Hacía Otro Paradigma Educativo

No a la violencia sexual. No a la violencia física. No a la violencia psicológica. No más violencia contra la mujer

Hacía Otro Paradigma Educativo

Las personas fueron creadas para ser amadas y las cosas para ser usadas. La razón por la que el mundo está en caos es que las cosas están siendo amadas y las personas siendo usadas.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Nunca más llamaré puta a otra mujer. Nadie podrá convencerme en la calentura de no usar condon. Jamás me emarazaré por tener a un hombre a mi lado.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

Francesco Tonucci. También conocido por el seudónimo "Frato", es un pensador, psicopedagogo y dibujante italiano. Es autor de numerosos libros sobre el papel de los niños en el ecosistema urbano y de artículos en revistas italianas y extranjeras.

Hacía Otro Paradigma Educativo

"La igualdad no significa que todos tengamos la misma riqueza, sino que nadie sea tan rico como para poder comprar a otro ni que nadie sea tan pobre como para verse forzado a venderse"

lunes, 24 de febrero de 2014

'Mayoría oprimida' (Majorité Opprimée de Eleonore Purriat)



En lo que parecería ser sólo un día común más, un varón es expuesto al sexismo y a la violencia sexual en una sociedad dominada por mujeres

Como robar el mundo

Autor: Sebastián De Caro
Fuente: Tedx

jueves, 20 de febrero de 2014

Unión Europea. Dos de cada tres mujeres víctimas de violencia de género no denuncia

Fuente: AmecoPress
Fecha de publicación: 19-02-2014



La Agencia de Derechos Fundamentales de la UE advierte de que la verdadera dimensión del problema "permanece invisible en las cifras oficiales”







Dos de cada tres mujeres europeas víctimas de violencia física o sexual no acude a denunciarlo ante la Policía ni ningún otro servicio de asistencia, según los primeros datos de un informe de la Unión Europea que será difundido en marzo. De este modo, el documento, realizado por la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE (FRA), advierte de que la verdadera dimensión de la violencia contra las mujeres "permanece invisible en las cifras oficiales, lo que subraya la necesidad de aumentar la percepción de este asunto".

El informe, llevado a cabo en base a los resultados de una encuesta a 42.000 mujeres de los 28 países miembros de la UE, será presentado oficialmente el próximo 5 de marzo, según explica la FRA mediante un comunicado.

“El estudio de la FRA ha revelado impactantes niveles de violencia contra las mujeres a lo largo de la UE”, anticipa el director de la agencia, Morten Kjaerum. El testimonio recogido con este sondeo sobre experiencias en el trabajo, en el ámbito doméstico e incluso en internet, sirve para subrayar la “urgente necesidad” de que las mujeres discutan e informen de un problema demasiado común, para que las autoridades puedan actuar para ayudar a terminar con la violencia contra ellas, indica Kjaerum.

El informe, el más amplio de este tipo realizado en la UE, será presentado en Bruselas durante una conferencia de alto nivel sobre la violencia contra las mujeres. Dicho evento reunirá a cerca de 250 representantes de instituciones y organismos de la UE: organizaciones internacionales, gobiernos y parlamentos nacionales, organismos nacionales de derechos humanos y la sociedad civil.

martes, 18 de febrero de 2014

La eficacia de la escuela libre "VIttra" (Suecia)

Espacios abiertos en lugar de clases cerradas y aulas con paneles de vidrio que dan amplitud

No hay aulas, tal y como se conocen trandicionalmente, ni pizarras ni pupitres. En las escuelas suecas Vitta los alumnos circulan libremente y cualquier lugar del centro es bueno para aprender, con profesores o con otros compañeros. A veces en las escaleras, otras sobre cojines o tumbados en el suelo. Estos centros han revolucionado la forma de educar, aprender y enseñar con nuevos conceptos sobre el espacio y el tiempo. Los estudiantes aprenden a su ritmo en un modelo distinto y profundamente innovador, sin clases y sin rígidos horarios.

Vittra es una empresa que gestiona 27 centros educativos de preescolar (1 a 6 años) y escuelas (de 6 a 16) en Estocolmo y en la zona sur de esta ciudad. Cerca de 8.500 alumnos se benefician gratuitamente de estas enseñanzas. Aunque estos colegios estén gestionados por una empresa privada, son financiados con fondos públicos. Por eso, están sometidos a unas restricciones, por ejemplo, no pueden cobrar ni matrícula ni ninguna cuota a los alumnos que tienen que ser admitidos por riguroso orden de llegada, es decir, sin examenes de acceso.

Los pilares de la innovación
Las escuelas Vittra nacieron hace veinte años planteando ya verdaderos retos educativos. Por ejemplo, en estos centros la tecnología es fundamental para el aprendizaje; el aprendizaje se realiza a través de la propia experiencia y en contacto continuo con la vida cotidiana; el modelo está basado en el bilingüismo y las aulas se suprimen dejando paso a nuevos conceptos del espacio.


«La idea del espacio abierto en lugar del aula cerrada (que también se utiliza cuando se considera apropiado) es dar la posibilidad a profesores y alumnos de cooperar en el trabajo. El aprendizaje es un proceso que suele tener lugar cuando se trabaja, se conversa y se debate con los docentes o con otros compañeros. El propósito es crear un espacio en el que nuestros alumnos estén siempre acompañados por uno o varios profesores», explican desde las escuelas Vittra.

Ese nuevo concepto de espacios abiertos da pie a una organización escolar muy diferente a la que estamos acostumbrados. Los alumnos se dividen por equipos: preescolar y grupos escolares de 6 a 9 años, de 10 a 12 y de 13 a 16. Cada grupo ocupa una parte del edificio. El espacio se organiza alrededor de una plaza central abierta rodeada por aulas. Las divisiones entre estos espacios son de vidrio para crear la sensación de apertura y transparencia. Las clases se pueden dar en las aulas, en la plaza central abierta… dependiendo del grupo, del tema o de la asignatura.

El tiempo que se dedica a las clases es otro de los conceptos revolucionarios en las escuelas Vittra. Las clases duran unos 120 minutos para dar tiempo a los alumnos a arrancar el tema, realizar las tareas y terminarlas a su propio ritmo. En ocasiones duran 60 minutos. Todo depende de la materia y la edad del alumno.

Un plan individualizado
Cada alumno posee lo que se ha denominado «libro Vittra», un plan de desarrollo individual donde se evalúa su currículum académico y los logros conseguidos por cada estudiante. A través de internet, padres e hijos conocen y siguen el trabajo del alumno en la escuela, sus evaluaciones, sus ritmos o sus necesidades de apoyo.

El papel del maestro también da un gran giro en estos colegios. El docente no imparte clases a alumnos sentados en pupitres entre cuatro paredes. Por el contrario, la función del profesor es la de guiar y motivar al alumno. Cada docente es responsable de un grupo de entre 20 y 20 estudiantes e imparte entre una y tres asignaturas.



Cuando concluyen la enseñanza obligatoria hasta los 16 años, los chicos son «responsables de su propio aprendizaje», afirman los responsables de Vittra. «Son capaces de aprender a aprender, de encontrar información, de resolver problemas y de reflexionar sobre su aprendizaje», aseguran. Los grandes pilares para su futuro.

