crítico y creativo desde la escuela». Swartz es director de The National Center for Teaching Thinking, de Estados Unidos, graduado por la Universidad de Harvard y profesor emérito en la Universidad de Massachusetts en Boston. Autor de numerosas obras y artículos sobre el pensamiento crítico, es una referencia mundial a la hora de proponer un cambio radical en los planteamientos de la educación desde los niveles de infantil.

La propuesta de Swartz es sencilla: «Los alumnos de Infantil aprenden y piensan de manera diferente. Esto está relacionado con la estructura de la mente y de su cerebro». Sin embargo, con el paso de Infantil a Primaria las cosas cambian radicalmente y de la actitud de un niño de tres años, que siempre quiere ser preguntado por la profesora, se pasa a la de la actitud: ¿por qué me pregunta a mí? O, lo que es muchísimo peor, que al ser preguntado la única preocupación del alumno sea si eso va a entrar en el examen. Es decir, ha perdido el interés por aprender y sólo se fija en cumplir con la obligación de no suspender. Esto es, a todas luces, el primer paso para el fracaso escolar. Sin motivación para aprender es difícil obtener buenos resultados.

¿Qué sucede para que haya este cambio? El filósofo lo tiene claro: «El sistema educativo no es el adecuado, mata las ganas, acaba con la estructura del pensamiento tan preclara que los niños tienen con tres años». Robert Swartz comenzó a visitar colegios de Infantil para ver cómo actuaban los profesores y analizar así la situación llegando a diversas conclusiones.

Para empezar, hay que desterrar la idea que muchos profesores (y padres) tienen de que «no se puede hacer nada con los niños de Infantil porque no piensan, porque hasta más adelante es imposible. Y eso es absolutamente falso y, lo que es peor, lo saben».

Trabajar las destrezas del pensamiento

Tres son las piedras angulares de las nuevas aulas del pensamiento que son defendidas por Robert Swartz: Pensamiento, Comunicación y Colaboración. El filósofo puso un ejemplo muy gráfico. «Varias cajas de «corn flakes» se la enseñas a un niño y le preguntas cuál escogería para desayunar. Probablemente el niño elija aquella que más le guste por el dibujo. Enseñar al niño a pensar supone hacerle ver que antes de tomar una decisión debe valorar unas cuantas cosas. En el caso de los cereales, por ejemplo, preguntarse qué es más saludable y mejor para el cuerpo. Puede que te guste más la caja que tiene un león en lugar de la caja que tiene dibujada una manzana. Pero, ¿qué es mejor para tu salud? ¿qué te va a hacer crecer más?, ¿un bonito dibujo en un papel o unos cereales que son realmente buenos para ti? Ofrecerle al niño esa capacidad de decisión y no porque persigamos que ellos decidan cosas como su menú, no, darles las herramientas para que aprendan a tomar decisiones basadas en preguntas que se hacen previamente. Enseñar a los niños a tomar decisiones con destreza».

¿Qué hace necesaria la decisión? Es decir, por qué necesito comprar cereales. ¿Cuáles son mis opciones? Es decir, ¿cuántas cajas de cereales puedo escoger de las que hay en el supermercado? Y ahora una gran pregunta: ¿Cuáles son las consecuencias probables de cada opción? ¿Qué importancia tienen las consecuencias para mi vida? ¿Qué opción es la mejor una vez analizadas todas las consecuencias?

Esta es la fórmula para hacerlo. Así es como se construye que un adulto aprenda a pensar por sí mismo. Mucha gente puede pensar que esto no es sencillo, que un niño de dos o tres años no es capaz de entender pero esto no es así, sí entienden, sólo es necesario utilizar un lenguaje diferente, sencillo y adaptado a su edad.

Robert Swartz es consciente de que no se puede cambiar la mentalidad de millones de seres humanos en el mundo que ya son adultos, pero sí se puede hacer un gran impacto en las generaciones venideras si cada vez más escuelas llevan a la práctica enseñar a los niños a pensar en lugar de obligarles a memorizar.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Daniel Goleman: “Los niños aprenden la inteligencia emocional en la vida real, especialmente cuando son jóvenes”

Fuente: TichingGoleman_Daniel_adult2
Así era...
Daniel Goleman
Psicólogo, periodista científico, escritor de best sellers
Su asignatura preferida era el inglés y la que menos le gustaba eran las matemáticas. Recuerda especialmente cómo se adentraba en las historias de su libro infantil favorito And to Think That I Saw It on Mulberry Street de Theodor Geisel, conocido como Dr. Seuss. Actualmente es un prestigioso psicólogo que indagó en el cerebro y las ciencias del comportamiento como periodista científico. Mundialmente conocido por su best seller sobre inteligencia emocional.  