Las seis promesas de Vittra
1. Descubrir el método que mejor se ajuste a cada alumno: Los niños juegan y aprenden de la forma más adecuada a sus necesidades, curiosidad e inclinaciones.
2. Aprender a partir de la experiencia: Así se refuerza su motivación y se inspira su creatividad.
3. Comprender su propio aprendizaje: Los alumnos disponen de herramientas para adquirir nuevos conocimentos y profundizar en su comprensión de «cómo aprendo», lo que les capacita para aprender de manera más fácil y eficaz en el futuro.
4. Tener confianza en los alumnos y en sus aptitudes: Los estudiantes adquieren más conciencia de sí mismos, e su potencial y de su fortaleza. De manera que se enfrentan con gusto a los retos.
5. Desarrollar su capacidad de comunicación y de interactuar con otros: Los alumnos entienden las necesidades e intereses de los demás.
6. Hacerse con los medios necesarios para estudiar y trabajar en un entorno internacional: Los alumnos desarrollan un verdadero bilingüismo sueco-inglés, experimentando y estableciendo contactos internacionales a través de redes y programas de intercambio con el extranjero.

lunes, 17 de febrero de 2014

Conferencia de Ellen Page sobre sexualidad




La joven canadiense Ellen Page, famosa por su papel de adolescente embarazada en 'Juno', disertando en Las Vegas en una conferencias sobre los derechos de los homosexuales.

viernes, 14 de febrero de 2014

One Billion Rising (Mil millones de pie)

Fuente: onebillionrising

Se realizará este viernes una movida global llamada Mil millones de pie (One Billion Rising en su versión original), que tiene como objetivo expresarse contra la violencia hacia la mujer.
En Argentina se realizará en San Salvador de Jujuy, Mar del Plata, Rosario y en Capital Federal
Es una acción colectiva para bailar contra la violencia de género. Más de 200 países participarán del evento.

"Mil millones de mujeres bailarán este viernes alrededor del mundo", esa es la frase del evento.
Compartimos el link para revisar los lugares de encuentro de las distintas ciudades: Aquí

Vídeo institucional  

Resumen de 2013

jueves, 13 de febrero de 2014

La violencia

La gente común, ¿no?
La gente común es violenta.
La violencia no es más común de lo que la gente común piensa.
¿Será que la violencia es propiedad exclusiva del deporte, de una barra brava o de un sector socio-económicamente sumergido y castigado?
¿O será que la semilla de la violencia está esperando en nosotros, latente, siempre en cualquiera de nosotros?
Por ejemplo, un conductor se torna a golpes de puño, furiosamente, con un peatón en cualquiera de nuestras principales avenidas; otro comerciante es brutalmente agredido y herido; la policía tiene que intervenir porque en un barrio bien, en un colegio bien, una patota de niños bien golpea salvajemente a un compañero; vecinos de cualquier arraval de nuestra ciudad, armados y con miedo, abaten a dos menores, presuntamente delincuentes, presuntamente consumidores; otra mujer muere víctima de la violencia doméstica, habría hecho 3 denuncias. Vamos a hablar de la violencia desde la violencia misma y advertimos... a los señores espectadores.
Advertimos a los señores espectadores que la terminología utilizada a continuación podría herir la sensibilidad de los aquí presentes y nos sabrán disculpar, pero es que hablamos de la violencia.




lunes, 10 de febrero de 2014

"El síndrome de Estocolmo en mujeres prostituídas"

Autora: Consuelo Barea
Fecha de publicación: Domingo 2 de julio de 2006

LA PROSTITUCIÓN ES UNA ACTIVIDAD TRAUMÁTICA CONSECUENCIA DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO
“La prostitución tiene que ser entendida como violencia sexual contra la mujer” .
La violencia masculina allana el terreno para la introducción de las víctimas en la prostitución
Para hablar de secuelas psicológicas de la prostitución hay que referirse inevitablemente a los trabajos de Melissa Farley (2) . En el estudio realizado a 130 mujeres prostituidas de San Francisco, se concluye:
• 57% habían sido abusadas sexualmente de niñas, con una media de 3 abusadores
• 49% habían sido maltratadas físicamente de niñas por los adultos que las cuidaban
Otros autores dan cifras más contundentes: “varios estudios informan que entre el 55 % y el 90 % de las personas en la prostitución informaron de antecedentes de abusos sexuales en su infancia. La mayoría de ellas afirman que el abuso que sufrieron en su infancia ha influido en su entrada en la prostitución. Haciendo un cálculo prudente, se estima que la media de edad de entrada en la prostitución en Estados Unidos es de 13-14 años” (3) .
Según Schissel y Fedec, uno de los factores que dirige a los jóvenes hacia la prostitución es una infancia de abuso y negligencia. “Hay una conexión psicológica entre abuso sexual en la infancia y prostitución" (4) . Esto les lleva a conductas de riesgo, baja autoestima y menor resistencia a ser explotados por otros (5) .

“Se ven a sí mismas como objetos sexuales que pueden ser usados y explotados por otros” . Las mujeres suele entrar en la prostitución como niñas abusadas y no como personas libres y experimentadas.(6)
La ministra de interior del Reino Unido Fiona MacTaggart, dijo al periódico “The Observer” en Enero del 2006: “no creo que los hombres que usan prostitutas se vean a sí mismos como a abusadores de menores, pero lo son”. “Podrían cambiar las cosas si cambiáramos el punto de vista de la prostitución de “profesión más antigua” a la forma más común de abuso a menores.” En declaraciones a la BBC la ministra dijo “la mayor parte de prostitutas empiezan de 13 a 14 años .” El Ministerio de Interior estima que en Gran Bretaña trabajan como prostitutas unas 80.000 mujeres, la mitad de las cuales son menores de 25 años.

La violencia masculina mantiene a las mujeres en la prostitución
Los chulos buscan chicas inocentes, solitarias, sin hogar, y rebeldes. Las convencen de que son “su hombre” y acaban manteniéndolas en cautividad virtual mediante la agresión verbal haciendo que sientan que no valen nada, que son basura, y mediante la violencia física y amenazas de tortura. (Barry, 1995). Barry (1995) y Giobbe et al. (1990) estimaron que al menos 90% de la prostitución está controlada por proxenetas. Usan el maltrato físico y sexual para mantener a las mujeres en la prostitución y que no escapen (8) . Los chulos en Washington, DC, USA, emplean matones de guardia en los límites de su zona que impiden que las chicas escapen de la prostitución (Michelle J. Anderson, personal communication, 1996) » (9) .
Según Farley (10) : “como adultas en prostitución, 82% han sido maltratadas físicamente, 55% de ellas por puteros ; 83% han sido amenazadas con un arma; y 68% han sido violadas mientras ejercían como prostitutas, 45% más de 5 veces, y 46% de las violadas lo han sido por puteros” (11). Las mujeres y los transexuales habían experimentado más violencia que los hombres prostituidos con aspecto de hombre.

“La legalización tampoco puede proteger a las personas prostituidas, de la violencia y las agresiones de los compradores. Incluso en un burdel legal de alto nivel en Australia, donde las habitaciones están equipadas con sistemas de alarma en caso de peligro, un guardia de seguridad informa de que las llamadas de auxilio de las mujeres nunca pueden ser atendidas lo bastante rápido como para impedir la violencia de los usuarios de la prostitución, que se produce con regularidad” (12) . “La legalización tampoco pone fin a los demás abusos asociados a la prostitución ilegal, como la violencia física brutal que los proxenetas ejercen sobre las personas prostituidas, la influencia de la delincuencia organizada en la industria del sexo, o el tráfico de mujeres para destinarlas a la prostitución”(13) . “Notablemente, incluso en los países que han legalizado la prostitución en un intento de reducir los daños que ésta provoca, los índices de agresión y violación a las personas prostituidas continúan extremadamente altos”(14) .
Un informe canadiense sobre prostitución y pornografía (15) concluye que las niñas y mujeres en prostitución tienen una tasa de mortalidad 40 veces mayor que la media nacional. Las mujeres prostituidas constituyen el 15% de muertes por suicidio notificadas en hospitales (16) .
Incluso habiendo salido de la prostitución después de innumerables sufrimientos la sociedad, a veces cómplice del proxeneta, puede devolver a la mujer a su esclavitud. La pesadilla en la que la protagonista cree haber escapado y descubre de repente que todo vuelve a empezar puede ser totalmente cierta en países donde se haya legalizado la prostitución. Una mujer “fichada” como prostituta puede perder el paro si se niega a aceptar un trabajo de prostitución. Esto ocurre actualmente en Alemania y no precisamente a mujeres prostituidas anteriormente sino también a mujeres que nunca han alquilado su cuerpo
"No hay nada ahora en la ley que impida que las mujeres sean enviadas a trabajar en la industria del sexo" dijo Merchthild Garweg, abogada de Hamburg especializada en estos casos. "La nueva regulación dice que trabajar en la industria del sexo no es ya inmoral, y por lo tanto estos trabajos no pueden ser rechados sin riesgo de perder el subsidio de desempleo." Por ejemplo Garweg dijo que mujeres que habían trabajado en telemarketing habían recibido propuestas de trabajo en “líneas eróticas” de teléfono”.

Miss Garweg cree que la presión en las empresas de empleo para encontrar trabajadoras sexuales les hará cortar el subsidio de desempleo a mujeres que rechacen trabajar en “servicios sexuales”: “están ya preparados para obligar a las mujeres a aceptar trabajos relacionados con servicios sexuales, pero que no cuentan como prostitución,” dijo. “Ahora que la prostitución ya no es considerada por la ley como inmoral, no hay realmente nada salvo la buena voluntad de las empresas de trabajo que impida mandar a las mujeres a trabajos que no desean hacer”(17) .

LA SECUELA PSICOLÓGICA MÁS IMPORTANTE DE LA PROSTITUCIÓN ES EL ESTRÉS POST TRAUMÁTICO (EPT)
Las mujeres prostituidas sufren EPT al igual que los veteranos de combate, como una reacción psicológica a un trauma físico y emocional extremo. Los síntomas son ansiedad aguda, depresión, insomnio, irritabilidad, sobresaltos, disociación, flashbacks, hiperalerta.
Según Farley (18) “68% de las mujeres prostituidas encuestadas cumplían los criterios diagnósticos de Estrés Post Traumático. Esta cifra puede compararse con la de mujeres maltratadas de 43% (Houskamp & Foy, 1991) a 84% (Kemp et al. 1991), y con la de ex-combatientes de Vietnam 50.6 (Weathers et al., 1993), o de la Guerra del Golfo 34.8 (Weathers et al., 1993).
” Muchas supervivientes señalan que, para poder sobrellevar la degradación psicológica que provoca la prostitución, desarrollaron una reacción de disociación – un sistema de desvinculación de parte de uno mismo, de “abandonar el cuerpo” o “irse mentalmente a otro lugar”. Este mecanismo es similar en violaciones, maltrato doméstico y tortura.

EL SÍNDROME DE ESTOCOLMO EN MUJERES PROSTITUIDAS
En 1973 dos ex-convictos intentaron robar uno de los bancos más importantes de Estocolmo. Se quedaron atrapados en él con tres rehenes, tres mujeres y un hombre. Los secuestradores amenazaron la vida de los rehenes pero también les mostraron alguna pequeña amabilidad. Durante el tiempo de secuestro, seis días, los rehenes se identificaron con los captores y desarrollaron un vínculo emocional con ellos. Empezaron a percibir a la policía como a enemigos, y a los secuestradores como a sus amigos, como a su fuente de seguridad. Esta reacción aparentemente absurda fue documentada ampliamente por los medios de comunicación, ya que llamó para interesarse por el estado de los rehenes, el entonces primer ministro de Suecia Olof Palme.

Todo el mundo se quedó estupefacto cuando los secuestrados se resistieron fuertemente a los esfuerzos del gobierno para rescatarlos, y defendieron a sus captores con insistencia. Meses después de ser liberados, los rehenes tenían todavía sentimientos afectuosos hacia los secuestradores que habían amenazado sus vidas. Las dos mujeres acabaron teniendo una relación con los captores. A raíz de este incidente se acuñó el término Síndrome de Estocolmo, que después fue estudiado en profundidad para otros grupos de secuestrados. Se descubrió que esta es una reacción común en situaciones de secuestro y que se trata de un mecanismo de supervivencia. Aunque el Síndrome de Estocolmo no está todavía en el manual de diagnóstico psiquiátrico DSM IV, tiene suficiente entidad propia y su existencia es ampliamente reconocida, sobre todo en ámbitos militares.
Dee L. R. Graham es profesora de Psicología en la Universidad de Cincinnati. Se ha especializado en temas como Violencia de Género, Síndrome de Estocolmo y renuncia de las mujeres a acusar a los maltratadores en el juicio. Las teorías de Graham emergieron del análisis de nueve grupos diferentes de "rehenes" en los que se establecía un vínculo entre la víctima y el abusador/captor:
-  Secuestrados
-  Prisioneros de campos de concentración
-  Miembros de sectas
-  Prisioneros de guerra
-  Civiles de la China Comunista sometidos a lavado de cerebro
-  Mujeres maltratadas
-  Niños abusados
-  Víctimas de incesto padre-hija
-  Prostitutas dependiendo de chulos
Concluyó (19) que "bajo las condiciones adecuadas, cualquiera que quiera sobrevivir desarrollará el SE" . Las condiciones previas que desencadenan el síndrome son:
-  El rehén cree que el secuestrador amenaza realmente su supervivencia.
-  El secuestrador da muestras de algún tipo de amabilidad.
-  El rehén queda aislado (física y/o psicológicamente) de otras personas.
-  El rehén no puede escapar, o cree que no puede.
En el caso de la Violencia de Género, tanto en mujeres maltratadas como en mujeres prostituidas se dan las condiciones previas.