¿Sufre nuestra sociedad de analfabetismo emocional?
En gran parte. La vida moderna nos hace estar más centrados en la tecnología, estar más presionados, y nos quita tiempo para estar tranquilos y reflexionar, un aspecto fundamental para potenciar la conciencia de uno mismo.

¿Perdemos mucho tiempo embobados con la tecnología?
Nos quita tiempo que podríamos destinar a estar con la gente que queremos y por la que nos preocupamos, y así potenciar nuestra inteligencia social. Por este motivo, pienso que la sociedad está afectada por el analfabetismo emocional.

¿Por qué es tan importante que los niños aprendan a manejar sus emociones?Para que sean seres emocionalmente inteligentes. Los niños aprenden la inteligencia emocional en la vida real, especialmente cuando son jóvenes. Es importante que aprendan a relacionarse y a manejar las emociones negativas a través de sus padres, hermanos o amigos.
¿En qué consisten los programas de alfabetización emocional?
Lo que llamamos programas de aprendizaje emocional y social en los Estados Unidos es una manera de ayudar a los niños a recibir lecciones básicas sobre inteligencia emocional. Este conocimiento les ayudará tanto en el trabajo como en la vida, e incluye la  potenciación de la autoconciencia, la autorregulación, la empatía, las habilidades sociales…
Habilidades necesarias para relacionarse…
Imprescindibles, pero que no se encuentran en un plan de estudio escolar ordinario, aunque  a lo largo de la vida son cada vez más importantes para tener plenitud y éxito.
¿Cuándo se deben empezar a enseñar estas habilidades?
Los mejores cursos son los que se desarrollan desde muy pequeños y hasta que los estudiantes están listos para ir a la universidad. Estos aprendizajes se basan en estrategias de involucración de los estudiantes y las familias, aunque también sirven de ayuda a los profesores para que incorporen estas habilidades.
Si los programas de alfabetización social y emocional están obteniendo tan buenos resultados, ¿por qué no se incluyen en los planes de estudios?
El mundo académico ha estado siempre centrado en las capacidades intelectuales y de razonamiento y la emoción se considera una interferencia, algo que no resulta útil para la comprensión de los contenidos académicos.
Pero son igualmente importantes.
No incidir en las emociones es una percepción anticuada, ya que cuando mejor entendemos cómo funciona el cerebro, obtenemos más información que corrobora  que el estado de nuestras emociones es, en realidad,  el que determina la capacidad para razonar y aprender.
Por lo tanto son indispensables para el aprendizaje de los estudiantes.
Ahora los especialistas científicos sobre el cerebro nos dicen que tenemos que ayudar a los estudiantes a estar mejor preparados en el manejo de sus propias emociones, para conseguir mejores resultados de aprendizaje.
¿Qué importancia tiene que los jóvenes aprendan a focalizar?
Es absolutamente crucial, tal y como explico en el libro Focus. La capacidad básica es prestar atención a lo que es importante e ignorar lo que es irrelevante. De esta manera podemos concentrarnos en una meta y seguir trabajando hacia ese objetivo, a pesar de los obstáculos y distracciones con las que nos encontramos.
¿Cuáles son las ventajas de aprender a focalizar para la sociedad futura?
Hay un enorme desafío para la sociedad en mantener agudas nuestras habilidades de atención, incluso al sumergirnos en el mar de distracciones que suponen el entorno digital y sus dispositivos. Hace años, cuando nos adentrábamos en una buena lectura y nos perdíamos con las historias del libro era más fácil concentrarnos.
Nada conseguía distraernos ante las páginas de un buen libro…
Ahora los niños tienen que enfrentarse a una distracción tras otra y creo que este es un argumento suficientemente potente para ayudarles a potenciar sus habilidades de atención como parte fundamental de la educación.
¿Cómo pueden los profesores enseñar a los niños a prestar atención?
Existen muchos métodos. Uno de ellos tiene que ver con una experiencia llevada a cabo con niños de 7 años de Harlem.  Procedían de barrios muy pobres y circunstancias muy dramáticas,  pero con una sesión diaria sobre “respiración”, se acostaban boca arriba con su animal de peluche favorito en el vientre, y contaban 1-2-3 al ritmo de su respiración, conseguían  fortalecer los circuitos cerebrales de la atención. Cuantos más ejercicios de este tipo realicemos, más fuerte se hace la focalización.
¿Cuál debe ser la misión actual de un profesor?
La misión del profesor  consiste en ayudar a sus alumnos a convertirse en mejores estudiantes con el objetivo de  que aprendan mejor, enseñándoles las habilidades básicas de la atención, para  que puedan gestionar adecuadamente sus propias emociones destructivas y resistir las distracciones impulsivas.
Objetivos antes olvidados…
Esto quiere decir que el plan de estudios social y emocional debe formar parte de la misión de educar a los estudiantes por parte de los profesores.
¿Y qué papel deben jugar los padres en el proceso de aprendizaje emocional de sus hijos?
Los padres son los primeros tutores de sus hijos en cuanto a la inteligencia emocional se refiere. Los niños aprenden mucho de sus padres  y  este aprendizaje les sirve de base a lo largo de su vida. Lo mejor que los padres pueden hacen por sus hijos es ser seres emocionalmente inteligentes.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Roger Schank: “La evaluación mata a la educación”