“Giobbe et al. (1990) compararon la prostitución con otras formas de violencia doméstica. Describieron los métodos de control coercitivo ejercidos por chulos y puteros sobre las mujeres prostituidas, que son idénticos a los métodos usados por hombres maltratadores para controlar a las mujeres: aislamiento, agresión verbal, control económico, amenazas e intimidación física, negación de la violencia y violaciones”.
Las estrategias de supervivencia que la mujer va adoptando para poder convivir con el maltratador son recursos y distorsiones de su forma de sentir y actuar, que le permiten sobrellevar las agresiones sin hundirse psicológicamente. Al repetir día a día estos mecanismos de defensa y supervivencia, éstos acaban por transformar la personalidad de la víctima y quedan fijados en su forma de ser. Se produce un verdadero lavado de cerebro como el que pueda sobrevenir, por ejemplo al pertenecer a una secta, o al estar en un campo de concentración. Emociones, pensamientos y conducta se distorsionan para poder soportar el terror que no acaba.
Autores como Farley y Herman también ven la necesidad de completar el cuadro del EPT en la Violencia de Género, con la descripción del vínculo traumático que se crea a largo plazo, o Síndrome de Estocolmo: “la diagnosis de EPT requiere un estresor externo, implicando claramente que los síntomas psicológicos resultan de condiciones materiales que oprimen a la mujer. Sin embargo este diagnóstico por sí solo, no articula completamente la extensión del daño psicológico causado por la prostitución. Con el tiempo, la constante violencia de la prostitución, la humillación constante, la indignidad que representa y la misoginia social, provocan cambios en la personalidad”.
“Herman (1992) describe los cambios a largo plazo en los supervivientes de un trauma, en la regulación emocional, la conciencia, la auto-percepción, la percepción de los agresores, en las relaciones con otros, y los cambios en las atribuciones de significado. Estos cambios en la personalidad han sido llamados por Herman EPT Complejo. Herman vio estos síntomas como el resultado de una historia de sumisión a un control totalitario por un periodo prolongado, y notó que la explotación sexual organizada puede llevar a un EPT complejo. La violencia de los proxenetas no está encaminada únicamente al castigo y control de las mujeres prostituidas sino a convertirlas en algo sin valor e invisible (Dworkin, 1997; Patterson, 1982). El odio y desprecio dirigido a las personas prostituidas acaba internalizándose. El odio a sí mismas y la falta de respeto propio resultantes, son extremadamente duraderos” (20).

Resumo a continuación las principales distorsiones propias del Síndrome de Estocolmo, todas ellas aplicables a mujer maltratada por su pareja y mujer prostituida por su chulo, (material extraido de mi libro “Manual para Mujeres Maltratadas que Quieren Dejar de Serlo” Ed. Océano 2002):

DISTORSIONES EMOCIONALES:
ELLA POTENCIA LAS EMOCIONES POSITIVAS:
El afán de supervivencia la lleva a buscar con avidez cualquier expresión de amabilidad, empatía o afecto hacia ella en la conducta del maltratador. Si llega a percibirla se llena de esperanza pensando que él no la maltratará más.

ELLA NIEGA SUS EMOCIONES NEGATIVAS:
Niega y minimiza el abuso, niega el terror, porque reconocerlo la paralizaría y tiene que “tirar del carro” de la familia y los hijos. El pánico, la sensación de aniquilación psíquica, la dejarían sin respuesta y no se lo puede permitir. Niega también la rabia, si la expresa invita al agresor a tomar represalias. Una respuesta defensiva directa podría poner en juego su supervivencia. Se vuelve muy sumisa, tiene dificultad en expresar la cólera, evita los conflictos. Se vuelve indecisa y pasiva.

DISTORSIONES COGNITIVAS CAMBIA SU PUNTO DE VISTA AL DEL MALTRATADOR:
SOBRE EL MUNDO: la víctima inconscientemente intenta ver el mundo y a sí misma como el abusador lo ve, para anticiparse y mantenerlo contento con sus necesidades satisfechas. Acepta los planteamientos políticos, sociales, o de género de él. Si él milita en un partido político ella acabado militando en el mismo partido y se vuelve la partidaria más fanática.
Él es sexista y ella se convierte en la primera enemiga de las mujeres que destacan, hablan u opinan por sí mismas. La mujer maltratada no quiere identificarse con su propio grupo. Es dura y muy crítica con las otras mujeres. Le gusta competir con ellas y descalificarlas.

SOBRE SÍ MISMA: la mujer maltratada se ve a través de los ojos del maltratador y acepta su culpabilidad por el maltrato. Cree que si fuera mejor persona o mujer, no sería maltratada. Cuanto menos control real tiene la víctima y más graves son las consecuencias de no tener control (es decir, es más severo el abuso), es más probable que la víctima se autoculpe.
Se reconoce como inferior. Halaga y cuida el ego masculino a expensas del suyo. Asume la posición de "felpudo" con los hombres. Se rebaja o desprecia a sí misma humorísticamente. Odia aquellas partes de sí misma que el maltratador desprecia o a las que adjudica su cólera. Cree que tiene que ser perfecta y que no vale nada por lo que merece el maltrato. Cree que no merece el amor de otras personas.
Proyecta su propia condición de víctima en el agresor, como si él fuera inocente y estuviera influenciado por la maldad de otras personas. La mujer maltratada no quiere que otros se enteren de cómo la trata su pareja. Se lo oculta al mundo y a sí misma. Sistemáticamente, se pone de parte de su pareja frente a otras personas ¡aunque éstas la estén defendiendo a ella!

APRENDE A CONOCER AL DETALLE EL COMPORTAMIENTO DEL MALTRATADOR: ella conoce muy bien sus costumbres y deseos, esto le permite anticiparse en lo posible a sus brotes de violencia. Estudia cuidadosamente los puntos en que puede influir "al jefe", está muy atenta a lo que le gusta o le disgusta. En casos extremos permite incluso el abuso sexual de los hijos, o se comporta como si no se enterara de lo que está ocurriendo. El varón es el dios al que hay que rendir culto y dar todo lo que pide aunque sea sacrificando a los niños, sobre todo a las niñas.

CREE QUE AMA APASIONADAMENTE AL AGRESOR: Está muy pendiente de él, lo cuida, es sumisa con él, se le acelera el corazón cuando él llega. Es fácil interpretar esta excitación fisiológica y esta conducta como indicadores de fuertes sentimientos positivos hacia él. “La falsa atribución de la víctima que adjudica al amor y no al terror su excitación, es una distorsión cognitiva que se desarrolla en las víctimas que no ven modo de escape.
Cuanta más excitación, más fuerte es el vínculo experimentado por las víctimas. Cuanto más hipervigilantes están las víctimas hacia la amabilidad del agresor, interpreta que es más fuerte el vínculo. Cuanto más duro tiene que trabajar la víctima para ganar al abusador, más fuerte es el vínculo de la víctima con el abusador”. "Una vez el sujeto ha identificado la experiencia como amor, es amor" .
Nuestra cultura nos presenta un modelo de lo masculino violento y dominante, los héroes de ficción vencen a través de la agresión, no a través de la resolución pacífica del conflicto. Son competitivos, soberbios y su sexualidad es cercana a una violación. Esta perspectiva refuerza la vivencia interna de la mujer maltratada sobre su pareja, la convence de que eso que ocurre entre los dos es un amor apasionado y fatal, y que lo que le pasa a su compañero es que “es muy macho”. Ella en contraposición ha de ser muy femenina y dejarse proteger por él.

DISTORSIONES CONDUCTUALES
ELLA DESARROLLA MECANISMOS DE DEFENSA ANTE LA VIOLENCIA:
• Simulación: simula un placer sexual que no siente, y una admiración inexistente ante acciones mediocres o sin mérito. Maneras deferentes. Halagos. Disimulo de los sentimientos reales. "Artimañas femeninas". Es importante para la seguridad de la víctima que el ego del maltratador esté satisfecho.
• Intenta ganarse su compasión: "crisis nerviosas", desmayos, somatizaciones. Es una forma primitiva de decir al agresor “no me pegues, no ves que me encuentro mal”
• Intenta tranquilizarlo mediante un comportamiento aniñado. Está comprobado que las personas violentas se tranquilizan con los niños. La mujer maltratada instintivamente se comporta como una niña frágil e indefensa, para que el maltratador no vea en ella una enemiga. Hace el payaso, sonríe y ríe sin sentido. Es "muy mona" y gazmoña. Usa un tono de súplica o infantil con entonación característica acabada en inflexión ascendente.
Mira humildemente hacia abajo. Hace falsas demandas de ayuda. Su apariencia es de indefensión. Se muestra dependiente, falta de iniciativa, incapaz para decidir o pensar por sí misma, etc. Si no se aniña en su comunicación, él puede interpretar sus afirmaciones como oposición, o rivalidad. Tiene que demostrarle que ella no está en contra de él y que él no tiene nada que temer de ella. Tiene que demostrarle que ella no compite con él, que no es una "marimacho". Se mete en su papel y acaba viendo al captor como a una figura paterna, sintiéndose como una niña frente a él.

DURANTE EL PROCESO DE LIBERACIÓN LA VÍCTIMA SE OPONE A LA JUSTICIA.
Se asusta más de los que vienen a liberarla que del agresor. La mujer maltratada ve al maltratador como al "bueno", y a los que se oponen a él como los "malos". Le molestan las "intromisiones" de extraños que intentan liberarla. Critica y se burla de las feministas y dice que odian a los hombres y que envidian su superioridad. La mujer prostituida niega ser maltratada por chulos y puteros, niega pasarlo mal y no puede soportar a las mujeres que quieren abolir la prostitución diciendo que son moralistas y que ella “ejerce libremente su oficio”.
En casos de secuestros de larga duración o de mujeres maltratadas, la liberación o separación del maltratador, genera una combinación paradójica de gratitud y miedo. La víctima encuentra psicológicamente difícil dejar al captor. Los antiguos rehenes visitan a sus captores en la cárcel, retiran las denuncias, e incluso pagan al abogado que los defiende. Minimizan el daño que les han hecho y rechazan cooperar con la justicia.
La dinámica cíclica del maltrato mantiene a la mujer atrapada en un juego desesperado. Su impulso es ambivalente, por una parte quiere librarse del compañero que la maltrata y amenaza, y por otra parte quiere permanecer a su lado, última ironía del vínculo traumático. Hay un desequilibrio de poder en la base de esta actitud, la mujer aislada se siente totalmente dependiente del hombre, se valora poco y está confusa por la naturaleza intermitente del maltrato.
La mujer maltratada cree que el agresor puede volver a "secuestrarla". Teme incluso sus propios pensamientos "desleales", ve al captor como omnipotente y siente un profundo agradecimiento por que no la haya matado. La víctima siga siendo leal al abusador durante mucho tiempo. Sabe que si él la atrapa y acusa de deslealtad el castigo será mucho mayor que el maltrato anterior. La ha amenazado con encontrarla si se va, y matarla a ella y/o a sus hijos. Ella lo cree capaz de hacerlo y permanece leal en anticipación de su vuelta. El estrés le hace perder la perspectiva de las opciones reales, y el miedo la paraliza, además sabe que un intento de denuncia o escape puede transformar una violencia tolerable en una situación letal.

Las secuelas más graves a largo plazo del Síndrome de Estocolmo son:
GENERALIZACIÓN:
"Una prolongada exposición a los 4 precursores del SE hacen que la víctima generalice la psicodinámica víctima/abusador a sus relaciones con otros" . La mujer maltratada durante largo tiempo, tenderá a vincularse con otros hombres de la misma manera que con el maltratador, es decir sólo porque sean hombres los tratará como a seres de primera clase y esperará de ellos la misma explotación que recibió de su pareja maltratadora. Le costará ponerles límites y se sentirá responsable de que la relación funcione, aunque para ello tenga que anularse y someterse. Cree que el amor es un vínculo traumático y violento, en nuevas relaciones intentará recrear los intensos sentimientos que le inspiraba el maltratador.
PÉRDIDA DE LA IDENTIDAD PROPIA
No sabe como es ni lo que quiere. No se imagina en el futuro.
Está desorientada. Se siente incapaz de tomar decisiones. Se ve a sí misma menos válida, y menos capaz que otros, culpable de los problemas del captor. Se siente indefensa y sin poder.
Teme también perder la única identidad que conserva, su yo tal como lo ven los ojos del abusador. Tiene miedo de ser abandonada, de estar sola, de no ser capaz de vivir sin el agresor, de no saber quién se es sin él, de sentirse vacía, etc.
EL MALTRATADO APRENDE A MALTRATAR
El maltratado aprende a maltratar, la víctima se vuelve verdugo. La mujer maltratada durante largo tiempo, desvía la rabia que de forma natural se tendría que dirigir al agresor, hacia sí misma o hacia otras personas que considera inferiores al maltratador o con poco poder (mujeres, niños). Intenta controlarlas para que no provoquen la ira del varón.
La figura del chulo es ampliamente tratada en la página web de “The Lola Greene Baldwin Foundation”:
“Uno de los objetivos fundamentales de un proxeneta es crear un Síndrome de Estocolmo en la mujeres que prostituye. Esto las mantiene ligadas a él incluso cuando tienen oportunidades de escapar. El primer paso es obtener control físico de la víctima, y aislarla de ayuda. Corta todas las fuentes de información que a él no le interesan. Se muestra capaz de causar un intenso sufrimiento y dolor, e incluso matar a la víctima si así lo desea.
Las personas que se vuelven proxenetas suelen suelen ser psicopáticas y sádicas. No les influyen los sentimientos de otras personas. Si permiten que las víctimas vivan, éstas están agradecidas y esperan que la relación las protegerá de daños futuros. Ellos interpretan que la víctima está bajo su control, no que merezca cuidado y respeto.
El chulo solicitará la simpatía de la víctima, le contará que tiene una vida dura, que está sin dinero, que la policía lo busca. Esto es especialmente eficaz si la mujer prostituida también ha sufrido abusos en su familia de origen o ha tenido problemas juveniles con la policía o las autoridades. El se ofrece como protector, amante o marido de la víctima, dándole esperanza de una relación de soporte. Insinúa que si ella le da suficientes muestras de amor y lealtad, haciendo todo lo que él le pida, en contrapartida será amada y no herida.
La víctima empieza a creer que esta fantaseada relación es real, y sobrevalora exageradamente cualquier pequeña amabilidad, a pesar de que él esté dominándola continuamente mediante violencia física. Ella llega a creer que tiene una alianza con el chulo contra otros criminales, la policía, y la recta comunidad.
Esto refuerza el sentimiento de la víctima de que no tiene otra opción que permanecer asociada con el chulo. Si él controla a varias víctimas, éstas a veces forman un grupo de pensamiento único, aliadas ellas mismas con el proxeneta contra el mundo exterior. El grupo de víctimas puede contribuir a impedir que una de ellas escape, y participar en el castigo de aquellas que incomodan al chulo. Es raro que una mujer sea proxeneta, pero no que haya una mujer dominante entre el grupo de víctimas de un chulo, actuando como la segunda de a bordo.
La duración del Síndrome de Estocolmo depende de la habilidad del chulo, la sofisticación psicológica de la víctima y la intensidad de la violencia usada. Es más probable que se vayan las víctimas que todavía siguen conectadas a sus identidades y relaciones previas. Es más difícil romper una relación en la que ha habido de forma intermitente momentos malos y buenos, que una en que todo ha sido malo o bueno, ya que la víctima se vuelve dependiente a los “buenos momentos”, esperando que tenga lugar el siguiente. Cuanto más se entrega una persona a una relación de pareja, más le cuesta reconocer que no ha valido nada y ha sido destructiva. Algunas personas nunca recuperan la libertad, y permanecen en una u otra relación destructiva hasta que las matan o mueren por alguna causa” .