Fuente: Tiching
Fecha de publicación: 07-11-2013
Roger-Schank | Tiching
Así era...
Roger Schank
Innovador, investigador y docente
Acudió a un instituto para jóvenes inteligentes donde le llamaban mediocre por no estar entre los mejores. Años más tarde, en una reunión de antiguos alumnos, se dio cuenta de que los ganadores en el instituto no son los ganadores en la vida real. Hoy es un reputado investigador y emprendedor que aplica el modelo “learning by doing” en Xtol Masters.

Sus opiniones acerca del actual sistema educativo son muy negativas. ¿Qué cambios propone?
Debería reducirse el número de profesores, ya que el único motivo de que haya tantos es económico. La educación debería ser un diálogo, una conversación. La educación debería consistir en “yo trato de hacer algo y el profesor me ayuda sólo si necesito su ayuda”. Este es el modelo que tiene sentido para la enseñanza.
¿Entonces los profesores dejan de ser esenciales para la educación?
No, los profesores son muy importantes pero les han relegado a un rol verdaderamente estúpido. Si te fijas en cursos de tercero y quinto en Estados Unidos verás que los profesores están presionados para que sus alumnos consigan mejores notas, ya que en caso contrario, sus salarios se ven modificados. Todo el sistema está corrompido. ¿Por qué crees que existen las clases?
Dígamelo usted…
Simplemente por razones económicas. Pon a un grupo de niños juntos y lo único que van a hacer es torturarse unos a otros. A los niños les asusta ir a la escuela porque temen que alguien se meta con lo que llevan, con su aspecto…
¿Y qué deberíamos hacer?
No debería haber clases.
Pero sin clases,  ¿cómo aprendemos?
Pongamos por ejemplo que a mí me gustan los aviones, diseñar aviones. Debería estar en contacto con otros niños a los que también les guste diseñar aviones y estar conectados en un entorno online. Podríamos hablar entre nosotros, trabajar juntos diseñando aviones y pasar un buen rato haciéndolo. ¿Por qué los niños deben estar en una clase donde todos hacen lo mismo en el mismo momento?
También está en desacuerdo con las materias que se imparten.
Las escuelas están enfocadas a entrenar intelectuales. Pero el hecho es que hay muy pocos intelectuales, a mí me preocupa la gente corriente. ¿Por qué tenemos que enseñar matemáticas después de quinto curso? Enseñar álgebra a todos los niños es ridículo.
Según sus investigaciones, ¿cuál es la mejor forma para aprender?
Aprender haciendo. Los estudiantes sólo pueden aprender con experiencias. Les tienes que poner en situaciones que sean interesantes para ellos. El aprendizaje sucede cuando alguien quiere aprender, no cuando alguien quiere enseñar.
Pero hay contenidos que sólo pueden aprenderse mediante la memorización, ¿no?
No. No puedes aprender nada memorizándolo. Si aprendes algo de memoria sólo te servirá para pasar un examen. En el primer día de clase en la Universidad, solía preguntar a mis estudiantes: ¿quién puede superar los exámenes que hizo el año pasado ahora mismo? Y todos respondían lo mismo: no podemos.
¿Cree que aprender mediante el modelo que defiende es más lento que mediante la memorización?
Sí, pero la velocidad no es un parámetro que deba influir en la educación. Tenemos la falsa percepción de que la educación consiste en tratar todas las materias, pero en realidad no es así. Claro que aprender haciendo las cosas es un proceso lento, pero si aprendes memorizando lo vas a olvidar y no te va a servir para nada. Lo que tenemos que hacer es alejarnos de las asignaturas y de la enseñanza tradicional. Y aprender hablando con la gente, y dejando que  se aprenda “haciendo” aunque sea un proceso más lento.
Y según su modelo, ¿cómo evaluamos a los estudiantes?
La evaluación mata a la educación. La manera de evaluar es mediante la experiencia. No hay mejor fórmula para conocer tus capacidades que poniéndolas en práctica con casos reales.
¿Los profesores están preparados para enseñar de la forma que comenta?
No, porque les han enseñado mal. Pero, ¿sabes que la mayoría de docentes están de acuerdo conmigo? Cuando les digo que defiendo un modelo en el que tienen que prestar atención individualizada a cada niño, no hay ningún profesor que me diga que no está de acuerdo. Es el sistema que les dice a los profesores que no pueden hacerlo.
¿Son beneficiosas las nuevas tecnologías como Tiching para este modelo?
¡Claro! Básicamente creo que todo debe hacerse online. Volvemos al ejemplo de antes. Si yo  quiero diseñar aviones, las tecnologías pueden ponerme en contacto con gente de todo el mundo que quiera diseñar aviones. No tienen que estar todos en mi pueblo. La localización es el problema de la educación.
¿Incluso los niños más pequeños deben aprenderlo todo online?
No. Bueno, sí y no. Empezamos por definir para qué sirve la escuela, que muchas veces lo olvidamos. La escuela es para que los padres puedan dejar a sus hijos y tener un descanso. Cuando digo “quiero eliminar las escuelas” muchos padres dicen: “¿qué voy hacer todo el día con mis hijos? Tengo que ir a trabajar”.
Por tanto, muchos padres estarán en desacuerdo con sus ideas…
No estoy proponiendo que no haya espacios donde puedan ir los niños y estar supervisados. Todo el material debe estar online, porque no puedes tener un profesor que sepa de todas las materias. Pero pueden indicarles los  materiales o programas que  pueden utilizar para, por ejemplo, aprender a diseñar aviones; supervisar lo que están haciendo y asegurarse de que no corren ningún riesgo.