LO QUE REALMENTE PIENSAN
EL CHULO
Tú eres de mi propiedad. Todo lo que ganas o tienes es mío. Pide siempre el dinero por adelantado y ni siquiera lo mires, yo lo recogeré cada rato. Si te quedas con mi dinero sabrás quien soy yo. Si no me consigues un mínimo de 500$ al día no tendrás comida, cama, ropas, etc.
Si así lo quiero te pegaré o te violaré, y si no me obedeces te castigaré a ti o a tu familia.
Tienes que trabajar llueva o nieve, estés sana o enferma.
Ni se te ocurra escapar de mí porque te encontraré y te destrozaré la vida a ti y a los tuyos.
Usa siempre condón no me vayas a contagiar a mí. Ni se te ocurra mirar a otro chulo. Yo te proporcionaré drogas.
Te puedo vender a un putero o a otro chulo. Te puedo desplazar a otro lugar
Yo controlaré a tus hijos y también harán lo que yo quiera

EL PUTERO
Cuando te alquilo tienes que hacer todo lo que yo te pida porque ese rato soy tu dueño.
Yo no seré responsable de las consecuencias de mis actos contigo.
Es responsabilidad de tu chulo tenerte lista para que hagas todo lo que yo quiera.
Tienes que realizar mi fantasía como una esclava sexual, a mí no me importa quien eres, ni lo que deseas en realidad.
Si no lo haces bien atente a las consecuencias.
Siempre tienes que mostrarte feliz y a gusto conmigo.
Ignoraré las marcas de agujas, los dientes dañados, los hematomas… excepto si se ajustan a mis fantasías.
Tienes que limitarte a decirme cosas como: "Hago esto porque quiero y me gusta. Yo no tengo un chulo. No soy adicta a ninguna droga. Este ha sido el mejor polvo de mi vida”.

EL MITO DE LA PROSTITUTA FELIZ
En muchos programas de televisión se falsea la realidad planteando debates en los que se enfrenta a una feminista abolicionista de la prostitución con una “prostituta feliz”. Se da la imagen de que un porcentaje importante de mujeres en la prostitución están contentas con ella.
Las mujeres prostituidas tienden a negar que están controladas por chulos y que son maltratadas. . "Negando que tienes un chulo es una forma de expresar que tu propia experiencia no coincide con la de una relación chulo-prostituta estereotipada” . Es exactamente lo mismo que pasa con las mujeres maltratadas por su pareja. Cuanto más permanece la mujer en la relación abusiva, más tiende a negar que su captor la maltrata.
“Que algunas mujeres elijan prostituirse y estar con chulos como amantes o maridos, no es más defensa del proxenetismo, que el que algunas mujeres maltratadas por su marido que elijen seguir con él, lo sea del maltrato doméstico.” Kathleen Barry, Coalition Against Trafficking in Women, 1995. “En un estudio realizado sobre 854 personas prostituidas en nueve países, a la pregunta de “¿Cuál es tu principal necesidad?”, la respuesta número uno – dada por un sorprendente 89 % de las encuestadas – fue salir de la prostitución. 95% de 100 mujeres prostituidas en Vancouver dijo que querían dejar la prostitución” Farley & Lynne, 2001.
Muchas mujeres prostituidas se dan cuenta de que no pueden escapar de la prostitución cuando ya es tarde. Enfermas de mente y de cuerpo, en la miseria económica y social, adictas a drogas, y amenazadas por su “empresario” intentan escapar y no pueden. Hasta entonces han estado repitiendo a todo el mundo que la prostitución es un trabajo tan digno como otro cualquiera y que si quieren lo dejan. Hasta entonces pueden haberse involucrado en campañas pro-legalización de la prostitución y pueden haber salido en los medios reivindicando su estado de “prostituta feliz”.



2) Dworkin, 1997; Jeffreys, 1997; MacKinnon, 1993 Farley, Melissa and Howard Barkan. "Prostitution, Violence Against Women, And Post-Traumatic Stress Disorder." Online. Netscape. 5 March. 1999. www.prostitutionresearch.com...
3) Escrito amicus curiae 9/12/2005 Igualdad Ya (www.equalitynow.org) y Coalición Contra el Tráfico de Mujeres, ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York.
4) Schissel, Bernard and Kari Fedec. "The Selling of Innocence: the Gestalt of Danger in the Lives of Youth Prostitutes." Canadian Journal of Criminology. January. 1999. EbscoHost. Information Access 06 March. 1999.
5) Potterat, John J, and Stephen Muth, and William Darrow. "Pathways to Prostitution: The Chronology of Sexual Abuse and Drug Abuse Milestones." Journal of Sex Research. November. 1998. EbscoHost. Information Access 25 February. 1999.

6) Boyer and James 1982, citado en Schisser and Kari Fedec, p.2
7) Story from BBC NEWS: http://news.bbc.co.uk/go/pr/fr/-/1/... 2006/01/17
8) Barry, 1995; Dworkin, 1997; Hunter, 1994; MacKinnon, 1993
9) “Prostitution in Five Countries: Violence and Post-Traumatic Stress Disorder” (South Africa, Thailand, Turkey, USA, Zambia) by Melissa Farley, Isin Baral, Merab Kiremire and Ufuk Sezgin Feminism & Psychology, 1998http://www.prostitutionresearch.com...
10) Farley, Melissa and Howard Barkan. "Prostitution, Violence Against Women, And Post-Traumatic Stress Disorder." Online. Netscape. 5 March. 1999. www.prostitutionresearch.com...
11) Traduzco putero en vez del eufemismo cliente, porque la prostitución no es un trabajo. Curiosamente la Real Academia de la Lengua Española no incluye esta palabra cuyo uso reivindico

12) S. Jeffreys, “The Legalisation of Prostitution: A Failed Social Experiment”, Women’s Health Watch Newsletter 64 8-11 2003 http://www.womenshealth.org.nz/publ...).
13) Escrito amicus curiae 9/12/2005 Igualdad Ya (www.equalitynow.org) y Coalición Contra el Tráfico de Mujeres, ante el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos del Distrito Sur de Nueva York.
14) Vanwesenbeeck y otros, “Professional HIV risk taking, levels of victimization, and well-being in female prostitutes in the Netherlands”, publicado en Archives of Sexual Behavior 24(5), 503-515 (1995).
15) Special Committee on Pornography and Prostitution, 1985, Pornography and Prostitution in Canada 350.
16) Letter from Susan Kay Hunter, Council for Prostitution Alternatives, Jan 6, 1993

17) ’If you don’t take a job as a prostitute, we can stop your benefits’ Clare Chapman 30/01/2005 telegraph.co.uk
18) Farley, Melissa and Howard Barkan. "Prostitution, Violence Against Women, And Post-Traumatic Stress Disorder." Online. Netscape. 5 March. 1999. www.prostitutionresearch.com...

19) “Loving to Survive: Sexual Terror Men’s Violence,and Women’s Lives” Dee L. R. Graham New York University Press, 1994

20) Farley, Melissa and Howard Barkan. "Prostitution, Violence Against Women, And Post-Traumatic Stress Disorder." Online. Netscape. 5 March. 1999. www.prostitutionresearch.com...

viernes, 7 de febrero de 2014

Estereotipos, las mujeres y la publicidad (killing us softly 4)



En killing us softly 4, Jean Kilbourne expone algunos ejemplos de cómo a través de la publicidad existe una discriminación hacia el papel de la mujer en la sociedad, provocando ideales distorsionados y destructivos de la feminidad.

"La película" reúne una serie de nuevos anuncios impresos y de televisión para poner al descubierto un modelo imponente de estereotipos dañinos de género - imágenes y mensajes que con demasiada frecuencia refuerzan de forma poco realista y poco saludable , la percepción de la belleza , la perfección y la sexualidad.

Con este análisis, Kilbourne, desafia a una nueva generación de estudiantes a tomar en serio la publicidad , para pensar de manera crítica sobre la cultura popular y su relación con el sexismo , trastornos de la alimentación , y la violencia de género.

jueves, 6 de febrero de 2014

Las comunidades de aprendizaje mejoran la convivencia y rendimiento académico

Autor: Fran Ricardo
Fuente: La Semana
Fecha: 22-01-14


Colegio Ibarburu proyecto Comunidades de Aprendizaje
En su primer curso, los beneficios de este proyecto europeo comienzan a brillar en el Colegio Ibarburu
La magia se ha producido en el Colegio Ibarburu en el que en el presente curso ha comenzado a desarrollarse de pleno el proyecto de las Comunidades de Aprendizaje, que adjudicara el pasado curso la Consejería de Educación en el marco del programa Europeo Includer. Una iniciativa que ha provocado, según su director, Raúl Gómez Ferrete, que “desaparezca en clase la conflictividad y la mala convivencia para que salgan las ganas de aprender”.
Este centro es el único de Dos Hermanas que alberga en este momento un proyecto de esta envergadura y que se desarrollará durante los próximos cuatro años. Hasta la fecha ya están en marcha las iniciativas estrella del mismo, como los grupos interactivos en los que hay implicados unos 70 voluntarios, entre estudiantes de la Universidad de Sevilla y de un módulo de Educación Infantil del IES Vistazul, además de algunos familiares del alumnado.
Con estos grupos se rompe la estructura clásica de profesor-alumnos y se crean por clases varios grupos de cinco niños y niñas, quienes, bajo la tutela de un adulto, deben desarrollar tareas de 20 minutos. De esta forma, todo el alumnado participa y se ayudan entre ellos. Y es aquí, apunta Raúl, “donde más aprendizaje se produce”. Ya que en los grupos se integran niños y niñas con alguna discapacidad.
En estos grupos se trabaja, sobre todo, lengua y matemáticas a través de las pruebas de evaluación y diagnóstico que, en este caso, “no se utilizan para medir, sino para aprender”, puntualiza Raúl.

Tertulias y comisión de sueños
Una vez a la semana, cada clase también tiene su tertulia literaria, en la que algunas veces se implica la familia. A través de la lectura de párrofos de las llamadas joyas literarias se pretende “que el alumnado haga frente a su pobreza de lenguaje y de pensamiento”.
Cada tres semanas, los lunes por la tarde, el centro acoge otro tipo de tertulias, en este caso, pedagógicas, en las que se comentan textos profesionales. A estas tertulias se invita al voluntariado de la Universidad.
Colegio Ibarburu proyecto Comunidades de AprendizajeTambién está ya en marcha la llamada Comisión de Sueños que, desde el pasado mes de noviembre, ha pedido a toda la comunidad educativa que solicitase algo que le gustaría que mejorase en el centro.
En esta comisión, coordinada por la educadora social del colegio, están integradas actualmente unas ocho o diez madres, quienes se reúnen todas las semanas. Actualmente se encuentran clasificando los sueños que ya se han recibido, algunos de los cuales durante una visita por el barrio de los niños y niñas del colegio.
Estos sueños, la mayoría, inciden, asegura su director, “en mejorar la convivencia en las aulas y conseguir un mayor rendimiento académico”.
Con esta comisión, además, se logra resaltar la autoestima de las madres y valorar más la participación, demostrando, comenta Raúl Gómez, “que cuando la familia se implica, mejora la convivencia y rendimiento de los niños”.
Una vez que se consoliden estas iniciativas ya en marcha, el colegio tiene pendiente, dentro de este proyecto, constituir la comisión gestora y la comisión de convivencia paritaria

martes, 4 de febrero de 2014

"Era la zorra del colegio, esa que los chicos pensaban que se podían llevar a la cama"

Fuente: Eldiario
Autor: Sofía Peréz Mendoza


Emily Lindin no acababa de aterrizar en la adolescencia cuando pasó por los momentos más difíciles de su vida. Durante varios años estuvo en el punto de mira de todos sus compañeros y compañeras de colegio. 


Su forma de vestir, de caminar y de comportarse se juzgaba en los pasillos, en los baños y hasta dentro de las aulas.


En 2013, ya adulta y con aquel traumático recuerdo pixelado por el tiempo, la mujer cuya identidad se esconde bajo el seudónimo de Emily Lindin abrió un blog donde comparte con el mundo las páginas del diario que escribió entonces, sumida en sentimientos de inferioridad y culpa. Fue el primer paso de un proyecto, The Unslut Project, que promueve la concienciación social para la luchar contra ese estigma que negativiza la sexualidad femenina y la convierte en objeto de insulto y acoso. Porque 15 años después del infierno que condenó a Emily al aislamiento, el bullying sexual sigue reproduciéndose, sin importar las fronteras, en todas las escuelas del mundo.