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Otra loca

Por: Diego Lerner

En las últimas décadas, durante la dictadura y en pleno proceso democrático, “Las locas de Plaza de Mayo” se consolidaron como símbolo de la lucha por la memoria, la verdad y la justicia, enfrentándose a un orden que pretendía acentuarse sobre las leyes de indulto intentando postergar cualquier intento por acercarse al esclarecimiento de lo ocurrido durante el genocidio.
Para poder consolidarse, la dictadura llevó adelante un plan sistemático de destrucción de la educación pública, la cultura y las artes, del discurso crítico (reflexivo) con claras consecuencias en nuestros días.



La naturalización legitimada culturalmente sobre la prostitución, vulnera los derechos de mujeres, niños y niñas explotados en dicha práctica mercantil  funcional a una sociedad cada vez más deshumanizada; permite la desaparición con vida de miles de personas para la esclavitud basada en el dominio masculino y la sumisión femenina.
Dadas las dimensiones que está adquiriendo la trata, cada día es más habitual dejarse llevar por el discurso fácil, sencillo y directo de la legalización y abandonar la reflexión sobre las raíces de la prostitución y las consecuencias no deseadas o no previstas de su normalización.
La cosificación de la mujer es apoyada y manipulada por un aparato multimediático que ubica a la mujer en un lugar de objeto, acentuando la sociedad patriarcal y alejándonos de una igualdad de género. Ejemplos como este se pueden hallar en diversos lugares como la vía pública, diarios y revistas y, también, en programas de alto alcance social como los conducidos por Tinelli o Jorge Rial (Véase “La Tinellización de la mujer”).

A partir de la desaparición de Marita Verón ocurrida el 3 de abril de 2002, con la intención de ser utilizada en el mercado de la trata de personas, su madre pasó a ser  ícono de la lucha por los derechos humanos, dentro y fuera de Argentina. País cuyo predomino de la cultura machista permite la pr
áctica de la prostitución.

La búsqueda de su hija hecha por la ”Loca” puso en tela de juicio todo el aparato cívico que violaba y atentaba contra la vida de miles de mujeres, no sólo la de Marita Verón.
Al igual que lo hicieron “Las locas de Plaza de Mayo”, Susana Trimarco se enfrenta a todo un aparato que intenta deslegitimarla y alejarla del esclarecimiento de la desaparición de su hija. Un conflicto en el cual la explotación infantil y adulta se encuentra aceptada por jueces, políticos y  por la sociedad civil (Cabe destacar que intento hacer una generalización frente a una conducta, sabiendo que el patrón no es absoluto).

La madre de Marita Verón se suma al colectivo de “Locas”. Alejadas de su singularidad se convierten en banderas por la lucha de los derechos humanos intentando modificar el entorno por un mundo más humano, en el que el otro, la otredad, no sea sinónimo de enemigo.
En una coyuntura desfavorable el silencio, el poder económico, político y judicial operan sobre bases en las cuales la excepción se transforma en norma, lo reprochable en cotidiano y, de esta forma, permiten que se den con normalidad dichas prácticas.

La reflexión sobre la prostitución tiene que girar en torno a nuestro horizonte pedagógico y el mundo que queremos construir; sumarnos a la lucha por un mundo crítico y transformando, las “Locas”, en una bandera por la igualdad.


Discutiendo y desterrando los argumentos que legitiman la práctica de la prostitución podemos acabar con la compra de personas. Es aquí donde nos jugamos el concepto de la condición humana y sobre el cual debatir. Construyendo paradigmas nuevos.