Todo comenzó cuando Lindin, una niña estadounidense de apenas 11 años, inició una relación con un chico de su clase. "No sabía muy bien qué era eso del amor. Estaba experimentando con mis sentimientos y creía que estaba enamorada. Él y nuestros amigos me convencieron para que probásemos a tener relaciones sexuales. Era curiosa y no lo hice obligada", relata con la tranquilidad de quien ha trabajado intensamente para la superación de un trance vital. Lo que Emily desconocía es que aquel hecho se iba a convertir en el cordón umbilical de todo lo que vino después. "Mi novio se lo contó a todos sus amigos. Mis compañeras, e incluso mi mejor amiga, se sumaron a mi linchamiento público. Era la zorra de colegio, esa que los chicos pensaban que podían meter en su cama con sólo un chasquido de dedos".


"Todo se volvió en mi contra. La presión me anuló como persona y mi única vía de escape era mi diario. No podía contárselo a mis padres y tampoco a los profesores del colegio. Pensaba que no me apoyarían, que de verdad pensarían que era una puta". El aislamiento social, agravado por la vergüenza de compartir el problema, planteó a Emily la idea del suicidio. "Nunca lo hice, no me habría atrevido. Pero ahora que releo las notas del diario recuerdo lo que pasaba por mi cabeza". Revive sus sensaciones de aquel entonces con dificultad, tartamudea y le cuesta poner en palabras el tifón de sentimientos que ni siquiera le daba tregua por las noches.

Contra el slut shaming
El proyecto de Lindin contra el slut shaming –o, lo que es lo mismo, el escarnio de la zorra– pretende culminar con Slut: A documentary film, cuyo estreno está previsto para finales de este año. La cinta contará con el punto de vista de expertos, psicólogos y sexólogos que, frente a la cámara, se plantearán cómo cambiar como sociedad los prejuicios hacia la sexualidad femenina.

Para iniciar una reflexión sobre el término 'puta', tan utilizado para descalificar a las mujeres, la web del proyecto distribuye unas camisetas con el lema Define Slut (Define puta) que invitan a la gente a "plantearse el uso de este término y, sobre todo, a ser conscientes de cómo puede llegar a herir".

El extremo de ese dolor es la propia muerte, el mayor acto de violencia contra uno mismo. "Cuando escuché la historia del suicidio de Rehtaeh Parsons, una chica de Canadá que sufrió una violación en grupo y tuvo que ver cómo las fotos de su agresión sexual circulaban en redes sociales, me convencí definitivamente de la necesidad de un documental como este". No era la primera vez que a oídos de Emily llegaba una brutalidad de este tipo. Otras jóvenes norteamericanas como Audrie Pott, Amanda Todd o Phoebe Prince también se quitaron la vida después de ser señaladas como la "zorra del instituto".
La culpa sigue recayendo sobre las mujeres
Ni la escuela, en particular, ni la sociedad, en general, están aún preparadas, según Emily, para abordar este tipo de problemas. "En los colegios, en lugar de luchar contra el bullying, tratan de controlar la sexualidad de los chicos y chicas para que no se desvíen de lo que se considera lo importante: los estudios. Incluso se dan lecciones de moralidad, se obliga a vestir de forma decorosa...". En la calle, la situación no es mucho mejor. "¿Qué ropa llevabas? o ¿qué hacías sola con ese hombre? son preguntas que un policía formuló a una chica que, aterrorizada, denunciaba una violación", se indigna Emily, con el convencimiento de que la culpa sigue recayendo en las mujeres incluso en los casos más aberrantes.

Por eso, insiste en que, aunque muchos hombres lo consideran un problema ajeno, ellos tienen también la llave del cambio. "Se deja a los hombres fuera, cuando hay que educarlos en la idea de que nuestros cuerpos nos pertenecen. No somos un objeto sobre el que se pueda opinar".

Varios hombres, concienciados en contra de la violencia sexual, se han puesto en contacto con ella a raíz de la iniciativa The Unslut Project. Entre ellos se empieza a fraguar la idea de crear una nueva masculinidad que rompa con los estereotipos que también acotan los comportamientos de los hombres en público. "Los hábitos de no mostrar emociones, ejercer el liderazgo en la familia o demostrar fuerza física como símbolo de poder tienen que ir, poco a poco, guardándose en un cajón en favor de la empatía".

La solución no es atemorizar a las chicas
Infundir temor a las chicas como método para ponerlas a salvo del acoso o, en el peor de los casos, de la violación, no es para Lindin el método más recomendable para luchar contra el bullyingsexual. Varias expertas, además, coinciden en apuntar que desde niñas se nos enseña a defendernos de enemigos difusos, pero no de relaciones sentimentales insanas.

En la misma línea, tampoco se puede culpar a las redes sociales de ciertas conductas de control sobre las mujeres. "Es verdad que Twitter o Facebook pueden utilizarse para ejercer acoso sobre las personas, pero no debemos olvidar que también son vías maravillosas y muy útiles para otros objetivos". La clave, señala Emily, está en hacer conscientes a los adolescentes del impacto que la publicación de cualquier material en redes puede tener, para que las usen con responsabilidad.

De hecho, Lindin encontró en internet el medio para dar a conocer su diario y, ahora, también la forma para difundir Slut: A documentary film. Gracias al boca a boca y a un llamamiento a la colaboración mediante crowdfunding, el documental ha conseguido recaudar más de 20.000 dólares para su producción y rodaje.

De momento, expertos y expertas en varios campos se han sumado al proyecto que, desde hace unos meses, recorre la geografía estadounidense en busca de personas que quieran compartir sus experiencias. "Queremos hacer ver a las chicas que están pasando por un calvario similar al que yo viví que esta situación no es el fin. La idea es iniciar una conversación real para que la gente sea consciente de que el slut shaming es una realidad", sostiene la impulsora del documental.

"Con The Unslut Project no quiero tomarme la revancha"
Su experiencia personal también formará parte de la cinta. Lo hará en clave de crítica, pero sin señalar a los responsables que hace 15 años la condenaron a la situación más extrema de su vida. "Este proyecto no es una forma de venganza. La denuncia de mi situación nunca ha estado relacionada con ese deseo de tomarme la revancha. De hecho, los nombres que aparecen en mi diario no son reales. No quiero apuntar a los que me acosaron ni recrearme en mi caso personal porque el bullying sexual es un problema estructural y no individual".

Desarrollar un talento y, a partir de él, formar una identidad sobre las cenizas de la autoestima destruida fue el camino tomado por la impulsora de The Unslut Project, ahora cantante profesional, para superar el trauma ocasionado por el bullying. "Con apoyos, trabajé para ir construyendo mi propia identidad al margen de los juicios y prejuicios de los demás. Es el consejo que siempre doy: define quién eres y qué es lo que puedes aportar al mundo".

lunes, 3 de febrero de 2014

Anuncio Ted-Ed

Fuente: TEDx